| 7/20/2006 12:00:00 AM

Inversión en suelos colombianos

Los sectores de minería, petróleo y gas atraviesan un momento histórico. Hoy más que nunca, el país revela su potencial y despierta una enorme atracción en los inversi

Colombia acelera en la carrera por ser más competitiva en términos de inversión en los sectores de petróleo, minería y gas. Si bien existe un riesgo asociado al desarrollo de estas actividades en el territorio nacional, el país ha construido en los últimos años un escenario en el cual los jugadores tienen menor incertidumbre sobre los retornos de sus inversiones. El III Congreso de Minería, Petróleo y Gas, celebrado en Cartagena del 5 al 7 de julio, sirvió para poner esto en evidencia. La presentación de las más recientes experiencias de inversionistas públicos y privados demostró que se está creando y reafirmando una percepción favorable de Colombia. Las cifras hablan por sí solas.

El sector petrolero está en pleno movimiento. De 2003 a mayo de 2006, el área de exploración (en relación con el área sedimentaria) pasó del 14% al 40%. Actualmente, 33 de las 64 empresas que tienen contratos con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) son nuevas. Además, las alianzas entre grandes compañías demuestran el interés por invertir conjuntamente en Colombia. Por ejemplo, en 2004, Petrobras, Exxon y Ecopetrol adquirieron los derechos para operar el bloque Tayrona, con un área de 45.000 km2 y 3.000 m de profundidad. Hoy, el proyecto está en su segunda fase. A Petrobras le corresponde el 40%, a Exxon el 40% y a Ecopetrol el 20%.

En 2005, la ANH invirtió $203.000 millones en adquisición de sísmica y estudios generales. En 2006, invertirá $195.000 millones más. A partir de los resultados, durante los próximos 3 años se prepararán las rondas licitatorias para las zonas del Caribe costa afuera y tierra firme, Pacífico costa afuera y tierra firme, Cesar-Ranchería, Soápaga y los Llanos. Con esto, se evidencia la intención del Estado de "mitigar el riesgo exploratorio en zonas de frontera geológica", sostiene Armando Zamora, director general de la ANH. Poner a disposición de inversores potenciales este tipo de información es, sin duda, una ventaja competitiva con la que antes no contaba el país. Por este motivo, tanto grandes como pequeñas compañías quieren continuar sus actividades en Colombia e invertir aún más.

Según Joâo Carlos Araujo, gerente ejecutivo internacional de Petrobras para América, África y Eurasia, la presencia de su compañía en el territorio nacional es ahora más fuerte que nunca. Esta es una de las firmas más activas en materia de exploración. "Colombia es un país de alta prioridad para inversiones de Petrobras en el exterior", sostiene Araujo, "la consolidación de una alianza estratégica con Ecopetrol es uno de los retos para ampliar su acción conjunta, sea en Colombia o en el exterior". Hoy, opera en 15 bloques: 7 en exploración, entre ellos Tierra Negra y Villarrica, y 6 en desarrollo y/o producción. Su participación en el concurso público para la refinería de Cartagena es otra prueba más de cómo están puestos los ojos de grandes inversionistas sobre el país.

Ecopetrol es la cuarta petrolera de Latinoamérica, y la número 35 del mercado mundial. En este momento, tiene 200 campos de producción (45% directos y el resto en asociación), puertos de exportación en las costas Caribe y Pacífico, refinerías en Barrancabermeja y Cartagena con capacidad de 320.000 barriles por día, y 8.000 km de oleoductos y poliductos. Para 2011, le apunta a producir 500.000 barriles diarios propios. Para lograr estas metas, la empresa les apuesta a los crudos pesados en los Llanos Orientales (1.000 millones de barriles), campo de La Cira - Infantas (180 millones de barriles), campo Tibú (50 millones de barriles), y la ampliación y mejora de la refinería de Cartagena. En cuanto a gas natural, Ecopetrol tiene en la mira proyectos en el bloque Tayrona, la planta de gas Cusiana, y asociaciones en la Guajira para la perforación de tres pozos.

Chevron envía un mensaje claro: está en Colombia y dispuesto a quedarse. Su producción de gas natural en la Guajira tiene 24 pozos activos desde 2004, y en junio inauguró tres pozos horizontales más. Tiene además 334 estaciones de servicio. Según David Bantz, presidente de Chevron Petroleum Company Colombia, su satisfacción es total. Hace énfasis en el compromiso social de su compañía, aludiendo a testimonios de empleados que ven la política de seguridad como un beneficio directo para ellos y sus familias. Por otro lado, la gigante venezolana PDVSA hoy le apuesta a la interconexión gasífera Colombia-Venezuela.

Apuesta minera

Con respecto a la minería, compañías como AngloGold Ashanti —con 48.000 empleados y 22 minas en 10 países— quieren seguir invirtiendo en Colombia. Incluso acá se ubica su oficina regional de exploraciones para Suramérica. Su actividad exploratoria empezó en 1999 en el territorio nacional, y 7 años después ya tiene presencia en 15 departamentos. Hasta el año pasado, invirtió US$14 millones en exploración. Y tiene buenas razones para hacerlo. Colombia es el mayor productor histórico de oro en Suramérica y según ellos, no cuenta con métodos modernos de exploración. Se han documentado 10.620 ocurrencias de oro y cobre. Y en su criterio, el país cuenta con buena infraestructura física y seguridad corporativa, poca competencia en exploración de oro y cobre, un código minero actualizado y alta capacidad profesional. Por estos motivos, solamente en 2006 espera invertir, junto con otros socios, exactamente la misma suma que lo que llevaba hasta el momento, US$14 millones.

Otra reconocida compañía es Greystar Resources, que explora en Colombia desde 1995. En el proyecto aurífero Angostura ha invertido más de US$40 millones. Este es su mayor activo y se ubica en Santander. En esta misma zona y con la asesoría de Hatch Engineering, la compañía espera empezar un estudio de factibilidad a finales del año y culminarlo en 2007. En 2006, la compañía invertirá US$14 millones en el proyecto. Según Frederick Felder, vicepresidente ejecutivo de Greystar Resources Ltd., compañías como la canadiense Coalcorp, que tiene operaciones de carbón en Colombia, se han visto beneficiadas por el sentimiento que tiene el mercado accionario hacia el país y sobre todo hacia este sector en particular. "El financiamiento extranjero de proyectos mineros y de otros recursos es una realidad en Colombia", sostiene Felder, "hay cada vez más y más disponibilidad para invertir en las acciones de compañías que operan el sector en Colombia".

La productora de carbón Drummond planea invertir US$1.100 millones durante los próximos 5 años en su mina La Loma, en Cesar. Por su parte, AngloAmerican, ubicada en El Cerrejón, por ahora tiene presupuestado el desembolso de US$280 millones para invertir en Colombia.

Con este panorama, no es sorpresa que la adjudicación de áreas por parte de Ingeominas esté en ascenso. A junio de 2006, el total de hectáreas adjudicadas para la explotación de minería —que comprende carbón, oro, esmeralda, materiales de construcción y otros— ya era equivalente al 90% del área total adjudicada durante 2005. La relación entre el área adjudicada y las solicitudes presentadas también viene creciendo aceleradamente. En 2004, se adjudicó el 13% de las solicitudes presentadas, y en 2005, el 32%. En los primeros seis meses de 2006, esta relación alcanzó el 66%.

A la hora de atraer inversionistas, la percepción juega un papel determinante. Si bien cada compañía tiene su propio criterio, el Estado colombiano viene trabajando conjuntamente con el sector privado para fortalecer las ventajas competitivas del país. Entre muchas otras se destacan las siguientes: el nuevo Código de Minas, la Ley de Estabilidad Jurídica, la obtención de la certificación de calidad ISO9001 por parte del Ministerio de Minas y Energía, la creación de la ANH, el impacto de la política de seguridad democrática en el sector y la constante actividad política con el fin de promover proyectos regionales para el beneficio del país. Mientras Colombia siga modernizando y manteniendo sus reglas de juego, y continúe ofreciendo información amplia y clara para el inversionista, el clima real de negocios será cada vez más favorable y con él, la percepción de los jugadores mejorará paulatinamente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?