| 6/11/2004 12:00:00 AM

Grupo Empresarial Antioqueño

Mientras el grupo de alimentos montó una distribuidora en Los Ángeles, el cementero estudia inversiones en el sudeste de Estados Unidos.

La noticia más importante del Grupo Empresarial Antioqueño fue el retiro de Nicanor Restrepo de la presidencia de Suramericana. Con su renuncia, terminó una era en la que había una cabeza visible para todo el GEA. Ahora se fortalece un esquema en el cual la vocería se reparte por área de actividad. Carlos Enrique Piedrahíta es la cabeza del ramo de alimentos, José Alberto Vélez del cementero, y en el financiero se destacan Juan Camilo Ochoa en la presidencia de Suramericana de Inversiones y Jorge Londoño en la de Bancolombia.

Este grupo ha hecho un trabajo juicioso para darle claridad a cada negocio, separando el área inversionista de la productora y consolidando su internacionalización.

En alimentos, donde Inversiones Nacional de Chocolates consolida los resultados de 25 compañías enfocadas en seis negocios básicos (carnes, chocolate, café, galletas, pastas y golosinas), creó Cordialsa USA, una empresa de distribución en Los Ángeles, y adquirió la plataforma de distribución de los antiguos distribuidores en Puerto Rico, donde conformó Cordialsa Boricua. Estas dos redes son consideradas estratégicas para impulsar la presencia del grupo en Estados Unidos.

Actualmente, el negocio de dulces de azúcar es el más dinámico en exportaciones, ya que el 50% de sus ingresos corresponde a ventas externas. Los negocios del exterior en café, chocolates, galletas y carnes concentran cerca del 20% de participación de los ingresos de cada uno. Los principales destinos de exportación son Venezuela -que después de la crisis cambiaria de principios de 2003 logró registrar volúmenes similares a los de 2002-, Estados Unidos y Ecuador.

Los retos del grupo de alimentos para 2004 son alcanzar mayores proporciones de ventas internacionales frente a las domésticas, continuar en la consolidación de la red de distribución propia en los principales mercados externos, fortalecer orgánicamente y vía adquisiciones las participaciones de mercado locales, y ampliar los consumos per cápita de las categorías.

El efecto de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos depende de cómo se negocie, para que no se presente una asimetría en el arancel base de insumos y productos elaborados y/o un cronograma de desgravación desbalanceado en contra del producto elaborado. Los principales insumos en este caso son trigo, azúcar, grasas, leche y carnes de cerdo, res y pollo.



Cementos

El grupo cementero, a cuya cabeza está Argos, tiene una larga tradición exportadora. El año pasado exportó 2,2 millones de toneladas de cemento, el 10% de las importaciones que hace Estados Unidos de este producto. Las exportaciones totales de cemento y carbón del grupo estuvieron por encima de los US$200 millones, casi la cuarta parte de las exportaciones de café.

En 2003, estas compañías se dedicaron a una reorganización, pues actuaban de manera muy autónoma, lo cual les impedía aprovechar las sinergias en tecnología, sistemas y negociación con proveedores. La nueva estructura pretende hacer un manejo más corporativo del negocio.

Ya se está estructurando el plan de inversiones en el exterior. La primera fase es identificar las alternativas de inversión en los países de la Comunidad Andina de Naciones, la zona del Caribe, Centro América y el sudeste de Estados Unidos, específicamente Florida, Georgia, Luisiana y las Carolinas.

El grupo tiene instalaciones portuarias propias en Carolina del Norte y del Sur, que han sido elementos claves para las exportaciones a Estados Unidos. Otro factor que los favorece es que Cementos Caribe, Colckinker y Tolcemento tengan puerto propio en Colombia y cuentan con una flota marítima propia, lo cual les garantiza el transporte. Además, tienen inversiones en Haití, República Dominicana y Panamá.

El efecto de un TLC sería neutro, porque entran sin ninguna barrera a Estados Unidos y este país es deficitario en cemento.



Financiero

El año 2003 fue muy bueno para las empresas del sector financiero. Bancolombia duplicó sus utilidades y Conavi las aumentó 82%.

Aunque el sector financiero se verá poco afectado por la negociación, sí se abren oportunidades de negocio para la banca, debido a la dinamización de los negocios del sector real. Bancolombia, por ejemplo, tiene un amplio programa de capacitación para prepararse ante el nuevo panorama y está usando su infraestructura en Panamá, Islas Caimán, Miami y el área internacional para darles un mejor soporte a sus clientes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?