| 3/6/2009 12:00:00 AM

Hay que preservar el talento

Con la crisis del 99, muchas empresas aprendieron la importancia de retener el talento en sus organizaciones. Ahora deben aplicar esa lección.

La desaceleración de las ventas está obligando a las empresas a implementar planes de reorganización y alternativas de largo plazo para reducir costos y cubrirse durante el tiempo que dure la crisis. Y una de las vías más rápidas es mediante la revisión de las nóminas. Esto implica la eliminación de cargos, la fusión de tareas y la estructuración de nuevas condiciones salariales para quitarle peso a la carga laboral.

En el mundo se estima que, desde mediados del año pasado, se han recortado más de 1,5 millones de puestos de trabajo. En Colombia, los recortes también son un hecho en sectores como el automotor y la industria de bebidas, pero no hay estadísticas consolidadas que permitan cuantificar los despidos, ya que la mayoría se hace mediante acuerdos directos con los trabajadores y no pasan por la supervisión del Ministerio de Protección Social. El único indicador que hay a la mano es la tasa de desempleo, que se situó en enero pasado en 14,2%, frente al 13,1% registrado en enero de 2008.

A pesar de los recortes, es un hecho que las empresas aprendieron las lecciones que dejó la crisis de finales de los 90, por lo que están haciendo un mejor manejo en el tema laboral para no perder recurso humano valioso, ni comprometer el know how de las compañías. "Hace 12 años los recortes se hacían sin tener en cuenta que la información que se llevaban los empleados podía ser capitalizada por los competidores y también se sacrificaba personal con experiencia para reemplazarlo por profesionales jóvenes recién egresados, bajo el convencimiento de que resultaban menos onerosos", sostiene José Manuel Acosta, presidente de Human Capital Consulting.

Hoy, las empresas están buscando asesoría para implementar esquemas de flexibilización laboral que les permitan retener los mejores talentos. Igualmente, están desarrollando esquemas para apoyar a los trabajadores que se van, con la idea de que formen nuevas compañías que luego puedan prestar sus servicios mediante la modalidad de outsourcing. Así lo perciben Oscar Agüera Jr., presidente de H.T.M. Advance, y Juan Carlos Linares, presidente de DBM Colombia, especialistas en desarrollar programas de ajuste empresarial.

En lo que respecta al tema de flexibilización de salarios, se está optando por ofrecer mayores beneficios como bonos de Sodexo y Big Pass, planes de medicina prepagada y programas de educación, ya que esto permite ahorros en la nómina que están entre el 4% y el 8%. Años atrás, esta práctica era poco usada por temor a que fuera mal interpretada.

Otra de las alternativas que se evalúan para salvar puestos es la de potenciar a los trabajadores para que aumenten su productividad y asuman más funciones, comenta Darío Diagrama, quien ha sido vicepresidente de recursos humanos de varias compañías, entre ellas Unilever y Boehringer Ingelheim.

Y en el tema de salarios, no solo se han pactado ajustes inclusive por debajo de la inflación, sino que en sectores como el petrolero y el de telecomunicaciones, en los que se incrementaron los salarios entre 2006 y 2007 muy por encima de la mediana del mercado, se están ajustando las remuneraciones al mercado, explica Santiago Solís, socio director para Colombia de Heidrich & Struggles.

Los retos que se avecinan en materia laboral son grandes, no solo para las empresas sino para los trabajadores, que tendrán que aumentar sus niveles de productividad para ajustarse a las nuevas condiciones del mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?