| 2012/10/24 18:00

Furiosos, pero millonarios

Crucificado. Así quedó el primer ministro británico David Cameron en las primeras planas de los diarios de su país el verano pasado, cuando fue duramente criticado por su confesa adicción a un juego que causa sensación en el mundo: Angry Birds.


Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.