Flores a la intemperie

| 4/9/2001 12:00:00 AM

Flores a la intemperie

La quiebra de USA Floral Products es un duro golpe para la floricultura colombiana.

Después de estar protegida desde 1997 bajo la carpa de USA Floral, la compañía estadounidense que lideró la comercialización de flores colombianas en Estados Unidos, una parte considerable de floricultores nacionales quedó a la intemperie.

Pese a todos los intentos para salvar la compañía, USA Floral Products no tuvo más alternativa que solicitar la protección de Chapter 11 ante la Corte de Quiebras de Delaware.



Con esto, la empresa puso fin a un ciclo que revolucionó la comercialización de las flores colombianas, al comprar en 1997 más de 30 comercializadoras de compatriotas en Miami y tomar el control de buena parte de nuestras exportaciones de tallos.



Pero lo más preocupante es que las consecuencias de la decisión para los floricultores nacionales son muy serias. No solo dejarán de recibir alrededor de US$60 millones que la compañía les debe por las flores que enviaron en enero y febrero, incluyendo el día San Valentín, sino que existe el riesgo de que se produzca lo que se conoce como "disruption in the marketplace", una interrupción en el proceso de comercialización. Con la solicitud de protección de Chapter 11, USA Floral busca ganar tiempo. De acuerdo con Michael Broomfield, CEO de la compañía, esta decisión le dará oxígeno para llevar a cabo la venta ordenada de la división internacional y de la mayoría de las unidades de negocio en Estados Unidos, de tal modo que se pueda maximizar el valor de estas empresas. Todas las ventas de las unidades de la compañía deberán ser aprobadas por la Corte de Quiebras.



Este proceso debe terminar el 3 de mayo, fecha en la cual se tiene pensado vender lo que quede de la compañía a algunos de sus empleados. Entretanto, todos los ingresos que se obtengan por la venta de flores serán para los acreedores. Nada se distribuirá entre los accionistas. La compañía debe a los bancos más de US$300 millones, no tiene activos y ya vendió toda la facturación.



La solicitud de Chapter 11 afecta la operación de USA Floral en Estados Unidos, y no a sus negocios internacionales (Florimex). De hecho, la compañía firmó un memorando de entendimiento para la venta de su división internacional Florimex con Deutsche Beteiligungs AG (DBAG), una firma inversionista privada.



Personas cercanas a Florimex dijeron a Dinero que la venta de la empresa, que superó los US$50 millones y que ayudará a sanear las deudas de USA Floral, se oficializará en los próximos días. La empresa holandesa o alemana que adquiriría la que era considerada la 'joya de la corona' de USA Floral, quedará con una fuerte posición de comercialización en Europa y América.



Flores negras



La acogida a 'bancarrota' es el final de un proceso que se inició el 30 de octubre del año pasado, cuando Michael Broomfield anunció un plan de reestructuración para empezar a sanear las deudas y salvar la compañía. Dentro de los acuerdos con los bancos acordó vender la división internacional, encargada de las operaciones de Europa, salir de la red de mayoristas de Norte América, vender una serie de propiedades en Miami, cerrar la sede principal de la compañía en Washington y concentrarse solo en la importación y distribución en Estados Unidos desde Miami. La mayoría de estos compromisos se hicieron y, con la posible venta de Florimex, el proceso quedó sellado. Por eso, una vez que salió de los mejores activos, la compañía decidió declararse en bancarrota.



El mayor daño de la quiebra está por el lado de su deuda con los proveedores, ya que a algunos esto podría sacarlos del mercado. Desde su creación en 1997, USA Floral comercializa casi el 35% de las flores colombianas, aunque en algunas empresas este porcentaje llega al 50%. Las ventas del día de San Valentín equivalen a las de dos meses y medio. La falta de estos ingresos dejará a muchos sin capital de trabajo para seguir operando. Los grandes perdedores son sobre todo los proveedores ocasionales, ya que a los proveedores permanentes la compañía les pagó hasta el 15 de enero y a algunos pocos incluso les pagó algo de febrero.



El otro gran daño viene por el lado de la comercialización. Aunque USA Floral sigue operando y los bancos la están financiando para que pueda pagar las flores por anticipado, la incertidumbre sobre el futuro de la compañía podría desembocar en una gran crisis en la comercialización de las flores.



De hecho, muchos floricultores ya están buscando quién les venda sus flores y también están apareciendo muchos vendedores o comercializadores para sacar ventaja de esta situación.



Frente a esta crisis, podría peligrar el espacio que las flores colombianas, en especial los bouquetes, han ganado en los grandes almacenes de Estados Unidos y que eran abastecidos directamente por USA Floral.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.