| 6/10/2005 12:00:00 AM

Falabella llega a Colombia

Esta multinacional chilena ingresa al competido mercado minorista nacional con su formato de 12.000 m2 y su sistema de tarjetas de crédito. En 2006, abriría la primera tienda en Bogotá.

Es un hecho. Falabella, la mayor cadena de tiendas por departamentos de Chile, llega a Colombia. La meta es abrir 7 almacenes en los próximos 4 años, 5 de los cuales estarán en Bogotá y los otros dos probablemente en Cali y Medellín. Por eso ya se están adelantando reuniones con inmobiliarias, entidades financieras y potenciales proveedores. "Todos ellos conocen nuestra intención de entrar a Colombia con nuestros negocios comercial y financiero. No se trata de rumores, sino de un proyecto en marcha", sostuvo una fuente de la compañía.

Pese a que la organización tiene otros formatos, como supermercado e hipermercado, solo va a ingresar con su tienda por departamentos, segmento en donde por ahora no se ve la pelea a muerte entre las grandes superficies. Sin embargo, por el tamaño de los locales, que oscilan entre 10.000 y 12.000 m2, y por la variedad de productos que ofrece en sus tiendas, Falabella considera que de una u otra manera compite contra todos. En el caso del Éxito y de Carrefour, por ejemplo, compite con el 10% de su mercadería.

Por tratarse de un formato de hasta tres pisos, no cabe la posibilidad de que Falabella compre locales para remodelar, sino que tendrá que construirlos directamente. La inversión en cada tienda se calcula en US$15 millones y se espera que el año entrante se inaugure la primera en Bogotá. No obstante, en Colombia no se descarta la posibilidad de que entre como ancla en algunos de los centros comerciales que se proyectan en Bogotá y en otras ciudades del país.

El primer piso de los almacenes Falabella, de unos 4.000 m2, está dedicado en su totalidad a la mujer, que considera su principal cliente. La puerta de entrada, por lo general, son perfumerías de unos 800 m2. Luego vienen ropa, accesorios, joyas, etc. El segundo nivel está destinado a los hombres, deportes y niños, mientras en el tercero están electrodomésticos, muebles, cristalería, etc.

Una de las fortalezas de Falabella es la venta de ropa, que representa el 60% del total de las ventas de la cadena, que el año pasado superaron en Chile los US$700 millones. Se destaca la habilidad que tienen para componer portafolios de moda con prendas nacionales e importadas. De hecho, Falabella tiene sus propias textileras que desarrollan colecciones, como Mavesa S.A. e Italmod S.A. y, a su vez, le aportan al negocio varias marcas propias.

Por eso, la llegada de Falabella no ha pasado inadvertida en el sector textil. Ramiro Arango, presidente de Didetexco, sostuvo que toda la industria se reacomoda cuando llega un competidor de esta talla. "Permanecemos alertas a todo lo que llegue. Eso nos hace mejorar, nos exige y quien gana con la competencia es el consumidor final", dijo. En cuanto al tema de las importaciones de ropa, Arango señaló que el mercado no puede ser ajeno a esta tendencia mundial, lo que obliga a competir con todo. Didetexco es la fabricante de las marcas propias que el Éxito comercializa en sus tiendas de Colombia y Venezuela. Las ventas de la textilera ascienden a $107.000 millones anuales.

En Chile, Falabella cuenta con la cadena de tiendas por departamentos con el mayor número de locales con una superficie de 235.000 m2 y con la mayor cobertura y diversificación geográfica. Posee 33, de las cuales 13 están en Santiago. La compañía administra directamente las áreas comercial, financiera y operativa y es la propietaria de la mayor parte de los bienes inmuebles donde están ubicadas.

Para Juan Carlos Cardona, subdirector de Fenalco, Bogotá, la llegada de una multinacional latinoamericana de tiendas por departamentos como Falabella comprueba la madurez a la que está llegando el mercado colombiano, a la vez que es una muestra importante de confianza en el país. "En Colombia hay cadenas con ese formato, pero son muy tímidas. Falabella es un actor mucho más grande y fuerte que, sin duda, se convertirá en un competidor muy importante, pues cuenta con un portafolio amplio de productos en sus diferentes categorías, tiene resuelto el problema de pago con sus tarjetas de crédito y se ajusta mucho a la realidad latinoamericana. Así lo vemos en Fenalco", sostiene,



Las tarjetas de crédito

Otra de las grandes unidades de negocios que Falabella introducirá al país es su tarjeta de crédito CMR, que viene amarrada al desarrollo de sus respectivos negocios. En este momento es el principal emisor de Chile, con tres millones de usuarios. Analistas de ese país consideran que el adecuado control del riesgo de la cartera y la continua fidelización de clientes le permiten a Falabella ofrecer bajos intereses. También destacan las alianzas estratégicas con empresas líderes de diversos sectores, lo que dinamizó su tarjeta, y entre las cuales figuran Copec, Farmacias Ahumada, HomeStore, Sodimac, McDonald's, Telefonía Móvil, Integramédica, Blockbuster y SkyTV.

El hecho de que en Colombia solo circulen 1,6 millones de tarjetas de crédito, cuando hay 44 millones de habitantes (Chile tiene 15 millones), es considerado por Falabella como una gran oportunidad para incursionar en el segmento del retail financiero en el país.

Los lazos de Falabella con Colombia se estrecharon en julio de 2003, cuando se fusionó con Sodimac S.A., compañía chilena que conformó con el Grupo Corona de Colombia la cadena de almacenes HomeCenter, que este año invertirá en el país $120.000 millones en la apertura de nuevos almacenes. Tras la fusión, medios como el Diario Financiero de Chile señalan a Falabella como el líder indiscutido en la industria de materiales de construcción y mejoramiento del hogar en su país, donde cuenta con 54 locales (sumados los de Sodimac con HomeStore), que reúnen un área de exhibición y ventas de más de 427.000 m2.



Los otros negocios

Para dimensionar el tamaño del nuevo competidor que llega a Colombia, hay que tener en cuenta que esta organización está controlada en un 88% por las influyentes familias chilenas Solari Falabella y Del Río. Esta última entró a formar parte de la sociedad tras la fusión con Sodimac S.A., de la cual eran propietarios. Ahora, Falabella concentra sus negocios en seis áreas primordiales: tiendas por departamentos, mejoramiento del hogar, supermercados, banco, retail financiero y sector inmobiliario.

En agosto pasado, Falabella ingresó en su país a un segmento en el que no había incursionado antes, el de los alimentos, tras adquirir en US$62,5 millones el 88% de la cadena de supermercados San Francisco, cuyas ventas anuales ascienden a US$160 millones. Su participación en el mercado de la capital es del 7,2% y en el nacional pellizca el 3,2%. Tras la nueva adquisición, la compañía inició un proyecto para integrar las operaciones logísticas de las tiendas por departamentos, los supermercados San Francisco y Sodimac.

Los servicios financieros constituyen otra de sus principales áreas. Además de su tarjeta de crédito CMR, la compañía cuenta con el respaldo del Banco Falabella, enfocado en la banca personal. A la combinación de los distintos canales de servicio -oficinas, internet y call center- se atribuye buena parte de su crecimiento, pues con 31 oficinas está presente en el 92% de las ciudades donde operan las tiendas Falabella. A octubre de 2004, tenía una rentabilidad sobre capital y reservas de 27,7%, muy por encima del promedio del mercado, 17,6%, y con una participación de 0,69% en colocaciones.

En 1990, Falabella ingresó al negocio de los centros comerciales, en sectores con alto potencial de crecimiento. Un año más tarde inauguró en Plaza Vespucio, el primer mall dirigido a los segmentos emergentes de la economía. Posteriormente abrió otros seis, en los que participa como inversionista y como almacén ancla.

Tiempo después amplió su portafolio de servicios con la creación de una agencia de seguros que ofrece seguros de vida, de salud, hipotecarios y para automóviles.

Y aprovechando su red de tiendas, Falabella desarrolló una cadena de agencias de viajes en Argentina, Perú y Chile, considerada como la de mayor cobertura en este último país.



La expansión

La internacionalización de Falabella comenzó en 1993, cuando abrió su primer almacén en Mendoza, Argentina. Luego se extendió a Rosario, Córdoba, San Juan y Buenos Aires, acumulando un área de ventas de 45.000 m2. En Argentina, tiene habilitadas 450.000 tarjetas de crédito. Allí también desarrolla sus negocios de agencias de viajes y de seguros.

En 1995, ingresó al mercado peruano tras la adquisición de Saga, una cadena que tenía dos tiendas en Lima. Hoy tiene en el vecino país 8 tiendas por departamentos. Además participa en el negocio de hipermercados con tres tiendas Tottus, de su propiedad, ubicadas en la capital. Entretanto, el número de tarjetas de crédito emitidas en Perú ya sobrepasó el millón.

Ahora el turno es para Colombia, a donde ya llegó por medio de la sociedad Sodimac-Corona. Pero ahora viene la parte más interesante que es el desarrollo de sus negocios directos como el comercial y el financiero, mediante la llegada de su tienda por departamentos y su tarjeta de crédito CMR.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?