| 8/20/2010 12:00:00 PM

Eternit, con paquete completo

Ante el déficit de Vivienda de Interés Social que tiene el país, Eternit desarrolló el concepto de 'vivienda celular', una oferta para que los constructores adquieran un kit de insumos para sus edificaciones. La empresa espera que represente el 20% de sus ventas totales.

El año pasado, Eternit, a través de una licitación pública que fue adjudicada por parte del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, la constructora HMM Soluciones Habitacionales, encontró la vía para comercializar en un solo paquete los diferentes productos de sus siete líneas de negocio.

Dicha convocatoria del Fondo Nacional de Calamidades invitó a participar en el diseño, construcción, montaje e instalación de 915 Viviendas de Interés Social (VIS), en varias regiones del país para "atender hogares afectados por situaciones de desastre, calamidad pública o emergencia, acaecidas en los años 2008 y 2009".

Como la licitación exigía que se presentara una solución de viviendas industrializadas, el consorcio HMM estructuró su oferta basado en un concepto desarrollado por Eternit, denominado 'vivienda celular', que en la VIS parece tener su campo de aplicación ideal, además de generar expectativas de rentabilidad a mediano plazo para esta compañía dedicada a la producción de cerámica y otros minerales no metálicos.

El arquitecto Álvaro Enrique Torres, jefe de desarrollo de proyectos de Eternit, explica que este sistema suministra un kit de productos necesarios para construir una vivienda: paredes, techos, fijaciones, pegantes, pinturas, tanques de almacenamiento de agua, macillas, paneles, cubierta y materiales de ensamble, entre otros, para que a partir de estos las empresas constructoras ensamblen sus soluciones de vivienda. Sin embargo, el funcionario dice que no se debe limitar solo a proyectos habitacionales, porque también facilita la edificación de colegios y puestos de salud, tal y como son requeridos en las zonas rurales del país.

"La vivienda celular es un paquete industrial de apoyo a los constructores. Eternit genera la técnica del sistema y el constructor pone las carpinterías metálicas, las estructuras de cubierta, las instalaciones hidráulicas, eléctricas y los acabados y enchapes", explica Torres.

Por esta primera adjudicación la constructora HMM recibió cerca de $15.000 millones, de los cuales, $7.000 millones fueron a parar a la caja de Eternit. "Esa es una buena señal de la rentabilidad que nos ofrece el poder entregar en paquete completo toda nuestra producción. Nosotros suministramos el 33% de los insumos que se requieren para una vivienda, pero a cambio recibimos casi el 50% del valor total", agrega el arquitecto.

De la mano de la VIS

Según las cifras que maneja la nueva ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Beatriz Uribe, en el país hay un déficit cuantitativo de viviendas de 1,3 millones de unidades, de las cuales se estima que el 35% son de interés social, cifra que, en concepto de Jairo Calderón, presidente de Eternit, representa una buena oportunidad para esta nueva línea de negocio.

El directivo analiza que hay saturación de construcción en los estratos cinco y seis, mientras que la VIS y los estratos menores mantienen una dependencia de las ayudas del Gobierno. "El nuevo gobierno debe agilizar los trámites para construir, los cuales son dispendiosos, costosos y dilatados. Hay que vencer la carencia de tierra habilitada para la construcción de viviendas de interés social y el alto costo de instalación de los servicios públicos. Con mayor agilidad en estos mecanismos, Eternit podrá encontrar un entorno ideal para la vivienda celular".

Con esta y otras estrategias comerciales, esta empresa de origen mexicano, asentada en Colombia desde 1942, espera que sus ingresos mejoren este año en 12%. En el primer semestre, Eternit tuvo ventas por $42.149 millones, $6.148 millones más que en el primer semestre de 2009. Por su parte, a junio, los activos de la compañía ascendieron a $104.744 millones, 15,6% más que en los primeros seis meses del año pasado.

En el país, esta empresa tiene siete líneas de negocio: cubiertas y fibrocemento, sistemas de construcción en seco, tanques plásticos, pinturas colorcel, cubiertas traslúcidas, cielos rasos y viviendas, producción que, según el jefe de desarrollo de proyectos de Eternit, representa "el cúlmen para la vivienda celular". "Durante años hemos desarrollado un alto potencial en los materiales que producimos y manejamos. Ahora podemos empaquetarlos de forma industrializada y dar respuesta a la necesidad de VIS que tiene el país", apunta el arquitecto Torres. A mediano plazo, la empresa espera que la vivienda celular represente 20% de sus ventas totales.

Aunque este tipo de vivienda es un proyecto único, desarrollado por Eternit, es considerada como prefabricada. Sin embargo, según la compañía, ofrece ventajas competitivas frente a las tradicionales de este tipo: no se requiere traslado de maquinaria pesada para ser ensamblada; una casa se levanta en 15 días frente a los 40 que tarda una construida de manera tradicional. Hay control y minimización de desperdicios y se generan empleos, porque la mano de obra no especializada que se requiere es contratada y capacitada en cada zona donde se edifica.

En la actualidad, el proyecto de construcción inicial de 915 viviendas se inició con la construcción de las primeras 200; 100 ubicadas en Puerto Triunfo, Antioquia, y otras 100 en Campoalegre, Huila.

Ahora, según Eternit, el éxito comercial de la vivienda celular dependerá de una tarea de convencimiento a los constructores, de quienes se espera se vinculen a más licitaciones de VIS y adelanten iniciativas particulares en zonas rurales, donde esta solución puede expandirse rápidamente en beneficio de esas regiones en todo el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?