| 10/30/2014 2:00:00 PM

Por entre un tubo

La compañía Gerfor fortalece sus operaciones en Colombia, Guatemala y Perú. Su objetivo es alcanzar una mayor tajada en un mercado de $600.000 millones.

Competir con una multinacional que controla cerca de 50% del mercado –la mexicana Mexichem, dueña de Pavco– y mantenerse con una participación de 28% en productos de PVC, griferías y tejas no ha sido tarea fácil; sin embargo, Gerfor lo ha conseguido y se consolida como el segundo jugador de este negocio en el que empezó hace 47 años.

Su fundador y presidente, Germán Forero, ha basado su estrategia de crecimiento en la innovación y modernización tecnológica que le han permitido a la organización consolidar su presencia, no solo en el mercado nacional sino extenderla a países como Guatemala y Perú, donde tiene sus propias plantas de producción.

La empresa –que nació como una comercializadora de grifos y válvulas en 1967– está ampliando sus factorías en los tres mercados, para lo cual ha dispuesto de una inversión de US$12 millones, US$6 millones de los cuales se destinarán a ensanchar su capacidad de producción en Colombia; US$4 millones para Guatemala y los US$2 millones restantes a Perú. Con esta asignación de recursos, la empresa prevé un crecimiento de 20% en el presente periodo y alcanzar ventas cercanas a los $200.000 millones.

Luego de permanecer por 15 años como comercializadora, la empresa montó su propia fundición, posteriormente incursionó en el sector industrial con la fabricación de grifería plástica y, luego, amplió su espectro al negocio de accesorios de PVC. Hoy esa fundición se mantiene, al igual que la grifería, pero los accesorios y tuberías de PVC son la línea de negocios más fuerte.

De su historia también hacen parte una planta de producción en Neiva, Huila, y otra en Barranquilla. No obstante, en busca de eficiencias operativas y ahorros de costos, la empresa decidió concentrar todas sus operaciones en Cota, –en un área de 84.000 m2– donde cuenta con una moderna factoría que entró en funcionamiento en 2010 y en la que en los últimos años ha invertido US$20 millones.

Allí, además de la producción de tubos y accesorios de PVC, tiene una factoría de teja y una de pegamento, infraestructura que le permite generar 1.000 puestos de trabajo directos.

Aunque en un comienzo el objetivo fue tener una operación más eficiente, Forero reconoce que no debió haber cerrado la planta de la Costa, pues el tema logístico desde el centro de la capital no facilita los procesos. Por eso está evaluando la posibilidad de regresar a la capital del Atlántico inicialmente con una bodega, pero no descarta la idea a futuro de tener nuevamente una factoría. Este tema está en evaluación.

Mirando al exterior

En Centroamérica –en donde incursionó hace 14 años con el montaje de una factoría en Guatemala– las cosas también van por buen camino. La planta, en la que se transforman tuberías y se fabrican accesorios y tejas, genera empleo para 250 personas.

La producción en este país se vende en mercados como El Salvador y Honduras en donde Gerfor tiene sus propias comercializadoras. El objetivo de Forero en el corto plazo es llegar a otros países de la región. En Perú, con una operación más pequeña, la compañía proyecta comenzar a ganar mercado, a pesar de que el ritmo de crecimiento del país se ha desacelerado.

El trabajo realizado por la compañía a lo largo de su historia la ha puesto en la mira de multinacionales como Tigre, de Brasil, y Aliaxis, de Bélgica, que no han ocultado su interés en comprar alguna participación. Sin embargo, Forero no tiene afán de vender.

Para este empresario –hecho a pulso y con una formación empírica– primero está definir el proceso de sucesión, tarea en la que están siendo asesorados por una firma mexicana para determinar el manejo familiar de la compañía. Hoy dos de sus hijas forman parte de la organización, una en la parte administrativa y financiera; y la otra en recurso humano.

Un mercado al alza

El empresario considera que la empresa tiene grandes posibilidades de mantenerse en el mercado y alcanzar una mayor tajada en un sector que mueve al año alrededor de $600.000 millones.

El primer punto a favor es que en Colombia registra déficit de viviendas y hay que construirlas. Así mismo, está la oportunidad que se abre en materia de infraestructura de saneamiento básico de acueducto y alcantarillado que aún tiene retrasos en diversas zonas del país y, como si fuera poco, a esto se suma que hace 25 años se instalaron tuberías en concreto reforzado que han comenzado a colapsar y es necesario reponerlas.

No obstante, para Forero hay un tema que sigue siendo complejo y está relacionado con el arancel de 5% que aún existe para la importación de resina de PVC. Si bien considera que se han logrado avances, pues anteriormente esta protección era de 15%, lo ideal es que este gravamen se desmonte. Actualmente la compañía importa de Estados Unidos 70% de la materia prima que utiliza para la producción y, a pesar de la protección, estos bienes salen más económicos trayéndolos del exterior.

Así las cosas, Forero señala que seguirá insistiendo ante el Gobierno para que las importaciones de resina de PVC no sean gravadas y, de esta forma, lograr una competencia más sana.

***

Planes de capacitación


Germán Forero tiene claro que la capacitación de sus colaboradores es una de sus mayores fortalezas. Por esta razón no ahorró esfuerzos en crear un programa llamado 70-30, en el cual la empresa aporta 70% y el empleado el restante 30% para el estudio de diferentes disciplinas. Con este propósito creó una alianza con el Sena mediante la cual ha capacitado a 22.000 estudiantes en técnicas hidrosanitarias y de griferías en los diferentes departamentos del país. Gracias a estas sinergias, el Sena hoy cuenta con cinco laboratorios aportados por la compañía, de los cuales uno es un aula móvil y tiene previsto adicionar cuatro vehículos más.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?