| 8/29/2008 12:00:00 AM

Fusiones: el turno para los genéricos

Se llegó el momento de las mega-fusiones mundiales de compañías farmacéuticas de medicinas genéricas que buscan consolidarse dentro y fuera de sus áreas de influencia.

Hace dos años, el mundo de las medicinas se sacudió con la compra de los laboratorios Schering AG por parte de Bayer, luego de la dura batalla que dio esta multinacional farmacéutica por sacar del negocio a Merck, que, de haber logrado esta fusión, se habría convertido en el laboratorio químico farmacéutico más grande del mundo. Esta negociación no solo prendió las alarmas de las farmacéuticas en todo el mundo por la dura competencia en precios que se avecinaría, sino que se ha convertido en el modelo que están siguiendo actualmente las grandes compañías de medicamentos genéricos, que se están fusionando por doquier para aprovechar las economías de escala que vienen con estas uniones, como ha pasado en el caso de Shering y Bayer.

Teva Pharmaceutical Industries Ltd., una firma israelí que se encuentra entre las veinte compañías farmacéuticas más grandes del mundo, especializada en el desarrollo, producción y comercialización de medicamentos genéricos, anda de compras por estos días. Hace un mes adquirió, de contado, la compañía Bentley Pharmaceuticals Inc. por una suma de US$360 millones. El interés de esta operación recae en el posicionamiento de Bentley en el mercado español, el mercado europeo con mayor crecimiento en el sector de genéricos y por lo tanto contemplado en las metas del plan estratégico de Teva, a completarse antes de 2012. Adicionalmente, la operación hará que la firma israelí pase de ser el cuarto jugador en el mercado español de hospitales a tener una posición de liderazgo en el mercado de genéricos de ese país, afirma la empresa en el comunicado de prensa presentado con motivo de la fusión.

Pero esta es tan solo la jugada más reciente de este gigante de los genéricos. Una semana antes de la fusión, Teva firmó un acuerdo de adquisición con Barr Pharmaceuticals Inc., la cuarta farmacéutica de genéricos más grande del mundo, ubicada en New Jersey, con operaciones en más de 30 países y avaluada en US$9.000 millones. De darse la fusión, a finales de 2008, la multinacional de Israel tendría ingresos del orden de los US$20.000 millones hacia 2012, operaría en más de 60 países y emplearía cerca de 37.000 personas a nivel global. "La adquisición de Barr elevará el liderazgo del mercado de Teva a un nuevo nivel. La combinación de estas dos compañías representa una oportunidad sin precedentes estratégica y económicamente y va a permitirnos ampliar nuestra participación de mercado en Estados Unidos y en mercados globales clave", declaró Shlomo Yanai, presidente y CEO de Teva, en un comunicado de prensa del 18 de julio de este año.

En este mismo sentido se está moviendo GlaxoSmithKline (GSK), la farmacéutica británica que ha anunciado su ingreso al negocio de los genéricos como parte de su estrategia de fortalecimiento en mercados emergentes. Dentro de los tres lineamientos estratégicos que lanzó la compañía hace un mes, además de reducir el riesgo y mejorar el desempeño financiero de largo plazo, se definía incrementar el crecimiento como su prioridad. Esto es precisamente lo que persigue la compañía tras el acuerdo de transformación firmado con la farmacéutica sudafricana Aspen y su socio estratégico Strides Arcolab Ltd., un joint venture multinacional. En palabras de Andrew Witty, CEO de GSK, al comentar sobre esta colaboración en un comunicado de prensa del 23 de julio de 2008, "el anuncio de hoy demuestra nuestra intención de catalizar el crecimiento en ventas de GSK en los mercados emergentes, en los que el crecimiento, tanto en población como en prosperidad económica, está llevando a un aumento en la demanda de productos farmacéuticos".

Y no solo el mundo occidental está apostándole a la integración de las farmacéuticas de productos genéricos. La japonesa Daiichi Sankyo Ltd., una de las principales empresas farmacéuticas investigadoras estableció en mayo pasado su propia filial en Turquía (Daiichi Sankyo Ilaç Tikaret Ltd.) para la comercialización de productos para el tratamiento de la osteoporosis y ha llegado a un acuerdo para la adquisición de la firma de capital privado U3 Pharma AG, empresa alemana de biotecnología especializada en la investigación sobre anticuerpos para el tratamiento del cáncer, para comprar el 100% de las acciones de la compañía mediante un pago único de 150 millones de Euros.

No contenta con esto, la firma japonesa acaba de firmar un acuerdo de compra de Ranbaxy Laboratories Ltd., la compañía química farmacéutica de genéricos más grande de India, por US$4.600 millones. Con esto se espera además que Ranbaxy aumente su valor en bolsa a US$8.500 millones, para consolidar así a Daiichi Sankyo como una empresa de enorme presencia mundial. "La transacción está alineada con nuestra meta de ser un innovador farmacéutico global y abre la posibilidad en innovación con una nueva fuerte presencia en el creciente negocio de los farmacéuticos sin derechos de propiedad", afirmó Takashi Shoda, presidente y CEO de Daiichi Sankyo, al momento del anuncio de la fusión.

La guerra de precios, que llevó a las grandes fusiones de farmacéuticas dos años atrás, ha tocado el sector de las medicinas de bajo costo, los genéricos, con las ventajas que eso traerá para economías como la colombiana que encuentran en estos productos la salida a la necesidad de la población de poder acceder a las drogas que les recetan. El riesgo es para los productores nacionales que tendrán que tomar acciones para afrontar la dura competencia que se avecina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?