| 8/24/2010 10:35:00 AM

Gas vehicular enciende motores

Rebajas de entre 40% y 50% frente al costo de la gasolina, menores emisiones contaminantes y mejoras en salud pública son algunas de las ventajas que promueven las empresas de gas vehicular.

Los empresarios de gas natural del país coinciden en que los mercados no se crean ni se destruyen: se transforman. Por eso, tras verificar que el mercado de gas residencial está entrando en una etapa de madurez, comienzan a explorar alternativas para emplear su tecnología, conocimiento y capital. Y encontraron en el Gas Natural Vehicular (GNV) un gran filón.

Las condiciones no podrían ser mejores para este negocio: la fuerte actividad exploratoria que se registra en el país desde 2004 les ha permitido a los productores acumular nueva información sobre reservas probadas y probables que garantizan el abastecimiento del mercado de gas hasta el año 2052, si se mantiene una tasa de crecimiento anual en el consumo del 6%.

Las reservas probadas del país son 4,7 terapies cúbicos de gas y ubican a Colombia en el noveno lugar en el mundo, en un listado que encabezan Estados Unidos, Rusia y Canadá.

Por producción de gas natural, Colombia está en el décimo lugar en el mundo y es considerado uno de los países con mayor desarrollo en su industria de gas natural ya que cuenta con 5,6 millones de hogares conectados. Solo en el caso de Bogotá, el mercado doméstico está atendido en cerca del 95%, lo que da cuenta de la madurez que alcanza este segmento.

Si a las reservas probadas se le suman las probables, el país cuenta con 8,46 terapies cúbicos, de acuerdo con datos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH. Una cifra nada despreciable

Y no se trata solo de contar con abundantes reservas. La tendencia mundial apunta a un aumento en el consumo de GNV por las mejores condiciones que ofrece en términos de economía, salud pública e impacto ambiental. De acuerdo con Naturgas, el gremio que representa a las empresas de gas natural del país, en el mundo ya llega a 11,4 millones el número de vehículos que utilizan este combustible y su mayor presencia está en Asia, con cerca de la mitad, pero no se le queda atrás Suramérica, con unos 4 millones, y donde los países líderes en esta tecnología son Argentina y Brasil.

En Colombia ya llega a 312.185 el número de vehículos convertidos a gas natural y de acuerdo con proyecciones de Naturgas, 2010 podría cerrar con unos 322.722 vehículos aptos para utilizar este combustible.

Pero, aunque se puede afirmar que este es el mejor momento para el GNV, el negocio no deja de tener barreras. Estas se relacionan, básicamente, con el costo de la tecnología que deben incorporar los vehículos para utilizar el gas natural como combustible, ya que aún no existe una oferta significativa de motores con esta doble funcionalidad. La conversión de vehículos de diesel o gasolina a GNV tiene costos que, dependiendo de la tecnología de los motores, van desde $2'200.000 hasta $4'500.000.

A esto se suma la percepción de algunos consumidores de una posible pérdida de fuerza en sus automotores y la falta de una robusta red de estaciones de GNV a lo largo y ancho del país. Pero, ¿cómo están enfrentando las empresas del sector estas dificultades?

Alianzas ganadoras

Las expectativas de un negocio creciente y promisorio motivaron a las empresas que hacen parte de los diferentes eslabones de la cadena del gas a unir esfuerzos y trabajar estrategias para neutralizar los problemas y aprovechar las oportunidades.

Mónica de Greiff, presidente del Grupo Energía de Bogotá, que maneja la Transportadora de Gas Internacional (TGI) explica que "teniendo en cuenta que el GNV es uno de los mercados potenciales más importantes para el desarrollo del gas natural en Colombia, los agentes de la cadena del gas natural decidieron aunar esfuerzos y establecer mecanismos de colaboración, con el fin de lograr un incentivo para la conversión de los vehículos de gasolina y la venta de vehículos nuevos que utilicen como combustible gas natural".

Una de las acciones más recientes fue el lanzamiento de 15.000 bonos en Bogotá y municipios del centro del país, para financiar el 50% de la conversión de vehículos a GNV, con un costo aproximado de $14.000 millones que son aportados por las compañías que integran la cadena.

Estas campañas las financian empresas productoras de gas como Ecopetrol y Chevron Texaco; transportadoras como TGI; distribuidoras como Gas Natural; estaciones de servicio como Gazel y GN Auto e incluso los talleres que se han especializado en realizar las conversiones cumpliendo altos estándares de calidad.

Aunque el foco principal son los vehículos de carga y pasajeros con altos recorridos, los que más rápidamente pueden obtener retornos sobre su inversión, la campaña también está dirigida hacia los vehículos particulares, por el componente económico y ambiental que incorporan.

Eduardo Pizano de Narváez, presidente de Naturgas, asegura que "la campaña busca concentrarse en vehículos con alto consumo de combustible, que utilizando gas pueden tener una ventaja en economía frente a la gasolina o el diesel; además, el gas es un combustible más ecológico, menos contaminante y como no tiene subsidios por parte del Estado, no requiere esfuerzos fiscales por parte de este".

De acuerdo con datos de Naturgas, la emisión de gases contaminantes a la atmósfera es mucho menor con GNV, pues su uso reduce entre 40% a 60% la emisión de monóxido de carbono; entre 20% y 34% de hidrocarburos y de 12% a 16% de dióxido de carbono, frente a la gasolina corriente.

La estrategia para 'impulsar la demanda' y promover la conversión de vehículos a GNV ya ha probado su éxito en años anteriores. Fabián Gómez Herazo, gerente general de Gazel, la red de estaciones de gas, explica que desde el año 2000 su compañía impulsa esta estrategia, que arrancó en la Costa Atlántica y se ha extendido a regiones como Antioquia, Valle del Cauca, Eje Cafetero y Bogotá - Cundinamarca.

"Este es un mercado con mucho potencial y en pleno crecimiento, que ofrece al usuario beneficios económicos y ambientales; al Gobierno mejores condiciones en salud pública por la reducción de emisiones contaminantes y a las compañías del sector, nuevas oportunidades de negocios", explica Gómez Herazo. Gazel es una red que tiene 230 de las 550 estaciones de servicio de GNV que operan en el país.

De los 312.000 vehículos que hoy cuentan con la tecnología para utilizar gas natural, se estima que entre un 60% y 70% han recibido bonos para financiar la conversión. De esta cifra, cerca de 100.000 son taxis, que es el tipo de transporte público que más rápido se ha pasado al GNV.

Para el presidente de Gazel, con estos programas de estímulo al uso del gas vehicular la meta es pasar en cinco años a unos 500.000 vehículos aptos para utilizar este combustible. Solo en el caso de los taxis, la idea es pasar de los 100.000 actuales a unos 240.000 en cinco años.

Aunque no existe una cifra exacta de las inversiones que ha realizado el sector en campañas para financiar la conversión a los propietarios de vehículos, René Perea, gerente de grandes clientes de la firma Gas Natural estima que podrían acercarse a los $50.000 millones en los últimos ocho años.

Gas Natural es otro de los grandes jugadores en este mercado. Además de ser el distribuidor del gas natural de Bogotá y el centro del país, tiene su propia red de estaciones de servicio GN Auto, con 46 instalaciones de las 160 que operan en esta región.

De acuerdo con Perea, uno de los factores de éxito de la campaña que entrega bonos para financiar la conversión a GNV es que hoy se cuenta con tecnología avanzada y los estándares de calidad alcanzados permiten que los vehículos que utilizan gas alcancen condiciones óptimas de rendimiento.

La campaña está enfocada en dos segmentos: los vehículos convencionales -carburador o inyección monopunto- y los que se conocen como de quinta generación, cuyos motores son modernos y de inyección. Para los primeros, los bonos arrancan en $900.000 mientras para los segundos es de $2'200.000.

Además de las campañas para estimular la conversión de los motores, las compañías avanzan en alianzas con fabricantes de vehículos para impulsar la venta de unidades que desde el origen sean aptas para utilizar el GNV. Hasta el momento han logrado que seis marcas que se venden en el país incorporen, desde la fábrica, los mecanismos para utilizar este combustible. Estas marcas son Toyota, Renault, Mazda, Hyundai, Kia y Nissan.

También adelantan campañas para que el parque de transporte masivo de pasajeros adopte vehículos con esta tecnología. Santiago Mejía, gerente de creación de demanda de Gazel explica que ya un sistema en el país, el Metroplus de Medellín, aprobó que los 4 articulados, 54 padrones y 203 rutas alimentadoras operen con gas natural vehicular.

Sin lugar a dudas, el estímulo a la demanda del GNV es una estrategia con futuro. Pero más allá de los beneficios económicos, también hay que valorar las mejoras que en materia de medio ambiente y salud pública traerán al país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?