| 12/14/1998 12:00:00 AM

Gracias a Dios es Viernes

La famosa cadena T.G.I.F. operará en Colombia a partir de enero con un restaurante en Bogotá. Sin embargo, todavía no se ha definido el lío por el uso de la marca.

Kentucky Fried Chicken, Mc Donald's, Subway... todos quieren estar en Colombia. La lista de cadenas de restaurantes internacionales que han llegado al país en los últimos años se completa con Friday's, que abrirá sus puertas el próximo 18 de enero en el Parque de la 93, en Bogotá.



En la esquina del Parque, antes de llegar a la carrera 11, hay sendas pancartas que anuncian su llegada: T.G.I.F. franquicia autorizada. Quienes han visto este restaurante en otros países saben que las siglas traducen Thank God is Friday (Gracias A Dios Es Viernes). Pero también se sorprenden de que no se exhiba explícitamente el nombre que le ha dado reconocimiento mundial: Friday's.



Detrás de la decisión de no usar el nombre que le ha dado reconocimiento internacional hay un conflicto legal. La casa matriz, en Minnesota, se encuentra desde 1988 en una disputa jurídica por la marca en Colombia, y el lío todavía no se resuelve.



Resulta que desde hace años viene funcionando en el país la cadena colombiana Friday's New York Deli, del conocido empresario Leo Katz, que por intermedio de la firma Comercializadora K y K solicitó el 23 de junio de 1988 el registro de la marca Friday's y el 24 de agosto de 1990 la de Friday's New York Deli.



Estas solicitudes pusieron en alerta a la firma de Minnesota, que es la dueña de la marca en Estados Unidos y demás países donde se encuentra. Es así como presentó una serie de pruebas ante las autoridades colombianas para demostrar que el nombre de Friday's es reconocido notoriamente a escala mundial y que, por tanto, no podía ser registrado ­y explotado­ por terceros.



El 29 de mayo de 1997, la Superintendencia de Industria y Comercio le negó la solicitud de registro a Comercializadora K y K. Entre otras consideraciones encontró que la marca era notoriamente reconocida en otros países y que "la persona que la usa o intenta registrar o depositar, tenía conocimiento de la existencia y uso en cualquiera de los Estados... contratantes de la Convención General Interamericana sobre Protección Marcaria y Comercial..., de la marca (Friday's)".



Sin embargo, el caso no quedó resuelto con este fallo, ya que la resolución fue impugnada mediante un recurso de apelación ante el Superintendente Delegado de Propiedad Industrial.



Una vez se resuelva este recurso, la Superintendencia entrará a evacuar la solicitud de registro que hizo T.G.I.F. de Minnesota en diciembre de 1994, y hasta cuando se defina este asunto, el restaurante del Parque de la 93 tendrá que esperar para cambiar T.G.I.F. por Friday's a secas.



Esa es la política de la multinacional cuando entra a un país donde hay algún restaurante que tiene un nombre parecido. En Panamá, por ejemplo, sólo hace poco tiempo pudo hacer el cambio a Friday's, ya que existía una cafetería, propiedad de empresarios locales, que llevaba su nombre.



La expansión



Para Franquicia Latinoamericana, la compañía colombo panameña que tiene el derecho a la explotación de la cadena en el país, el registro de marca es un asunto que se debe resolver entre Comercializadora K y K y la casa matriz. La compañía no tiene responsabilidades en esta discusión y su principal interés es sacar adelante un proyecto en el que llevan trabajando dos años.



La primera fase se cumple el 18 de enero con la apertura de T.G.I.F. Bogotá, para lo cual se invirtieron $3.900 millones. En los próximos tres años, esperan abrir otro restaurante en Bogotá, uno en Barranquilla y otro en Medellín. La expansión tiene un costo aproximado de $6.000 millones

Para Sergio Villamizar y Guillermo Quijano, directores de Franquicia Latinoamericana, decidir abrir el restaurante en la situación de crisis económica es una muestra de la fe que hay en el país. De hecho, la casa matriz considera que Colombia tiene un gran potencial de crecimiento para la cadena.



Teniendo en cuenta la experiencia de Panamá, se calcula conservadoramente que T.G.I.F. puede tener unos 700 visitantes diarios, que en principio tendrán un menú de 42 platos para elegir. Todos los detalles se han estudiado hasta el cansancio, tanto por los franquiciantes como por la casa matriz, que debe aprobar cada proveedor y cada uno de los cinco gerentes que manejarán el restaurante ­entre otros aspectos­ para asegurar que se cumplan los estándares de calidad y servicio que exige la cadena.



Además, el entrenamiento de los gerentes, que se realizó en Panamá y Dallas, es muy intenso y va desde lo más elemental como la forma de abrir una puerta, hasta las técnicas de administración más sofisticadas. Todo para que comensales y propietarios puedan decir "Gracias a Dios es Viernes", cualquier día de la semana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?