| 6/10/2005 12:00:00 AM

Grupo Empresarial Antioqueño

Invertir en el exterior y terminar de limpiar la imbricación entre las empresas que no son matrices, es su tarea para los próximos años.

En los últimos 7 años, el Grupo Empresarial Antioqueño pasó de ser un conglomerado empresarial diversificado a convertirse en tres grupos enfocados cada uno en su sector (financiero, alimentos, cemento) de manera especializada, manteniendo la estructura de propiedad cruzada en las holding.

Los últimos pasos en ese sentido fueron el anuncio de la fusión entre Bancolombia, Conavi y Corfinsura, y la absorción de Inveralimenticias Noel por parte de Inversiones Nacional de Chocolates. Así, el sector financiero completa el proceso que se había venido dando en seguros, con la creación de Inversura en 1999, y alimentos crea una sola matriz, lo cual fortalecerá una planeación estratégica común del grupo de alimentos, la búsqueda de sinergias y de economías de escala entre las empresas, y el desarrollo conjunto de objetivos mayores.

Muy seguramente este año debe quedar listo un proceso similar en el negocio de cementos, en el cual si bien ya se constituyó una holding de inversiones en torno a Argos, no se ha logrado deshacer la imbricación en las cementeras, que todavía tienen inversiones en distintos sectores. El paso más importante en esta limpieza de portafolio fue la venta de la mina de la Jagua de Ibirico, en el Cesar, pero las empresas del grupo cementero todavía tienen inversiones importantes en negocios que no están relacionados con su actividad.



La internacionalización

Si en el campo interno el GEA va a estar concentrado en terminar de limpiar su estructura, de modo que el entrecruzamiento accionario solo se haga por medio de las holding (Inversiones Nacional de Chocolates, Argos y Suramericana), en el campo externo, el movimiento va a ser total en los próximos cinco años.

En alimentos, el grupo tiene una capacidad de inversión de unos $350.000 millones en caja y fácilmente podría adquirir otro tanto en deuda y quedar con un endeudamiento muy bajo (17,5%), ya que en estos momentos su endeudamiento es prácticamente cero. Con estos recursos en la mano, está analizando las oportunidades de inversión en los mercados que considera estratégicos, es decir, los países andinos, Centroamérica incluyendo México y el Caribe. El grupo tiene presencia en estos países (solo falta tener distribución en Perú y República Dominicana) y busca profundizar la red de distribución en estos mercados vía adquisiciones, seguir aumentando la presencia internacional comprando empresas productivas, e invertir en mercadeo y posicionamiento de marcas en esas regiones.

En 2004, compró Cordialsa Boricua en Costa Rica, y en los últimos años adquirió Hermo en Venezuela, Compañía de Galletas Noel de Costa Rica y Compañía Nacional de Chocolates en Costa Rica. Además, constituyó las seis Cordialsas de Centroamérica, la de México y la de los Ángeles. En el mercado interno, compró Rica Rondo y Pastas Doria, y constituyó Nova Venta en 2000, que desarrolla los negocios de canales alternativos, como el puerta a puerta.

Por su parte, el grupo cementero dispone de unos US$130 millones, producto de sus desinversiones en Coltabaco y la mina de la Jagua de Ibirico. Si a eso se suman la generación de caja y las inversiones líquidas, tendría unos US$250 millones para invertir en el exterior. Los mercados objetivos en cemento son Estados Unidos y América Latina.

Sin embargo, en el sector cementero, no hay tantas oportunidades como hace 10 años, porque multinacionales como Cemex y Lafarge han estado de compras por la región.

Argos empezó su internacionalización a finales de los 90 con la compra de Cemento Andino en Venezuela, y posteriormente hizo una alianza con el grupo suizo Holcim para adquirir empresas cementeras en República Dominicana, Haití y Panamá. Adicionalmente, adquirió hace cuatro años unas instalaciones portuarias propias en Carolina del Sur, para apoyar las exportaciones de cemento y clinker que hace a Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?