| 6/8/2017 12:01:00 AM

Hilando delgado: Así le va a la industria textil colombiana

En medio de una difícil coyuntura generada por el bajo consumo y el contrabando, el sector textil- confección alista una nueva versión de Colombiamoda. Así luce el panorama para esta industria.

Este año no empezó bien para la industria textil y de confecciones. Así lo ratifican tanto los datos del Departamento Nacional de Estadísticas (Dane), como los que reportan los empresarios del sector que al igual que los de otras industrias han comenzado a notar la desaceleración de la economía.

De acuerdo con la entidad de estadísticas, las ventas reales de la categoría de prendas de vestir y textiles crecieron 0,4% en marzo, frente a igual periodo del año anterior; mientras en el primer trimestre registraron una caída de 3,5%. El crecimiento anual entre abril del año pasado y marzo de 2017 fue de 1,4%.

Es claro que esta actividad industrial se mueve en medio de un coctel de factores que la tienen impactada. Un aspecto clave ha sido el tributario, que afectó el bolsillo de los colombianos y redujo los niveles de consumo en los primeros meses.

Recomendamos: Los duros de la innovación en la industria textil colombiana

Datos del Observatorio de Raddar - Inexmoda indican que para abril las compras en vestuario decrecieron significativamente. “A pesar de que se esperaba una recuperación en las cifras, estas nuevamente entraron en terrenos negativos”, dice el informe.

Y aunque se evidencia una ligera reducción de precios frente al mes anterior, este comportamiento no fue un incentivo para las compras, que en el cuarto mes ascendieron a $1,07 billones, cifra que refleja un decrecimiento de 6,41% respecto a abril de 2016. Frente a los datos reportados en marzo, se observa una reducción en el gasto de 2,88% y de 3,25% en el total de unidades.

Las estadísticas indican que el freno generalizado del gasto en los hogares también afectó esta canasta, porque cada vez se hacen más necesarias las compras en otras categorías, donde las variaciones incluso fueron más significativas.

Foto: Juliana Calad, Directora de la Cámara de Textiles de la Andi. Carlos Eduardo Botero, Director de Inexmoda.

Juan David Rodríguez, presidente de Expofaro, explica que, si bien su empresa registró un crecimiento en el primer trimestre, el sentir general de los empresarios del sector es que las ventas al detal están estancadas y a esta altura del año no se evidencia una reacción positiva del comercio. “Esperamos que para el segundo semestre las ventas reaccionen y los consumidores recuperen la confianza”, dice.

Crece el contrabando

Otro tema, y tal vez el que más golpea a la industria –más a los textiles que a las confecciones–, es el contrabando. Las crecientes cifras de cultivos de coca, que motivan que haya más dinero circulante y una parte del mismo se destine al lavado de activos, han hecho que la entrada ilegal de productos a precios irrisorios vaya en aumento.

Según análisis de la Cámara de la Cadena de Algodón, Fibras, Textil y Confecciones de la Andi, en 2016 ingresaron 388 millones de metros cuadrados de textiles a precios bajos, 18 millones de kilos de confecciones, 37 millones de kilos de hilados y 18 millones en fibras.

Específicamente, en lo que se refiere a textiles se registró un incremento de 126% en importaciones a precios bajos, 81% en fibras, mientras que la confección decreció 18%, como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar las importaciones de prendas de vestir a precios irrisorios.

Lea también: "Nuevo Juego" la propuesta de Colombiatex para enfrentar los retos del sector textil

“Desafortunadamente estos resultados reflejan la situación de no haber tomado medidas contundentes para toda la cadena, con el propósito de erradicar este flagelo”, manifiesta Juliana Calad, directora de la Cámara.

Tejidos es uno de los eslabones más afectado por el contrabando y la subfacturación. Este año se presentó un pico en enero llegando a representar 24,6% del total de importaciones, mientras en febrero alcanzó 11%. No muy diferente es la situación de los hilados que en febrero alcanzaron un estimado de 18% de importaciones a precios bajos.

Incertidumbre exterior

Como si esto fuera poco, hay otros factores que según Carlos Eduardo Botero, director ejecutivo de Inexmoda, hacen parte del collage de circunstancias que envuelven al sector. Señala, por ejemplo, que hay una geopolítica nueva que obliga a los empresarios no solo a ser cautelosos sino a mirar el negocio de forma diferente.

Por ejemplo, hay incertidumbre frente a lo que pasará con Donald Trump y qué decisiones tomará en torno a los temas comerciales. ¿Qué pasará si Estados Unidos le cierra las fronteras a México y el país “manito” empieza a enviar sus productos hacia Colombia? Es una pregunta que ronda de manera permanente en la cabeza de los industriales.

Las exportaciones siguen muy lentas y, aunque se registran oportunidades en mercados como el estadounidense, con productos de valor agregado como los vestidos de baño, es una economía que no crece a ritmos de otros años. La demanda está estancada y hay sobreoferta.

En imágenes: La muestra textil líder en América Latina se toma Medellín

Los datos del Dane evidencian que en el primer trimestre las exportaciones de prendas de vestir alcanzaron ventas por US$80 millones, frente a US$84 millones del mismo periodo del año anterior; mientras las de productos textiles sumaron US$66 millones, comparados con los US$77 millones de los tres primeros meses de 2016.

En este aspecto, el reto es enorme. Los países del norte de Europa, así como Canadá, surgen como posibles alternativas en el interés de incrementar las ventas al exterior.

Los empresarios también esperan que se solucione el tema de preferencias para exportar a mercados como Brasil, pues en este momento no hay ningún acuerdo comercial con ese país. Botero cree que la presencia del Grupo Éxito en Brasil, Argentina y Uruguay ayudará a que proveedores nacionales lleguen allí con sus productos.

En medio de los nubarrones, los empresarios del sector son optimistas en cuanto a que el segundo semestre les permitirá retomar la senda de la recuperación para continuar “hilando” su futuro.

Un dinamizador

En medio del difícil panorama de la industria, se realizará a finales de julio en Medellín una nueva versión de Colombiamoda, plataforma de moda, comercial y del conocimiento que se perfila como un dinamizador de esta industria para el segundo semestre.

Se espera que este evento genere alrededor de US$300 millones en oportunidades de negocios, contará con la presencia de 600 expositores y alrededor de 13.000 compradores. Con expositores de Colombia, Portugal, México, Perú y Brasil, este espacio comercial en el que también participarán los diseñadores contará con pabellón infantil, vestidos de baño y ropa deportiva; además de una agenda académica que incluye talleres y conferencias.

También le puede interesar: Jorge Tovar: El zar de San Victorino

Así las cosas, la industria se prepara para “El nuevo juego”, el lema de esta edición de la feria. El objetivo es que los empresarios se ajusten a la nueva dinámica de compra del consumidor, la cual ha cambiado, motivada por los rápidos avances tecnológicos. “La tecnología tiene que jugar un papel muy importante que ayude a la omnicanalidad, porque el consumidor se está comunicando con la marca en diferentes puntos, como centros comerciales, páginas web, catálogos, etc.”, manifiesta Carlos Eduardo Botero, director ejecutivo de Inexmoda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.