| 5/2/2014 4:00:00 PM

Precisión de relojero

El Grupo Glauser –uno de los principales distribuidores de relojes del país– atraviesa por uno de sus mejores momentos. Lo dirige un bisnieto del fundador.

En 1914, en el centro de Bogotá, el relojero suizo Gustave Glauser Rubin abrió un negocio para importar productos de su patria, principalmente relojes y artículos para el hogar. Cien años después su bisnieto, Andrés Glauser, dirige una empresa que tiene cinco locales bautizados con el apellido familiar y nueve más bajo la marca Time Square.

Son pocas las empresas familiares que logran sobrevivir luego de que los fundadores traspasan el poder a sus hijos o nietos. Pero en el caso de Glauser la transición no solo ha sido exitosa sino que ha venido de la mano de una expansión.

Andrés Glauser explica que en su familia la transición no ha generado problemas. De su bisabuelo el mando pasó a su abuelo Samuel y de este a su papá, Mauricio, quien está retirado de la parte administrativa pero sigue muy activo como miembro de la junta directiva.

Hasta 1976 contaba únicamente con la tienda original en el centro de Bogotá y el segundo local lo motivó la innovación del momento: el centro comercial Unicentro. Andrés recuerda que al principio el local no fue muy bueno pues los compradores de joyas y relojes –los artículos para el hogar se fueron eliminando poco a poco– estaban acostumbrados a ir al centro.

Pero luego, a medida que el concepto de centro comercial se afianzaba, Glauser fue abriendo locales. El tercero fue en Hacienda Santa Bárbara y el cuarto en Andino. No obstante, en 1995 se vieron forzados a cerrar la tienda original pues el centro de la capital ya no era el mismo y tras un segundo robo, que fue bastante violento, no tuvieron más opción.

Cuatro años después se vino una de las crisis económicas más duras que haya tenido el país en los últimos tiempos y, por supuesto, el negocio del lujo fue uno de los más golpeados. Las propuestas de nuevos centros comerciales seguían apareciendo, pero ante la nueva situación económica, la idea de las nuevas generaciones que ya trabajaban en la empresa fue cambiar el concepto y entrar en un nuevo nicho.

“Hasta antes del año 2000 las joyerías en Colombia eran un búnker al que era difícil entrar. Las exhibiciones no eran agradables y los precios eran para un público muy reducido. Se nos ocurrió crear una nueva marca que ofreciera productos premium, aunque más baratos y que además tuviera vitrinas abiertas para que la gente pudiera verlos”, explica Andrés.

Hubo debate familiar sobre los pros y los contras pero finalmente la idea vio la luz con los almacenes Time Square, cuyo primer local abrió en el centro comercial Atlantis Plaza.

Andrés, ingeniero industrial, empezó a ir al negocio en las vacaciones de su juventud y poco a poco se fue apasionando con el tema. Su hermano gemelo Samuel, administrador de empresas, vivió el mismo proceso y hoy está a cargo de Disuiza, otra firma del grupo Glauser que se dedica a la importación y la distribución al por mayor de marcas como Omega, Mido y Tissot, entre otros. El grupo facturó en 2012 más de $17.000 millones. Otra de sus filiales es la firma Big Ben de Colombia, representante de la marca española Festina.

Andrés atribuye la supervivencia y el crecimiento de la empresa a que han logrado alinear los objetivos del negocio con los de la familia. Su meta al frente de la empresa es seguir creciendo en el país –alistan la sexta tienda Glauser en Cartagena– y preparar la transición a la quinta generación, que está conformada por siete menores entre los 10 y los 18 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?