| 10/15/2010 12:00:00 AM

Éxito y Falabella se miden en internet

Las millonarias inversiones de estas cadenas en sus portales web son un indicativo del crecimiento que tendrá el comercio electrónico en el país. Otras empresas estarían pensando en desarrollar este canal.

Internet está llamado a constituirse en el nuevo campo de batalla para las cadenas de almacenes en Colombia. Dos de los principales retailers del país decidieron lanzar -con diferencia de días- sus nuevos portales de comercio electrónico, en los cuales anunciaron inversiones millonarias. Almacenes Éxito invirtió $3.000 millones en el relanzamiento de su página, que estará funcionando a partir del 20 de octubre; mientras Falabella puso a prueba el 5 de octubre una nueva plataforma transaccional cuyo costo no reveló, pero en la que afirma que ha hecho inversiones de dos dígitos en millones de dólares.

Aunque el Éxito comercializará alimentos en su portal, la verdadera pelea se dará en las categorías de tecnología, electrodomésticos y enseres domésticos, que es donde ocurre el mayor valor de desembolso por tiquete de compra y las mayores tasas de consumo.

El comercio electrónico viene evolucionando en el país desde finales de los 90, pero esta es la primera vez en la que dos grandes minoristas están presentando su desarrollo al mismo tiempo, motivados por el incremento en la penetración de usuarios de internet, el aumento en los niveles de bancarización y el mayor poder adquisitivo de los colombianos.

Y, precisamente, el hecho de que dos grandes del comercio tradicional entren agresivamente a este canal, hace pensar que otros jugadores van a seguir su ejemplo y que el comercio electrónico va a crecer más rápidamente de lo que lo ha hecho en los últimos diez años. "En la medida en que más empresas ofrezcan productos en línea se generará más confianza entre los usuarios. Si las personas ven el comercio electrónico como algo cotidiano, perderán el miedo a realizar transacciones en la red", dice Alberto Pardo, presidente de la Cámara Colombiana del Comercio Electrónico.

La apuesta de Éxito y Falabella por desarrollar este canal digital viene acompañada por las buenas prácticas que estas corporaciones han realizado en otros mercados de la región y que se convierten en pieza clave en su lucha por consolidar sus negocios en línea. Mientras el grupo francés Casino -accionista de Éxito- tiene la mayor tienda en línea de Brasil (Extra.com.br), el sitio web de Falabella domina el mercado chileno de comercio electrónico.

La plataforma de Éxito está sustentada en una herramienta para toma de pedidos y pagos similar a la que utilizan varios de los sitios más importantes del mundo, como BestBuy.com o Amazon.com y su promesa de entrega es de tres horas para alimentos y entre 3 y 5 días para otros productos. "Invertimos más de $3.000 millones en adquirir una de las mejores plataformas para comercio electrónico, garantizar altos estándares en seguridad y mayor velocidad al realizar las compras", comenta Ricardo Henao, director de canales alternos del Grupo Éxito.

Por su parte, la seccional colombiana de Falabella es la primera en poner al servicio una nueva plataforma de comercio electrónico, resultado de un esfuerzo regional por posicionar este canal en todos los países. La cadena propone tiempos de entrega de entre 24 y 72 horas, con productos que llegarán a cerca del 80% del país.

Ambas se apoyarán inicialmente en las sinergias de sus almacenes en el mundo real para la logística de distribución.

Aunque ninguna se arriesga a revelar las cifras de ventas por este canal, las dos tienen grandes expectativas. "El objetivo de Éxito es multiplicar por diez las ventas actuales de este canal durante los próximos cinco años. En este momento, el sitio web recibe 405.000 usuarios mensuales y cuenta con 250.000 personas registradas para realizar compras", dice Henao.

Por su parte, Felipe Villa, gerente de la división de venta a distancia de Falabella, es categórico: "queremos ser los líderes en el comercio electrónico en Colombia y, de paso, impulsar su desarrollo en el país".

Colombia crece

El comercio electrónico está en un punto de inflexión que llega de la mano de ciertos cambios profundos en las condiciones económicas y culturales de los usuarios de internet. "Colombia comienza a tener un crecimiento pronunciado en su penetración de usuarios. Esa es la clave, más allá de las condiciones socioeconómicas", dice Ignacio Caride, gerente de MercadoLibre Colombia.

Un estudio elaborado por la franquicia de tarjetas de crédito Visa muestra que las ventas por internet llegaron a US$435 millones en Colombia el año pasado, lo que representa un crecimiento del 44% con respecto a 2008, cuando fueron de US$301,9 millones. "Este año creemos que estaremos cerca de los US$600 millones, sin contar transacciones bancarias", comenta Pardo.

"Aunque no hay cifras oficiales, algunos estudios pronostican que el e-commerce va a generar cerca de US$2.000 millones para 2013, en Colombia. El país es un mercado que en Suramérica, después de Brasil y Chile, está llamado a ser uno de los líderes en esta actividad", dice Villa.

Alberto Pardo, de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, destaca que el mayor inconveniente que tiene el comercio electrónico radica en la baja oferta local de productos que encuentran los usuarios colombianos, quienes terminan adquiriendo productos y servicios en tiendas extranjeras, como Amazon.com.

En la actualidad, el país ocupa el tercer lugar en penetración de usuarios a internet en Surámerica, por detrás de Brasil y Argentina. Según un informe del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC), Colombia registra más de ocho millones de usuarios residenciales, quienes se conectan a la red únicamente desde sus hogares. Estos serían el principal público objetivo de los nuevos servicios de comercio electrónico.

Para Ricardo Henao, del Grupo Éxito, otra clave para el desarrollo de la actividad está en el proceso de bancarización que vive el país y en la llegada de formas de pago más cercanas a los usuarios. En la actualidad, los sitios web realizan débitos automáticos de sus cuentas de ahorro, aceptan tarjetas de crédito y reciben cheques o dinero en efectivo, en modalidad contra-entrega. Éxito y Falabella, además, tienen tarjetas de crédito propias que aprovecharán con promociones especiales en sus respectivos sitios web.

Los servicios electrónicos de pagos no solo han ayudado a reducir las colas en instituciones bancarias sino han acercado internet a la vida cotidiana de los usuarios. La Superintendencia Financiera estima que los colombianos realizaron transacciones en línea que llegaron a $569,4 billones durante los seis primeros meses del año.

Un canal con muchos retos

Hasta ahora, el comercio electrónico en Colombia ha sido dominado por productos puntuales, como tiquetes aéreos o boletería para espectáculos, por ejemplo. A estos se unen sitios de subastas electrónicas y de comparación de precios en línea -como MercadoLibre y Buscapé- que permiten a pequeños empresarios llegar hasta nuevos compradores sin realizar grandes inversiones en dinero.

"La reputación del vendedor es la clave. Cuando una persona compra en estos sistemas, dan un puntaje al trato y al cumplimiento del vendedor, con lo cual los nuevos usuarios saben si vale la pena invertir en esos productos", dice Pedro Munévar, pequeño empresario que utiliza MercadoLibre para impulsar su negocio.

Ahora, con la llegada de las grandes cadenas se espera que se dinamice esta actividad, en la medida en que los nuevos jugadores logren superar varios retos que comienzan con la logística detrás de la entrega de los productos. "Cualquier persona puede pagar US$100 y tener una tienda en línea. Sin embargo, para tener un sitio exitoso hay que contar con gente capacitada, que conozca el negocio y dispuesta a desarrollarlo correctamente", comenta Villa.

Los expertos concuerdan en apuntar que, a pesar del creciente nivel de bancarización, aún falta trabajar con clientes de estratos bajos, que no están en el sistema y que perciben que los bancos tienen tarifas altas. En la actualidad, solo hay cerca de siete millones de usuarios de tarjetas de crédito, el público objetivo de estos servicios.

Si bien es cierto que el comercio electrónico aún tiene una participación muy baja en Colombia, el impulso que comienzan a darle las empresas tradicionales es fundamental para crear confianza en una herramienta que solo ahora comienzan a descubrir miles de personas. Así mismo, abre el abanico de posibilidades para que los usuarios decidan la forma más conveniente para obtener aquello que necesitan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?