| 11/25/2015 7:00:00 PM

Las grandes compañias que se disputan el mercado nacional del queso

Colanta, Alpina y Del Vechio son algunas de las compañías que dan la pelea por un negocio que mueve cerca de US$500 millones al año: el queso.

La canasta familiar de los hogares colombianos se ha sofisticado. La oferta de productos como vinos, embutidos y aceites es hoy más amplia de lo que era hace una década.

En esta nueva tendencia, un producto ha venido ganando espacio en la mesa de los consumidores: el queso. No se trata de un negocio menor pues se espera que sus ventas alcancen US$426,7 millones este año y su tendencia se ha mantenido al alza desde 2010, cuando el mercado de los quesos valía US$389 millones, según la firma Euromonitor International.

En el portafolio se encuentran diferentes tipos de productos: los quesos frescos, duros, untables, semi madurados, madurados, rallados, amarillos y otros como materias primas industriales. Esta oferta, si bien se encuentra muy atomizada –en muchos casos son pequeños empresarios los más activos en el mercado–, tiene varios actores que la lideran: Colanta con una participación de 35,9% y Alpina con 25%. En tercer lugar se ubica la Fábrica de Quesos Italianos del Vecchio con 2%, según datos de Euromonitor International.

Pero, aunque el consumo ha crecido, el mercado tiene enormes posibilidades de crecimiento. Así parezca increíble en un país productor de leche, lo cierto es que en Colombia solo se consumen 1,14 kilos de queso per cápita mientras en Estados Unidos puede alcanzar 16 kilos.

Según información de Nielsen, en el año comprendido entre octubre de 2014 y septiembre de 2015 se registró un decrecimiento de 0,6% en la categoría, un desempeño que fue generado principalmente por una baja en las ventas del canal tradicional.

Este desempeño contrasta con el del año anterior, cuando el segmento de quesos creció 5% en volumen, 7,7% en las cadenas de supermercados y 2,6% en el canal tradicional (tiendas de barrio), lo que pone en evidencia que los dos canales registran desaceleración.

El queso fresco aporta 52% a la categoría, según Retail Index Nielsen. Le siguen los filados (quesos con textura jugosa, como el pera o las mozzarelas) con 30%, esparcibles 5,4% y amarillos 2,4%.

Mercado por conquistar


Los mayores productores del país coinciden en que las oportunidades que tiene la categoría para crecer están dadas y que es imperativo trabajar estrategias tendientes a conquistar el paladar de los consumidores, pues uno de los inconvenientes es el desconocimiento que tienen los colombianos sobre el producto.

Camilo Jaramillo, director de mercadeo de la categoría de quesos & grasas de Alpina, sostiene que una de las estrategias apunta a educar al consumidor sobre usos y tipologías.

Esta compañía cuenta con una participación importante en los diferentes segmentos de la categoría. Jaramillo señala que en rallados, por ejemplo, Parmesano tiene una participación de 86% en valor; en esparcibles de 48%; en amarillos de 62% y en maduros de 45%. Las ventas de este negocio representan 15% de los ingresos totales de la organización, que al cierre de septiembre fueron de $1,18 billones.

“Los quesos seguirán siendo una gran apuesta para la compañía, en estos momentos Alpina tiene un crecimiento de 7% en valor y seguiremos buscando mayor crecimiento basados en inversiones en infraestructura y en el consumidor; siempre con el objetivo de crear cultura quesera en Colombia, y vencer nuestro principal reto de la categoría: poco conocimiento y bajo consumo con respecto a otros países de la región”.

Silvia González, jefe de marca de quesos de Freskaleche –compañía adquirida el año pasado por Alquería– considera que la estrategia para incrementar el consumo de queso debe concentrarse en desarrollar campañas apalancadas en resaltar los beneficios que ofrece para la salud por ser un producto lácteo.

Otra estrategia tiene que ver con resaltar la preferencia, usos y calidad que puede encontrar el consumidor para explotar al máximo sus propiedades. Esta compañía maneja una sola línea de queso: el doble crema, un producto fresco de pasta hilada, de la cual maneja siete presentaciones.

Frente a este negocio, el presidente de Alquería, Carlos Enrique Cavelier, asegura que se está haciendo un análisis de la categoría para ver su evolución y lo que puede suceder con la misma en los próximos años, porque es claro que la fortaleza de la empresa es la leche.

La temporada navideña se convierte en aliada de los fabricantes de queso, pues la compra del producto para preparaciones y momentos especiales lleva a que en estos últimos meses del año el crecimiento en las ventas pueda alcanzar hasta 8%.

Federico Pérez, jefe de mercadeo de Colanta, señala que la costumbre gastronómica de esta época dispara las ventas de queso blanco, quesito y arequipe, que son utilizados para la elaboración de buñuelos y postres. Adicionalmente, para las reuniones se usan quesos como el Tilsit, Emmental y Pecorino, en fondue y maridajes.

Crecen las importaciones


El bajo consumo de los colombianos contrasta con el alza en los niveles de importación del producto. Análisis de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) indican que los acuerdos de libre comercio facilitan la llegada de quesos, algunos de los cuales compiten directamente en precio con la producción nacional.

Es tan evidente la situación que mientras en 2012 las importaciones de queso sumaron 1.460 toneladas por un valor de US$8,8 millones, en 2014 se registró un incremento de 98% y el monto superó los US$22 millones.

Estados Unidos es el principal país de origen de esas importaciones. En 2012 –cuando entró en vigencia el acuerdo comercial– su participación fue de 66%.

Por ahora, los productores locales continuarán con su estrategia de llamar la atención de un consumidor que aún no tiene la cultura de comer queso, pero que cada día se muestra más dispuesto a probar cosas nuevas.

Contrabando

Tal como sucede en otros sectores y actividades de la economía, el contrabando y la informalidad se convierten en dos de los principales inconvenientes que afrontan los empresarios del sector. Esto lleva a que se ofrezca producto a precios muy bajos pero que no necesariamente ofrece la calidad adecuada para el consumidor final o una cadena de frío eficiente. Por esta razón, las campañas tendientes a capacitar a los consumidores no se hacen esperar, pues es solo a través de ellas que los colombianos podrán aprender a identificar los beneficios y características de cada producto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?