Ideas que pagan

| 2/25/2000 12:00:00 AM

Ideas que pagan

Tienen entre 19 y 26 años, y su empresa ya asesora a Aces y Airbus en temas tan sofisticados como el análisis de acústica y la predicción de fallas.

Esta es la historia de 4 jóvenes empresarios. Un lector de cuentos infantiles y poesía, una buzo experta, un "rumbero" incansable y un excelente deportista. Sus edades sumadas no alcanzan los 90 años y ya negocian con la Airbus para implementar la tecnología de análisis acústico en los aviones de esta compañía mundial. Los 4 paisitas, tres graduados de ingeniería mecánica y electrónica de la Pontificia Bolivariana, Marcel Rueda, Diana Echeverry, Jorge Osorio y Andrés Jiménez, estudiante de ingeniería mecánica, ya cuentan entre sus clientes a Aces y al Metro de Medellín, compañías en las que implementaron un análisis de acústica y un sistema de predicción de fallas, respectivamente.



¿Cómo llegaron hasta aquí?

Marcel Rueda y Diana Echeverry, su novia de ese entonces, presentaron un proyecto de análisis de vibraciones en la feria de la Ciencia, el Arte y la Tecnología de Antioquia, con tan buena suerte que se ganaron el primer premio: $2 millones. Con este dinero y los ahorros de 8 meses de trabajo de Marcel, nació A-maq. Con su empresa andando, buscaron alianzas que no cuajaron con grandes compañías, según Rueda, por "falta de gestión de las firmas y de recursos tanto laborales como intelectuales". Por eso, acudieron a la Incubadora de Empresas de Antioquia. En noviembre del 98 presentaron su proyecto y en febrero del 99 la incubadora aprobó su entrada en un estado de preincubación. Para llegar aquí y pasar por el filtro de la incubadora, Marcel dice que "fue necesario tener detectados los mercados y los posibles negocios claros". De ahí en adelante, la incubadora se ha encargado de ayudarles en la formulación de la empresa, a encontrar el foco, el norte y las ventajas comparativas y competitivas de A-maq. Además de sus logros individuales como empresa, A-maq quiere irrigar su experiencia entre los estudiantes. Por eso, dicta actualmente capacitación a 15 jóvenes de carreras como ingeniería mecánica, química de control e instrumentos en análisis de señales dinámicas, la materia prima de su empresa. Los aspirantes a la capacitación gratuita de A-maq deben tener voluntad y disponer de un tiempo razonable para la investigación, ser unos "gomosos" de la exploración y, como dicen ellos, que "se les vea ese brillo en los ojos por encontrar cosas nuevas, más allá de sus conocimientos brillantes". Esta capacitación es parte de su estrategia de abrir un espacio a los "mitad científicos y mitad ingenieros que salen de las universidades", y de paso formar a los futuros investigadores de A-maq, porque en un año y medio esperan tener un equipo de 30 personas para que en no más de 3 años empiecen a exportar en forma tecnología hacia el mundo entero. Esa es su visión y por tal motivo Mercurius Venture tiene en la mira —para invertir capital de riesgo— la compañía de estos 4 jóvenes de 26, 21, 23 y 19 años.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.