| 8/3/2017 12:01:00 AM

El fundador de Capachos se reinventa en el negocio del pan en Villavicencio

El fundador y creador de la reconocida discoteca Los Capachos, en Villavicencio, se reinventa como empresario. Ahora le apuesta a la competida industria del pan procesado. Ya tiene 200 empleados y una planta de última tecnología. Esta es su historia.

Meta y buena parte de los Llanos Orientales necesitan tomar nota de lo que está haciendo Mauricio López, creador de Los Capachos y propietario de la cadena de panaderías Veracruz. Atrás quedaron los buenos años en que las empresas petroleras de la región pagaban de $3 millones a $5 millones por trabajar 10 días y descansar 20. En su momento, ese tipo de economía extractiva impulsó toda clase de negocios, incluidos los de entretenimiento, como Los Capachos, concurrida y afamada discoteca ubicada en Villavicencio en la vía a Acacías. Para que la economía en la región vuelva a tener vigor, la apuesta tendrá que ser industrial. “Capachos sigue siendo mi ‘hijo’ y seguirá siéndolo hasta que Dios diga lo contrario, no pienso vender o acabar el negocio. Pero ahora mis esfuerzos e inversiones están centrados en Veracruz, que incluye 11 locales en Villavicencio y una planta de procesamiento”, dice López, presidente de las dos empresas.

Es necesario ser un empresario muy versátil para mantener a flote dos negocios tan distintos. Si la economía va bien, las actividades relacionadas con el entretenimiento, como la rumba, crecen como la espuma, pero si empieza a escasear el dinero y el desempleo sube –como ha sucedido en los últimos tres años en esa región– la gente empieza a dejar al lado la parranda y dedica su dinero a lo esencial, como es el caso del pan.

Recomendado: El modelo "sin estratos" de la cadena Tostao‘ Café y Pan

No me veía en la puerta de una discoteca para siempre. Por eso le dije a mi papá, en 2006, que le quería comprar la tienda que él tenía en el centro de la ciudad. Se trataba de una marca que llevaba en el mercado más de 60 años. Él aceptó y empecé a invertirle dinero, tiempo y todas las ganas”, comenta.

No quería improvisar y por eso López emprendió varios viajes al exterior para conocer más del negocio en el que estaba entrando. Luego de participar en ferias de Europa, EE.UU., Brasil y Singapur, se dio de cuenta de que la nueva versión de Veracruz debía centrarse en tres segmentos: panadería, pastelería y café menú (bebida caliente con acompañamiento).

En poco más de 10 años, Veracruz ya es el punto de encuentro para cerrar un negocio, tomar un café o comprar el pan del desayuno en Villavicencio. Se trata de locales bien diseñados y construidos; además, los precios de los productos no son tan elevados como en otros sitios de estas características. “Desde 2006 he invertido todo lo que gano y todavía estoy endeudado. Hoy tenemos 11 locales, 6 camiones para repartir los productos y una planta de producción de 2.000 m²”, afirma.

En un recorrido que hizo Dinero por estas instalaciones, se observa maquinaria italiana de última generación, hornos industriales y a los dos hijos del empresario (de 12 y 14 años) ayudando en el empaque de las galletas. “Ahora están de vacaciones; es necesario que le echen una manito a la empresa”, afirma con orgullo. Además, este empresario no olvida que su vida laboral empezó a esa misma edad, solo que organizando minitecas con las jóvenes más bonitas de Villavicencio y cuando Capachos, también de propiedad de su padre, era solo un estadero y lavadero de carros. “Mi familia tiene raíces paisas, creo que eso influyó a la hora de tener éxito en los negocios y en inculcarle a mis hijos lo importante que significa ser buenas personas”, asegura.

Mientras el joven ejecutivo, que apenas sobrepasa los 40 años de edad, cuenta su historia y comparte con los reporteros algunos videos de famosos cantando a capella en Capachos, sus hijos se quitan el traje blanco y los protectores de la boca y la cabeza.

Las instalaciones de Veracruz están construidas justo al lado de la discoteca, en donde han estado desde modelos famosas, hasta vicepresidentes y el jet set llanero. “Tengo planeado duplicar la planta, porque las ventas están creciendo entre 20% y 25%. Veracruz se quedó tan pequeña que tuve que rechazar un contrato para proveer pan procesado a los supermercados D1”, dijo.

Contenido relacionado: Las compañías más innovadoras en el sector de alimentos

Esta emergente compañía es en la actualidad la proveedora del Programa de Alimentación Escolar para los departamentos de Meta, Casanare, Guaviare, Guainía y Vichada. Antes de esto, todos los contratistas del programa que operan en la zona compraban el pan en Bogotá, porque en Villavicencio no había industria de este tipo.

Ahora Veracruz pasó de tener 6 empleados a 200 y con planes de seguir creciendo. Sin embargo, ese cambio de operar una discoteca famosa y productiva a una industria ampliamente competida no ha sido ‘pan comido’. “Me costó mucho trabajo hacer inmersión en los temas financiero e industrial. No se imagina los dolores de cabeza con esa maquinaria, con la tecnología. Hay máquinas de origen nacional, chinas, de todo tipo. Las italianas son las mejores, pero son carísimas”, comentó.

Pero Mauricio López no para ahí. Ahora se prepara para competir ‘de tú a tú’ con grandes jugadores de la industria del pan. “Voy a entrar a competir con los empacados en las tiendas de barrio”, dice. Se refiere a una línea industrial de pan tajado, mogollas, calados y tostadas, en donde están marcas reconocidas como Bimbo y Comapan. Sabe que no es fácil y que se enfrentará con pesos pesados del sector.

López reconoce que no será fácil ‘morder’ parte de ese mercado tan competido. No obstante, tiene un as bajo la manga. Desde que inició sus correrías por medio mundo para conocer y aprender sobre el negocio del pan, se hizo amigo de varios cacaos, incluido uno de los fundadores de Bimbo.

También ha logrado relaciones muy cercanas con panaderos industrializados de Centroamérica y gente de Colombia, como Hornitos y Don Jacobo. “Hemos hecho amigos y hemos compartido experiencias estos años. Saco (experiencias) de todos lados un poquito y me le pego al que sabe”, dice.

La rumba

Por las tarimas de Los Capachos –que ha sido un referente de rumba en la región e, incluso, en Bogotá– han pasado varias de las más fulgurantes estrellas de la canción popular y urbana. Pero la mayoría llegaron a este bar y discoteca cuando eran casi unos desconocidos. Es el caso de John Onofre, estrella de la música llanera, que tocó las puertas del establecimiento cuando tenía 15 años. Así mismo, Silvestre Dangond también hizo sus primeras interpretaciones y parrandas allí. El mismo J Balvin (José Álvaro Osorio) pidió cantar allí hace años. Hoy cada presentación de este artista no baja de US$180.000, sin incluir el montaje de los equipos y un avión privado.

“Los Capachos empezó hace 23 años con cuatro mesas de plástico. Era feo. Le gente venía más por el cariño y la forma en que se le atendía”, afirma el empresario.

Ahora la capacidad del sitio es de 2.400 personas y en algunas fechas ‘no le cabe un tinto’. A propósito de esta popular bebida, en Capachos no se cobra por la comida, solo por el licor. Según López, hay fines de semana en los que se regalan de 5.000 a 6.000 empanadas y otros alimentos. “Miles de sancochos, bolsas de popcorn y tinto todo el que quiera, no se cobra por eso”, dice. Afirma que no lo cobra a sus clientes porque su abuelo y padre le enseñaron a ser buenos con la comida y, a la vez, agradecidos con las personas que vienen a visitarlos. Es más una manera de retribuir la confianza que han tenido en sus negocios y, al mismo tiempo, de fidelizar a más de un cliente.

López afirma que seguirá adelante con sus negocios en esta región del país, así la economía esté golpeada o el petróleo no jalone tanto a la ciudad. Es un hombre noble, pero con la coraza de caídas y triunfos de 20 años. Después de todo eso, cómo no va a ser todo ahora pan comido.

Lea también: Expofaro, la firma colombiana que produce Levi´s y GAP, se reinventa

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?