| 3/16/2017 12:00:00 AM

LLega a Colombia Hawkers: El fenómeno digital de las gafas de sol

Un grupo español de diseñadores, desarrolladores de software y expertos en mercadeo está cambiando el paradigma en la comercialización de lentes de sol con su negocio digital.

Los emprendimientos hoy no son lo que eran. Si hasta hace una década consolidar una idea de negocios podía tomar décadas enteras, hoy este proceso se logra en unos pocos años.

De esto da fe Hawkers, la compañía española de mercadeo y moda creada en 2013, que vende gafas de sol por internet, está presente en más de 50 mercados y a finales de marzo llegará a Colombia con una operación directa.

En tres años de operaciones esta compañía creada por cuatro jóvenes españoles en Elche, una ciudad de 230.000 habitantes –en Alicante–, se ha convertido en todo un fenómeno del negocio digital: hasta mediados del año pasado había vendido más de 2,5 millones de gafas en Europa y América, y al cierre de 2016 su facturación alcanzó los 60 millones de euros. Este año la meta es llegar a 100 millones de euros, asegura Francisco Pérez, cofundador y director general de la compañía. ¿Cuál es el secreto?

También le puede interesar: Medellín epicentro del emprendimiento

Con un modelo centrado en el e-commerce y una fuerte apuesta por la moda, el diseño y la publicidad en redes sociales, Pérez define el negocio de Hawkers como un smart value fashion –compra inteligente– de gafas, pues involucra moda rápida –con frecuencia cambia su colección–, que incluye diseños modernos a precios que oscilan entre 20 y 40 euros.

“Los días en los que teníamos que escoger entre diseño y precio, calidad y precio, tendencia y precio han acabado”, asegura Pérez, quien señala que la llegada de su marca ha permitido que muchos vean las gafas como un accesorio más de moda y el consumidor pueda invertir menos pero con mayor frecuencia.

Uno de los principales componentes de la estrategia de negocios de esta marca tiene que ver con su publicidad, que combina el uso de redes sociales –principalmente Facebook– y estrategias digitales con un marketing bastante llamativo, pues sus productos son exhibidos por famosos como los jugadores de fútbol Luis Suárez y Dani Alves, el cantante Usher y hasta el corredor de Fórmula Uno Felipe Massa.

A esto se sumó la estrategia de patrocinar al equipo de la NBA Los Angeles Lakers, convirtiéndose en la primera compañía española que patrocina un equipo de baloncesto de Estados Unidos. En este caso, la compañía diseñó una línea exclusiva de gafas de sol para Los Angeles Lakers. También han desarrollado alianzas con marcas como Pull & Bear –del grupo Inditex–, con el banco BBVA, las consolas Play Station, los vehículos Mercedes Benz y la compañía de entretenimiento Disney, entre otras.

Pérez cuenta que la compañía nació en 2013 de la necesidad que tenían cuatro emprendedores de generar ingresos para invertirlos en el desarrollo de una plataforma que resultara muy sencilla para operar la compra y venta de a través de redes sociales, a la que llamaron Saldum Ventures.

Con base en la experiencia que tenían en mercadeo, desarrollo digital y diseño, decidieron crear una plataforma para vender gafas de la marca estadounidense Knockaround para el mercado europeo y de esta manera obtener los recursos que emplearían en el desarrollo de Saldum.

Pero fue tal el éxito que alcanzaron vendiendo gafas de sol por internet, que seis meses después de iniciar este emprendimiento ya habían vendido 150.000 unidades y dejaron a un lado la idea inicial.

La retroalimentación con sus consumidores motivó a estos emprendedores a pedir a los fabricantes algunos cambios en el diseño, para atender las necesidades de sus consumidores en Europa. Pero, ante la negativa de la firma estadounidense, decidieron crear su propia marca, trabajar en sus diseños y encargar la producción a una planta en China, con altos estándares de calidad.

Le sugerimos leer: Excombatientes de Farc y Ejército ahora están unidos por el emprendimiento

En esta segunda etapa del emprendimiento ingresaron nuevos socios al negocio, que han potenciado el crecimiento de la marca, pues han aportado nuevos conocimientos al desarrollo de la empresa.

Según Pérez, hoy son una compañía “de tecnología, moda, negocios e innovación”. También les han apostado a modelos ganadores que llevan vendiéndose toda la vida, entre ellos la Oakley, la Wayfarer y la de Aviador, cuya licencia de explotación ha caducado.

La llegada a nuevos mercados, asegura Pérez, ha sido uno de los focos clave en su proceso de expansión. Esta se realiza con un análisis previo en el que usan herramientas de big data, que incluyen mediciones demográficas, horas de sol, e incluso, uso de redes sociales.

El año pasado la compañía abrió en México una operación que ya cuenta con 40 colaboradores y que se ha convertido en una de las más exitosas. Este mes llegará de manera directa a Colombia, donde invertirá unos 500.000 euros, asegura Pérez.

¿Por qué esta decisión? Según el directivo, “descubrimos después de nuestros primeros tests A/B en Colombia que las tasas de engagement –el grado en que un consumidor interactúa con la marca– y los primeros resultados fueron increíbles. El pueblo colombiano demostró un gran cariño y aceptación por nuestra marca y productos”, asegura.

Los planes de expansión siguen al sur del continente. Antes de junio abrirán también negocios en Chile y Perú, dos mercados que resultan muy interesantes para estos empresarios.

El crecimiento de Hawkers ha sido geométrico y hoy la marca tiene oficinas en Barcelona, Hong Kong, México, Los Ángeles y desde este mes en Bogotá. Una ambiciosa apuesta que, sin duda, impactará el consumo de este artículo de moda en el país.

Lea también: Magoma el emprendimiento familiar que innova con golosinas saludables

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.