| 3/5/2010 12:00:00 PM

IPTV, la nueva puesta en escena

Este servicio de televisión a través de internet crece en el mundo. Colombia está a la vanguardia en la región a través de Une. ¿Cuáles son los retos que debe enfrentar?

Para el año 2014 se calcula que la cantidad de abonados a las plataformas de servicios de televisión por el protocolo de internet (IPTV, por su sigla en inglés) será de 79 millones, lo que representa un crecimiento anual de 32%, según la consultora ABI Research.

IPTV se ha convertido en la denominación más común para los sistemas de distribución por suscripción de señales de televisión y video usando conexiones de banda ancha. A través de él se puede acceder a múltiples canales en video y audio; ver videos bajo demanda; tener un almacén de entretenimiento; ver un contenido cuantas veces lo desee y tener acceso a todo tipo de información, no solo a contenidos televisivos sino también a e-learning, buscadores, el correo electrónico y otros servicios como si fuera un computador.

En América Latina, si bien la penetración no es muy alta, el potencial es gigantesco. De acuerdo con Business News Americas, a mediados del año pasado en la región se tenían cerca de 60.000 usuarios de IPTV, frente a más de 26 millones de conexiones de banda ancha. Sin embargo, estas cifras han crecido a pasos acelerados. En el caso de Colombia, UNE -el negocio de telecomunicaciones de Empresas Públicas de Medellín- ha sido una de las grandes protagonistas. La compañía supera los 92.000 usuarios, mientras otras empresas que han venido apostándole a este esfuerzo son Maxcom de México y Telsur de Chile, entre otras.

¿Cuál es la importancia que tiene hoy IPTV? "Es un elemento transformador en la industria porque es una tecnología que ofrece opciones de interactividad. Hizo que, tanto los que no estábamos en el negocio de televisión nos tuviéramos que meter en él, como que los que ya estaban en él tuvieran que empezar a migrar sus redes. Al final, la convergencia va a llevar a que todos podamos ofrecer una televisión totalmente interactiva. El concepto de broadcast, que es como se ve la televisión ahora, tiende a desaparecer y se vuelve un servicio de nichos, porque IPTV permite que el cliente escoja lo que quiere ver y cuándo lo quiere ver", explica Liliana Chacón, responsable del proyecto de IPTV en la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB.

Para Horacio Vélez de Bedout, presidente de Une, con la televisión interactiva desaparece el televidente pasivo. "Ahora quien tiene el control remoto se convierte en artífice de su propio entretenimiento. Las posibilidades de interactividad con las herramientas de IPTV que tenemos son incalculables y las estamos poniendo al servicio de nuestros usuarios", explica.

Los retos

"IPTV se encuentra en la misma etapa en la que estaba la telefonía móvil a mediados de los 90, aunque hay una diferencia clave entre estos dos cambios tecnológicos: la mayor parte de los hogares ya cuenta con el principal elemento de hardware necesario para IPTV, ya sea como pantalla de televisión o monitor de computadora. Pero el potencial -y las barreras que enfrenta- parecen ser igualmente formidables", dice un reporte de Business News Americas.

¿Cuáles son esos grandes retos? Se pueden resumir en tres áreas: el campo tecnológico, el económico y el regulatorio. En relación con el primero, que va estrechamente ligado al segundo, para que IPTV llegue con alta calidad a los hogares requiere de, al menos, en promedio 12 megas de capacidad. Une, en su oferta, lleva 20 megas.

Esto obliga a las empresas a hacer grandes inversiones en el desarrollo de la red para acercarse más al consumidor final. Pero, además, es necesario adquirir las plataformas y decodificadores. "Este último es uno de los rubros más altos de las inversiones porque se requiere un aparato por cada televisor, y esta es una tecnología relativamente nueva que aún no se ha masificado, salvo algunos casos, y no hay masa crítica para aplicar a los decodificadores. Estamos hablando de precios entre US$100 y US$300 por decodificador", dice Chacón, de ETB.

Además, las empresas deben buscar nuevas ofertas de contenido, que se convierte en el rey, para diferenciarse de la competencia, haciendo negociaciones con productoras internacionales o, incluso, generándolo.

¿Para dónde va el mercado? Lo que se está buscando es una permanente sinergia entre los contenidos y los desarrollos tecnológicos. Así, ya se empiezan a ver nuevos modelos de operación internacional que pueden dar luces sobre el camino que está por recorrerse. Según Chacón, en Asia, la empresa Shungwa, más que un operador de redes y de conectividad, es un operador de contenidos. En Europa, generadores y productores de contenido se asociaron con empresas establecidas de banda ancha para crear empresas unificadas y desarrollar contenidos. "Un ejemplo de ello es Vivendi, que ha empezado a ver con interés el mercado latinoamericano y ya tocó la puerta en Brasil", dice Chacón.

Aunque aún falta terreno por desarrollar en el modelo de IPTV en Colombia y la región, la etapa que viene en términos de consolidación y de ofertas de servicio a partir de la banda ancha será definitiva en la transformación del negocio de comunicaciones que apunta con mayor intensidad hacia la convergencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?