| 5/22/2008 12:00:00 AM

Inmigrante. El otro comprador

Un 20% de las ventas de muchos constructores colombianos se hace en el exterior. Estados Unidos sigue siendo el mejor escenario, España se afianza y el Reino Unido despierta.

Ya no son unos desconocidos. Poco a poco, los empresarios de la construcción los han venido identificado en diversos lugares del mundo donde hoy trabajan lejos de sus familias, pero a las que no olvidan. El año pasado, por ejemplo, los inmigrantes enviaron remesas por US$4.146 millones. Por cifras como estas se volvieron actores importantes en el negocio de la finca raíz en Colombia, y hoy día se quedan con una buena tajada de la oferta inmobiliaria que se presenta en todos los estratos en las diferentes ciudades del país.

Por eso, el perfil de los colombianos que compran inmuebles desde el exterior, ya está bien referenciado. En Estados Unidos hay registrados oficialmente 2'888.000 compatriotas. Por lo general son descendientes de los primeros inmigrantes y hoy conforman la segunda o tercera generación. Tienen un nivel de educación intermedio y se ocupan en el sector de servicios o como obreros, electricistas y operarios. Sus ingresos son equivalentes a los de un ciudadano de estrato 4 en Colombia y compran vivienda que oscila entre $88 millones y $120 millones.

En España, entre tanto, hay 288.000 colombianos, que en su mayoría se ocupan en oficios rasos. Viven en condiciones difíciles, no tienen ahorros, no llevan más de siete años como residentes y adquieren vivienda de interés social cuyo precio varía entre $46 millones y $88 millones. El de Londres es el más sofisticado. Allá hay unos 90.000 colombianos. Son profesionales que se fueron a estudiar y se quedaron. Tienen un poder adquisitivo de estrato 4 y 6 y compran bienes de $200 millones a $400 millones. En estos momentos, según reportes de la propia industria, son todos estos colombianos los que están contribuyendo con el 20% de las ventas de muchos proyectos inmobiliarios en regiones como el Eje Cafetero, Cali, Medellín, Bogotá y Cartagena.

De hecho, en la cuarta versión de la feria inmobiliaria 'Invierte en Casa', que se llevó a cabo en días pasados en el Palacio de Congresos de Madrid, España, se registraron ventas por US$21'780.000, cifra que representa un incremento de 26,02% con respecto a lo que se reportó en 2007. Participaron 54 firmas que negociaron 293 inmuebles, especialmente del Valle, Eje Cafetero, Bogotá y Pereira. El evento es impulsado por las Lonjas de Bogotá, Cali y Medellín. De igual forma, se promovió por primera vez una feria similar en Londres, donde se cerraron negocios por US$4,2 millones. Pero se espera que en los próximos meses las ventas crezcan en otros US$7 millones, según la presidenta de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, María Isabel Silva.

Camacol, por su parte, anunció que en junio también llevará su feria 'Dónde vivir e invertir en Colombia' a la capital británica. El gremio ha realizado seis versiones de esta feria, desde 2005, en las ciudades de Nueva York y Miami, en las cuales se han realizado ventas por más de US$124 millones. Este año están programadas para septiembre.

Yuri Garzón, gerente de Colombia, Valores y Bienes (Colombiavabien), asegura que a través de estas ferias y mediante la oferta constante de bienes raíces en estos destinos, especialmente, es que algunos constructores de diversas regiones del país están vendido el 20% de sus proyectos en el exterior. "Es un mercado que en los últimos dos años ha cogido mucha fuerza a medida que las ferias se han ido posicionando. Hoy día, ningún constructor quiere quedarse por fuera de este negocio", sostiene.

Los precursores

Pero no siempre fue tan fácil como ahora. Así lo recuerda Margarita María Restrepo, gerente de Casa Propia, la marca que crearon a finales de 2005 Constructora Colpatria, Amarilo, Pedro Gómez, Marval y Construcciones Felipe Calderón. Este fue el primer modelo que tuvo el país para tratar de canalizar a la compra de vivienda las remesas que enviaban los inmigrantes colombianos a sus familiares en el país, para lo cual concretaron alianzas estratégicas con bancos como el BBVA, de España. Ellos lograron superar, poco a poco, las trabas que existían a la distancia en materia cambiaria, de garantías, de certificaciones y de otorgamiento de créditos, entre otras, para facilitarles a los colombianos la compra de vivienda desde el exterior.

Feria tras feria se fueron ganando la confianza de los inmigrantes que en un comienzo eran recelosos y desconfiados. "Hoy día les ofrecemos un acompañamiento integral que incluye la asesoría inicial para escoger el proyecto, facilidades para que consignen la cuota inicial en su moneda de origen, el otorgamiento del crédito y la escrituración. Tenemos un portafolio de 52 proyectos para la venta en diez ciudades del país. En 2007, facturamos US$25 millones y en los últimos años hemos reportado un crecimiento del 36%", asegura Restrepo.

María Eugenia Araújo, responsable del negocio hipotecario de BBVA, confirma que el modelo ha funcionado y que hoy no solamente están en España sino también en Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Francia, Italia, Bélgica, Alemania, Suiza, Austria y Japón financiándoles a los colombianos la compra de vivienda. "El trámite del crédito se hace desde el exterior por medio de brokers y el análisis de crédito y el desembolso se hacen en Colombia".

Por el cambio, el mercado de Estados Unidos se ha resentido un poco, pero aún no deja de ser el más importante. Así lo confirma Piedad Franco, la vicepresidente comercial de Colpatria. "Hasta la fecha, presentamos un retraso del 10% frente a la meta fijada para este año. Pero no hemos dejado de vender. El Eje Cafetero, Medellín, Bogotá y Cali se venden muy bien", sostiene Franco.

Por lo pronto, los constructores siguen buscando nuevos mercados para ofrecer parte de su producción de vivienda en el exterior. En la mira está Venezuela, donde viven 1'888.000 colombianos con promedios aceptables de ingresos. Sin embargo, por razones cambiarias y jurídicas del vecino país, este mercado aún está sin explotar. También están en la mira Panamá, Costa Rica y Ecuador. El que sí está despegando es el Reino Unido, mientras que España se sigue consolidando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?