| 8/19/2015 7:00:00 PM

Los procesos de adquisición y fusión de compañías se disparan en el mundo

Este año será récord mundial en materia de fusiones y adquisiciones, con unos US$4,6 billones en negocios. ¿Cuál es la causa de esta multibillonaria tendencia?

Los procesos de fusión y adquisición están acelerados y todo apunta a que 2015 será un año récord para este tipo de movidas.

Los anuncios han agitado al mercado. El más reciente es el negocio por US$35.600 millones que significó que Berkshire Hathaway, el vehículo de inversión del magnate Warren Buffet, se quedara con la compañía Precision Castparts, convirtiéndose en la décima movida más costosa del año.

Según cálculos de Dealogic, firma neoyorquina que hace seguimiento a este tipo de movidas y que facilita servicios de consultoría para estos procesos, hasta comienzos de agosto el total de acuerdos de fusiones y adquisiciones en todo el planeta iba en US$2,8 billones. Con respecto a 2014, esto representa un crecimiento cercano a 30% y, de continuar esta tendencia, 2015 cerraría con un nuevo registro de US$4,6 billones, muy por encima de los US$4,2 billones logrados en 2007, históricamente el año con mayor nivel de fusiones y adquisiciones en la economía mundial.

Hasta el momento, la fusión más costosa fue la adquisición por parte de la petrolera Shell de BG Group, anunciada en abril de este año. La operación tuvo un costo de US$81.500 millones. En la lista también está la compra por US$79.500 millones que hizo Charter Communications de la totalidad de Time Warner Cable.

Según Dealogic, las 10 fusiones más costosas en lo corrido del año (ver tabla) sumaron un total de US$563.000 millones. Allí están también las movidas entre Kraft Foods y Heinz; Monsanto y Syngenta, y Teva Pharmaceutical con Allergan.

Por su parte, la compañía Intralinks, consultora en temas de fusiones y adquisiciones, reveló recientemente el estudio Deal Flow Predictor en donde señala que, si bien las regiones más destacadas en este tipo de movidas son Norteamérica, Europa y Norte de África, la sorpresa la está dando Asia, donde el nivel de crecimiento de fusiones y adquisiciones es de 15,8% en lo corrido del año. Intralinks también calcula que, de mantenerse esta tendencia, 2015 impondrá un nuevo registro en este tipo de negocios. 

Las causas

Hay tres causas que podrían explicar esta tendencia de crecimiento en los volúmenes de fusiones y adquisiciones. Según el informe de Intralinks, el financiamiento barato, la salida de fondos de capital de muchas inversiones hechas durante los años anteriores, la recuperación económica en varias de las economías desarrolladas, especialmente la de Estados Unidos, y las estrategias de crecimiento de las firmas compradoras constituyen la mezcla perfecta para esta clase de tendencias mundiales.

Intralinks cree que en lo que resta del año se seguirán dando noticias que llevarán a superar el récord histórico y donde aún faltan por ser anunciados nuevos negocios por al menos US$1,7 billones.

La consultora explicó que, de acuerdo con sus bases de datos, los sectores donde hay más probabilidades de que se sigan dando negocios son, en el caso de Estados Unidos, industria, consumo masivo, salud y alta tecnología.

Las fusiones y adquisiciones son mecanismos de crecimiento y consolidación empresarial. Sin embargo, su uso estratégico depende del tipo de vehículo mediante el cual se realice y los objetivos propuestos por los accionistas.

Una fusión como la de Monsanto y Syngenta, o como la de Heinz y Kraft Foods, tienen completo sentido en los esfuerzos por aumentar participación en mercados y generar sinergias y economías de escala en la operación. Estos dos ejemplos muestran una forma tradicional de consolidación, como la que ya ha ocurrido en sectores como el aeronáutico o el cervecero.

Sin embargo, generan enormes dudas entre las autoridades de los países y, sobre todo, efectos en las economías locales. Es posible que con esta clase de negocios se generen posiciones de dominio que tienen que ser analizadas detalladamente analizadas por los responsables de competencia en cada país donde la fusión tenga incidencia. Por ejemplo, eso es lo que está pasando en este momento con el negocio entre Monsanto y Syngenta, pues las autoridades brasileras pusieron condiciones al proceso de fusión que podrían afectar las cuentas de ambas compañías.

El otro impacto negativo se refiere a las decisiones de recorte que se desprenden de estos procesos de fusión. Así, la movida entre Heinz y Kraft significará un recorte de 5% en las nóminas de trabajadores. Esos anuncios representan golpes a los mercados laborales locales.

Hay otros casos de adquisiciones que generan sorpresa. Así ocurrió con Warren Buffet, quien hizo la mayor apuesta de su vida por la compañía de manufactura de partes para aeronaves Precision Castparts. Al inversionista le tocó reconocer que hasta hace un par de años no conocía a profundidad el negocio en el que se metía, pero defendió su movida señalando que las principales compañías de fabricación de aviones dependen de Castparts para poder ofrecer sus aeronaves. Claramente, en el caso de Buffet, su decisión se explica por lo que considera una oportunidad de incursionar en un negocio nuevo dentro de su portafolio y al que le ve enormes posibilidades de crecimiento.

Más allá de la actual tendencia de fusiones y adquisiciones, es claro que el planeta está viviendo un momento de consolidación empresarial en muchos sectores y que eso significa que las movidas cerrarán 2015 como su mejor año. ¿Cómo impactará esto a los competidores de estas compañías consolidadas, a los trabajadores y a los consumidores? Esa es una pregunta que todavía no tiene respuesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?