| 3/7/2014 3:30:00 PM

Acelera el paso

Con inversiones superiores a los $20.000 millones, el grupo Stanton planea abrir este año alrededor de 10 nuevas tiendas de moda y modernizar su planta de producción.

El Grupo Stanton arrancó 2014 muy bien. El ingreso a nuevos mercados, la apertura de una docena de tiendas de moda en el país y la expansión de sus tradicionales almacenes de calzado generan euforia en la tradicional compañía de calzado.

Después de un 2012 para olvidar y un primer trimestre de 2013 bastante regular, el camino se enderezó para la compañía a partir de mayo y la dinámica del segundo semestre le permitió cerrar el año con un crecimiento de 14% en las ventas y el enganche de 300 nuevos empleados en las áreas de producción, distribución y comercialización.

Ronald Bakalarz, presidente de la junta directiva de Stanton, vaticina que este será un gran año. Los astros se han alineado desde que se conoció la decisión del Ministerio de Comercio, MinCit, de prorrogar las medidas de defensa comercial para frenar el ingreso de calzado a precios de dumping –por debajo del costo de producción–, se aceleró la devaluación –que favorece las ventas al exterior– y se reactivó la demanda interna.

El grupo, con cerca de 3.000 colaboradores se desenvuelve en tres áreas de negocios: producción de calzado en dos plantas, seis comercializadores al por mayor y venta al detal en cerca de 400 puntos que administra.

Pero quizá el mayor impacto en las cifras positivas de la compañía que acaba de cumplir 50 años, provienen de una decisión adoptada hace año y medio para cambiar la estrategia y llevar el negocio de calzado hacia un concepto más integral en tiendas de moda. La marca escogida para este cambio fue Brahma, que nació como calzado para hombre, migró hacia el público femenino y hoy reúne un concepto de moda casual.

Según Bakalarz, desde su lanzamiento las tiendas Brahma Concept han probado su éxito. La inversión en los ocho puntos que ya operan –siete en Bogotá y uno en Yopal– alcanza los $20.000 millones y para este año los planes apuntan a abrir entre 12 y 15 tiendas nuevas con este concepto, que exigirán inversiones superiores a los $15.000 millones.

Entre las próximas aperturas están una tienda en Bogotá en el Outlet de Las Américas y dos más en Medellín, donde, según Bakalarz, “los clientes quieren mucho nuestra marca”. La meta es llegar a capitales y también ciudades intermedias, donde el crecimiento del consumo genera oportunidades de negocios para la marca. De hecho, el directivo sostiene que a pesar de que Colombia no ha superado por completo el problema de la pobreza, sí se ha dado un progresivo aumento de la clase media que se nota en el auge que vive el consumo en este momento.

Pero los planes no se limitan a Colombia. En el segundo semestre Brahma Concept abrirá puntos de venta en Ecuador y Perú, de la mano de inversionistas aliados en esos mercados. La mezcla de productos en estos puntos, explica Bakalarz, incluye 70% de confecciones y accesorios, y 30% de calzado. La mayoría de los productos que allí se venden –cerca de 87%– son producidos en el país y el porcentaje restante es importado.

El secreto del éxito está en desarrollar productos de alta calidad, con valor agregado en diseño y que estén siempre a tono con las nuevas tendencias de moda, asegura el directivo.

Para capturar las nuevas tendencias, la compañía envía cada seis meses una docena de funcionarios a las principales capitales de moda en el mundo: París, Londres, Nueva York o Los Ángeles, que se encargan de observar las tendencias, buscar nuevas ideas, conocer nuevos estilos de diseño o comercialización y adaptarlos al mercado colombiano.

¿Qué tan rápido se consolidan los planes de expansión y crecimiento de tiendas? “Lo más rápido posible”, señala Bakalarz, quien se queja de que el principal problema que ha encontrado la empresa en sus ambiciosos planes de expansión están relacionados con la dificultad para conseguir locales comerciales adecuados en cuanto a ubicación y costos.

“El problema es que no se consiguen locales porque hay una burbuja en su precio. De hecho, se ven unos precios locos y uno tiene que buscar locales que estén en concordancia con lo que se planea facturar, por eso no se pueden repagar”, explica el presidente de la junta directiva de la compañía.

Pero no solo el nuevo concepto de tiendas de moda ha puesto a celebrar a los directivos de Stanton. También el desempeño de la cadena de calzado Aka, del mismo grupo, se ha convertido en la gran revelación.

La cadena, consolidada hace cerca de tres años, cuenta con cerca de 40 almacenes en todo el país y para este año se estima que abrirá por lo menos una docena más de nuevos puntos comerciales.

En las tiendas Aka, especializadas en calzado, Stanton vende sus marcas Brahma, Solimar, AFX, Pandilla, Baxter y Aeroflex, entre otras. “Llegamos con este concepto a ciudades intermedias porque en las grandes ciudades tenemos socios comerciales”, explica Bakalarz.

Estas marcas se fabrican en dos plantas de producción que tiene la compañía, una de ellas en Bogotá, desde donde abastece los almacenes en Colombia y en el exterior. Este año, la inversión en tecnología para continuar modernizando plantas alcanzará los US$2 millones.

Bakalarz se lamenta de que en 1980 Stanton llegó a ser el mayor exportador de calzado en Colombia, cuando las ventas externas representaban 50% de sus ingresos totales, pero la revaluación, el contrabando técnico y la competencia desleal provocaron una caída sustancial en los negocios al exterior y hoy las exportaciones solo alcanzan una participación de entre 5% y 7% en los ingresos totales.

A pesar de los vaivenes del mercado, la compañía ya completa 35 años de exportaciones ininterrumpidas, asegura Bakalarz.

En el exterior cuenta con una operación directa a través de la tienda Rudos, que funciona en México con cerca de una decena de puntos de venta. También exporta a mercados en Estados Unidos, América Latina y países europeos, donde planea reactivar los negocios, de mantenerse la buena perspectiva del dólar.

El cambio extremo adoptado por Stanton se ha convertido en el principal acelerador de sus negocios. Y, sin duda, en una estrategia que demuestra que cuando las empresas acuden a los conceptos originales resultan ganadoras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?