"La estrategia de Intel se caracteriza por invertir durante la recesión como única salida", David Hite, director general de Intel para Latinoamérica.

| 8/9/2002 12:00:00 AM

Intel, hacia afuera

Después de un difícil 2001 para la industria de los chips en el mundo, Intel se prepara para enfrentar con éxito nuevos mercados.

El 2001 ha sido el peor año para la industria de los semiconductores en el mercado mundial. En promedio, las ventas cayeron más del 30% y el staff del sector se redujo en un 40%. Intel, el gigante de la industria de los chips, redujo en 21% sus ventas globales con respecto al 2000, al llegar a US$26.500 millones.



La lección que dejó el año para Intel es que debe ampliarse a nuevos mercados en los que tradicionalmente no tenía el liderazgo. Y este es el gran reto para una compañía en la cual el 80% de sus ventas corresponde a microprocesadores para PC.



Esta nueva visión se refuerza al considerar las expectativas de demanda de microprocesadores para PC en el mercado mundial. Mientras en Latinoamérica se espera un crecimiento del 20% en la demanda de 2 millones de unidades para PC durante el 2002 según la consultora de tecnología IDC, en Estados Unidos estos números no son tan alentadores. Según proyecciones de la Semiconductor Industry Association, la demanda en el país del norte apenas crecerá 6% en el 2002.



A esto se suman los resultados del segundo trimestre de operación de la empresa, presentados el pasado 17 julio, en el cual los ingresos netos reportaron un descenso del 7% con respecto al mismo trimestre del año anterior y la utilidad por acción fue de US$0,09, US$0,02 por debajo de lo esperado en Wall Street. Aún así, para el 30 de julio, 8 de 22 brokers que cubren la acción seguían recomendando su compra fuerte, 6 recomendaban comprar y 8 mantenerla. Ninguno recomendaba venderla.



Con el fin de atender estos anuncios del mercado y caminando a pasos rápidos para mantener su liderazgo en el sector, Intel está --como dice David Hite, su director para Latinoamérica-- trabajando en la convergencia entre los computadores y la comunicación, diferenciador que, como en ciclismo, le ha permitido separarse del lote. Entonces, ¿cuál es el plan?



Los mercados



Para aprovechar la amplia experiencia en la industria de los transformadores de silicio, Intel empieza a posicionarse en nuevos mercados, como el de la telefonía móvil, la computación portátil, las redes LAN (Local Area Network) y los grandes servidores, sin descuidar sus tradicionales chips. Como explica David González, gerente de canales de distribución para Latinoamérica, más del 75% de los productos que la compañía presenta a diciembre de un determinado año eran inexistentes en enero del mismo. Por esto, su gran reto es alcanzar el liderazgo en una industria de muchos más competidores que la tradicional producción de microprocesadores.



Intel planea escribir con sus chips un nuevo capítulo en telefonía móvil. Para esto, la compañía presentó a finales del segundo trimestre la memoria flash de más alto rendimiento del mundo para teléfonos celulares, chips flash que operan cuatro veces mas rápido que los existentes y con un menor consumo de energía. Este tipo de tecnología permite disponer de internet, mp3 y video de una manera más eficiente en los teléfonos celulares. De acuerdo con proyecciones de la compañía, se espera que a finales del 2002 más del 50% de estos equipos estén provistos por memoria flash de Intel, lo que le permitiría, según analistas de tecnología de Wall Street, alcanzar utilidades en el tercer trimestre de entre US$6.300 y US$6.900 millones. En la actualidad, Nokia, Ericsson y Motorola están entre sus clientes.



En medio de la preocupación de la compañía de hacer la computación cada vez más portátil, el segmento de los dispositivos móviles --handheld o PDA, como Palm, PC Pocket-- cobra gran importancia. Sobre todo si se considera que durante el 2001 este mercado se incrementó 4 veces con respecto a su desempeño en el año anterior. Para esto, la compañía desarrolló el Xscale chip, que ya es usado en los Pocket PC de Toshiba. En este mercado, que se torna más competido, Intel debe tener en cuenta la presencia de empresas tradicionales como Texas Instruments, cuyo chip para dispositivos portátiles está en más del 50% de este tipo de productos.



La computación móvil también es prioritaria. En este mercado, se ha concentrado en el desarrollo de microprocesadores Pentium III, Celeron y Pentium 4 de velocidades superiores para computadores portátiles o laptops, combinado con la creación de un punto de acceso a LAN, que con un chip permite la comunicación inalámbrica dentro de un área local. IBM ofrecerá este dispositivo en ciertos PC Notebook de su propiedad. De acuerdo con comunicados de IDC, este tipo de dispositivo podría tener alto impacto en las ventas de Intel, si se considera que el mercado de la computación móvil crece en los últimos años a una tasa más acelerada que la de los tradicionales PC.



En el segmento empresarial, los grandes servidores o High-end server market, que por muchos años no han sido la prioridad de la compañía, cobran relevancia. Para tales efectos, Intel lanzó el procesador Itanium2, del cual se espera que supere los sistemas de su competidor SunMicrosystems, con un desempeño hasta 50% mayor en el procesamiento de transacciones. Ante esto, Sun no se ha quedado quieto. Este gigante de los grandes servidores, que por muchos años se ha afianzado en este segmento, empieza a ofrecer soluciones "pastillas" que compilan su experiencia, para estaciones de trabajo mucho más pequeñas y que no tenían acceso ni por precio, ni capacidad a estas máquinas. En la actualidad, Sun tiene más del 30% del mercado de High-end server y un reconocimiento de varios años en la elaboración de procesadores para este segmento.



Las decisiones parecen estar siendo tomadas y queda por evaluar qué tan bien se desempeñan en cada uno de los focos estratégicos que Intel ha determinado. Es el momento no solo para poner a hablar su silicio en diferentes idiomas, como ya lo han venido haciendo en la industria de los microprocesadores, sino para poner a funcionar el silicio de forma también líder en los nuevos negocios en los que incursiona. Aún así, no será tan fácil como quitarle el chip a un niño. Intel se está enfrentando a nuevos gigantes que seguramente empiezan a mover sus fichas tan rápido como la misma memoria flash de Intel.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.