| 5/2/2014 7:00:00 AM

Los ‘otros’

A la banca le salió una competencia cada vez mayor: los fondos de empleados. Hoy hay más de 1.300 en el país que manejan depósitos por $3 billones. Éxito, Colsubsidio y Bancolombia, los grandes líderes.

Hace 60 años se legalizó en el país una de las figuras más usadas por los asalariados que, de manera informal, comenzaron a unirse para ahorrar. Hoy ese instrumento no financiero, pero supervisado por la Superintendencia de Economía Solidaria, maneja un nivel de cartera y depósitos que envidiarían muchos bancos.

En Colombia operan 1.322 fondos de empleados que a diciembre de 2013 tenían 1,07 millones de afiliados, cuyos depósitos sumaban $2,9 billones y contaban con un patrimonio de $1,8 billones. Los afiliados a los fondos no solo ahorran, también se endeudan, lo que hace que el sector maneje una cartera de $4,3 billones –a diciembre del año pasado–, cifra que supera la cartera de los bancos Bancamía, Finandina, Falabella y Pichincha, entre otros.

Su gran ventaja es que los créditos tienen un mínimo nivel de riesgo: se descuentan por nómina y los afiliados no pueden retirar sus aportes a menos que se retiren del fondo, cosa que molesta a muchos pero que en Analfe, el gremio de los fondos de empleados, explican que es justamente la esencia de esta figura, que busca la solidaridad y tener recursos permanentes para ayudar a los que requieren dinero rápido así como reinvertirlo en servicios para todos.

El fondo más grande del país por número de afiliados es Presente, de los empleados del Grupo Éxito, con 38.300 asociados; le sigue el de la caja de compensación Colsubsidio, con 12.700 y en el tercer lugar está Febancolombia, que tiene 11.720.

El liderazgo de Presente es entendible, dado que el Éxito es uno de los grandes empleadores del país; sin embargo, en los primeros lugares no están los fondos de otras compañías con grandes nóminas debido a que muchas de ellas tienen más de un fondo de empleados. Ese es el caso de Bancolombia, que tiene tres fondos, resultado de las fusiones que ha vivido el grupo, primero con el Banco Industrial Antioqueño y luego con Conavi.

Febancolombia no solo es el más grande sino también el más antiguo. Viene desde cuando se creó la entidad en Bogotá. Su gerente, Gabriel Montenegro, explica que no se sienten competidores del banco –que les presta directamente a sus empleados, en especial, para vivienda–, sino un complemento, ya que los requisitos son menores y los servicios son distintos. Por ejemplo, con los excedentes acaban de construir un jardín infantil para los afiliados cerca de la sede principal de Bogotá y uno de sus productos de crédito más fuerte es el educativo, que funciona similar a Icetex, pues se paga cuando el estudiante termina la carrera.

Si se analizan los fondos por el tamaño de su cartera, el primer lugar se lo lleva Promédico, un fondo de médicos con sede en Cali pero con presencia nacional y que hoy tiene 9.514 afiliados. Su cartera suma $184.405 millones, $10.000 millones más que la de Presente. Esto se explica, en parte, porque los afiliados de Promédico tienen ingresos más altos que el promedio de trabajadores del Grupo Éxito.

No obstante, en Analfe agregan que el ahorro en los fondos no se limita a las personas con los salarios más bajos, sino que a nivel directivo también son populares, pues estos al tener más capacidad de ahorro obtienen mayores rendimientos y pueden acceder a servicios como medicina prepagada con descuento.

Otro punto a favor de los fondos es que han desarrollado una amplia oferta de centros vacacionales, que permiten a los asociados contar con ventajas en materia de esparcimiento. El fondo del Éxito es además el único con tarjeta débito-crédito para sus afiliados, que la pueden usar en los supermercados del grupo o en sus propios cajeros automáticos.

Les respiran en la nuca

Pese a la oferta de los fondos las entidades financieras cada vez les compiten más de cerca. Los créditos de libranza, en especial para crédito hipotecario, están en pleno boom y la estrategia para ganar clientes son las tasas de interés. A marzo, la tasa hipotecaria promedio estaba en 11,8%, tasa que puede ser inferior si el descuento se hace por nómina y si la persona adquiere el portafolio del banco. Los fondos están en 7,52% en promedio, aunque el costo del crédito varía dependiendo del tamaño de cada fondo.

Por este motivo, es factible que una persona consiga crédito de vivienda más barato con un banco, aunque Miller García, presidente de Analfe, señala que esos casos son excepcionales y que, en general, ellos prestan más barato, pues “no tenemos costos ocultos y el valor de los seguros lo asumimos nosotros y no el deudor, como pasa en el banco”.

Y aunque en tasas de interés para consumo –que son la mayoría de los créditos que dan los fondos– la diferencia es bastante alta –15,60% frente a 21,9% de los bancos–, ahí el sector enfrenta una dura competencia, pues sus afiliados cada vez se endeudan más con tarjetas de crédito y con préstamos para vehículos, lo que les resta capacidad de ahorro.

A esa competencia García atribuye la decisión del Ministerio de Hacienda de publicar un proyecto de decreto con el que busca igualar a los fondos de empleados con los bancos. “El argumento es que, como captamos y damos crédito, deberíamos estar en el mismo nivel de supervisión, pero no captamos de cualquier persona, sino de nuestros afiliados, que son los mismos dueños y eso está claro en las normas que regulan la economía solidaria”, insiste García.

En el Ministerio de Hacienda explican que el proyecto se basa en la idea de dar un ambiente de mayor confianza para el sector y que no busca equiparar a los fondos de empleados con los bancos, pero sí consideran que son entidades que adelantan una actividad financiera. La idea es establecer disposiciones para que las entidades que manejan recursos de captación se inscriban ante las Cámaras de Comercio.

El proyecto aún está en etapa de comentarios y, mientras se define su futuro, los fondos seguirán creciendo gracias a la mayor formalización laboral y a la creación de empresas.

UNA RADIOGRAFÍA

Los fondos de empleados tienen mayor vigilancia dependiendo de su tamaño. En el primer nivel de supervisión hay 85 fondos que son los más grandes del país y tienen activos superiores a los $18.000 millones. En el top 10, después de Presente, Colsubisdio y Febancolombia, están Coomeva, Davivienda, Carrefour, Promédico, Colsántias, EPM y BBVA. En el segundo nivel de supervisión, con activos superiores a los $3.200 millones, hay 227 entidades (el más grande es el de Challenger) y en el tercer nivel están 1.010 fondos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?