| 2/20/2004 12:00:00 AM

Industria de valor agregado

Las compañías de software deben encontrar nichos de mercado en los que puedan utilizar alta tecnología y buscar la verticalización de aplicaciones específicas, con el valor agregado como diferencial.

En Colombia hay decenas de compañías de vigilancia. Las más grandes tienen unos 6.000 empleados cada una. Hemos encontrado que no hay software de programación y diseño del puesto de trabajo, ni para la cotización de servicios ni para el manejo del material de intendencia ni para el recurso humano. Estamos armando para estas empresas una solución que no existe".

Así explica Andrés Quintana, presidente de ITTASA, una comercializadora de software que agrupa 5 compañías y que tiene 46 empresas más vinculadas a distintos proyectos, el nuevo enfoque para el sector. "Hay que hacer soluciones nuevas orientadas a diferentes mercados", dice.

Alcanzar la escala para competir en el mercado interno y externo es difícil para las empresas colombianas. Esto explica la tendencia de asociarse para complementar la oferta, porque si la exportación de bienes es difícil, la de software lo es más. Para superar las dificultades, las empresas han aprendido que la unión hace la fuerza. Intersoftware es un conjunto de desarrolladoras de software de Medellín que se unieron para mejorar su posibilidad de llegar al exterior. Según Elkin Medina, presidente de su junta directiva, Intersoftware aspira a desarrollar un modelo como el de la Alianza TEAM, un grupo de cinco fabricantes de aceites que se unieron para buscar sinergias y generar economías de escala. El modelo a su vez se asimila al del parque tecnológico de software ParqueSoft en Cali en donde ParqueFront se encarga de labores de mercadeo y comercialización para las empresas del parque.

Las integraciones les permitirán a las empresas fabricar productos de mayor valor agregado en un momento en que la arquitectura desarrollada en tecnología de software empieza su declinación. Según la tesis "Propuestas estratégicas institucionales para el sector de la tecnología informática en Colombia", realizada por Patricia Ariza y María Adelaida Mejía, de la Universidad de los Andes, aplicaciones empaquetadas y para mainframes han comenzado su caída, mientras que otras, como las aplicaciones web, tendrán en los próximos años su mayor vigencia.

Según cálculos de las autoras, las ventas de aplicaciones de gestión de recursos, ERP, representan el 34% de los ingresos globales del software. Siguen las herramientas de oficina, 20%; las bodegas de datos, 12,5%; y las soluciones de Customer Relationship Management, CRM, 10,2%. Las participaciones más bajas están en soluciones integradoras -middleware- con 5,6% y servidores de aplicaciones con 3,6%.

En estos segmentos de baja participación es donde se verán los mayores crecimientos. Las soluciones móviles crecerán al 60,7% anual, seguida por las de portales empresariales con 58%; luego los servicios y soluciones de personalización en web commerce, con 32%.



Las posibilidades

La fuerza de la unión probablemente no será suficiente para internacionalizar el sector. Para ello es probable que las empresas colombianas tengan que apoyarse en la "verticalización" de sus productos. Esto es, incorporar los conocimientos específicos de una industria para desarrollar soluciones a la medida. Los desarrollos horizontales, como un software de contabilidad, ofrecen poco, pues ya son comunes. Así lo han entendido varios países. "La ventaja para competir en el exterior para los países que no son potencias en el desarrollo de software es buscar nichos con productos verticales", dice Enrique Tucci, presidente de la Cámara de Tecnologías de Informática de Uruguay.

En Colombia, hay iniciativas como la de la Alianza Colombiana de Software e ITTASA. Esta comercializadora -que exporta a Ecuador, Perú y Panamá- reúne los mejores componentes de software de sus empresas y arma una solución única e integral, con mayor valor agregado. Con experiencia en el sector de salud, ITTASA espera incursionar antes que otros países en la industria de seguridad privada. Por su parte, Fedesoft, gremio del sector, impulsa el desarrollo de software vertical para las distintas industrias que reúnen los gremios del país. Ya trabaja con los 17 subsectores de Fedemetal, de la ANDI, y pronto lo hará con las pequeñas y medianas empresas del Eje Cafetero.

Aunque las oportunidades están abiertas, hay aún varias amenazas en la industria. Según el estudio "Papel fundamental de la industria del software en el crecimiento económico de Colombia", el país tiene una subinversión de capital en Tecnologías de Información, que apenas es del 1% del total y el software comercial es del 12,5%. El reto es claro: las inversiones brutas anuales en software comercial tienen que aumentar para promover un desarrollo más rápido de la infraestructura de TI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?