| 2/20/2009 12:00:00 AM

ETB: ¿aliarse o vender?

El alcalde Moreno tendrá que hacer un balance entre sus promesas de campaña y la necesidad de asegurar el futuro de ETB. Hay expectativa por el estudio de la banca de inversión.

En el próximo mes de marzo, Santander Investment Valores Colombia, la banca de inversión contratada en el segundo semestre del año pasado por la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB, deberá entregar su informe con la recomendación que definirá el futuro de la compañía distrital.

Desde finales de la década pasada se habla con insistencia de la necesidad que tiene la ETB de adelantar una venta o consolidar una alianza estratégica para enfrentar una competencia cada vez más agresiva y que pondría en riesgo su futuro, por los altos niveles de inversión que requerirá para defender y crecer su mercado.

La ETB está en los negocios de telefonía fija y larga distancia que, por la madurez, convergencia y el desarrollo de nuevas tecnologías tienen procesos de desaceleración, mientras que el de acceso a internet de banda ancha es el de mayor potencial hacia el futuro. Según Interbolsa, en un documento de finales del año pasado, la agresiva competencia ha hecho que ETB aumente sus expectativas de inversión, no solo para ganar participación sino para cuidar su mercado, el principal del país por nivel de ingresos y población. De acuerdo con esta firma corredora de bolsa, para 2007 los planes de inversión eran de cerca de $250.000 millones; sin embargo, ascendieron a $400.000 millones y se espera que para 2009 y 2010 los requerimientos de capital superen los $1,1 billones.

La coyuntura actual de la empresa le permite moverse, pero no es suficiente en el corto y mediano plazo. Para Interbolsa, la ETB tiene una alta generación de flujo de caja y márgenes operacionales y Ebitda bastante atractivos. En una muestra de siete compañías internacionales, demostró que la ETB posee márgenes más altos que otras compañías del mismo sector: su Ebitda supera en 12,18% el promedio y en 9,6% el margen operativo promedio.

Sin embargo, hay señales de alerta. Por un lado, al tercer trimestre del año pasado sus ingresos totales tuvieron un leve descenso, al pasar de $1,11 billones, en ese periodo de 2007, a $1,07 billones. Y, por otro, aunque su utilidad neta registra un incremento del 9,7%, la operacional tuvo una caída del 37% frente a septiembre de 2007.

Pero no es la única preocupación. En su campaña, el hoy alcalde Samuel Moreno prometió que el Distrito no perdería el control de la ETB. Y esta promesa podría quitarle libertad de acción a la hora de analizar qué será lo mejor para garantizar el futuro de la compañía. La buena situación financiera actual de ETB le daría un margen de maniobra para posponer una solución de fondo, pero si no toma hoy la mejor decisión estratégica para la compañía, tendrá que pagar los platos rotos de un aplazamiento.

"Lo peor que le puede pasar a la ETB es que no pase nada, circunstancia que se podría dar por las cifras actuales, llevando a un aplazamiento de la solución. Pero, sin duda, necesita de alguien que le transfiera conocimiento y tenga un bolsillo profundo. El esquema de vinculación es lo que estaría por discutirse: si es una compra, una capitalización o una alianza. La magia está en lograrlo y hacerlo compatible con las promesas del alcalde Samuel Moreno, que prometió no perder el control de la compañía", explica un banquero de inversión. El problema es que para un aliado estratégico no sería atractivo entrar en una posición minoritaria, por lo que la banca de inversión tendrá que aguzar su ingenio para hacer compatibles las promesas de Moreno con las necesidades de la ETB.

Inversiones poderosas

La competencia en el mercado de telecomunicaciones está que arde. Telmex afina sus plataformas después de la adquisición de seis empresas de televisión por cable, y Telefónica viene aumentando su presencia en el país, con agresivas propuestas comerciales de integración de productos y servicios bajo el modelo de triple play (telefonía, televisión e internet). Y, por otro, las compañías de celulares, Comcel, MoviStar y Tigo, luego de madurar el negocio de voz, van tras el de internet móvil. Competencia a la que se suma Une, de EPM, que adicionalmente ha manifestado su interés por contar con socio estratégico. Todo esto dentro de una guerra de precios en planes y tarifas.

Algunos analistas consideran que la competencia va a ser más fuerte en los meses por venir, pues Colombia se está convirtiendo para las empresas multinacionales en escenario de crecimiento, frente al comportamiento decreciente de otros mercados, y no van a bajar el pie del acelerador a la hora de invertir. De hecho, según cálculos de Planeación Nacional, las inversiones en telecomunicaciones para este año serán de $3,8 billones.

En el caso de la ETB, si bien su nivel de caja y de Ebitda podría estar entre $800.000 millones y $1 billón al año, debe atender no solo su crecimiento, en negocios claves como la expansión de internet inalámbrico y el desarrollo de productos de mayor valor agregado como IPTV (televisión por el protocolo de internet), sino las exigencias de reinversión de utilidades de la ciudad. Además, la ausencia de un socio estratégico o de un operador internacional aliado no le permite a la compañía aprovechar economías de escala y disponer de un mayor capital.

La dinámica del sector se orienta cada vez más hacia la oferta y convergencia de servicios empaquetados como telefonía fija, televisión y acceso a internet. Es decir, el operador ofrece toda la variedad de servicios que la red convergente hace posible.

Si bien la ETB ha logrado amarrar ofertas en internet y telefonía fija, gracias a su base de más de dos millones de clientes, tiene señales de alerta. Por una parte, las ventas de nuevas líneas pasaron de 178.000 en 2007, a 116.000 el año pasado. Y, por otra, su gran déficit está por el lado de la televisión. Aunque hace cinco años la ETB decidió entrar a este negocio y se contempló incluso la compra de la entonces TVCable, hoy su relación con ese mercado es una alianza comercial con DirecTV. Según cifras de la ETB, el 82% de sus usuarios con banda ancha, tienen un plan de televisión.

Ante esta realidad, la ETB, y también Emcali han manifestado su decisión de participar en el proceso licitatorio de la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, para otorgar licencias adicionales de televisión por suscripción. Y, por otro lado, está desarrollando su modelo de IPTV, que aún hoy se está estructurando en el mundo y sobre el que las empresas de telecomunicaciones tienen puestas gran parte de sus esperanzas.

Con esto queda en evidencia que, aparte de pequeñas inversiones en el centro del país, la historia de la ETB demuestra que no ha sido una gran compradora de mercado y compañías y ha preferido entrar casi de cero en los negocios. Así lo hizo con Colombia Móvil, hoy Tigo, en alianza con EPM, pero el manejo interno de la compañía y el desconocimiento del negocio celular, obligó a estas empresas a buscar un aliado, Millicom, que le ha dado un nuevo aire a la compañía.

El modelo y los oferentes

¿Hacia dónde puede moverse la propuesta de la banca de inversión? Ante la promesa del alcalde Samuel Moreno de no vender la empresa, ni perder el control, el modelo que podría darse es el de buscar un socio estratégico que pueda tener una participación menor, pero con el control y operación de la ETB. A diferencia de Telecom, cuya búsqueda de un aliado estratégico la puso en manos de Telefónica, el 12% de la propiedad de ETB es de socios minoritarios, entre los que se encuentran los fondos de pensiones y pequeños accionistas. Según un análisis de Interbolsa, la llegada de un socio estratégico le agregaría valor a la compañía. Para la tercera semana de febrero, la acción de la ETB se ubicó en cerca de $650. Según Interbolsa, con un aliado, el valor de la acción ascendería a $720, lo que valoraría la empresa en más de $3,8 billones; mientras que sin la alianza, sería de $558 y el valor se reduciría a $3,2 billones.

Un aliado estratégico trae condiciones y la más relevante es que busca quedarse con el control de la compañía. "Veo muy difícil un escenario donde un jugador del sector entre sin mayoría accionaria y sin control operativo. No entraría como socio estratégico sino como socio financiero y no sería interesante para ningún jugador del sector", explica un empresario del ramo. La segunda opción sería la venta de la compañía que, a juicio de los analistas, sería la menos viable porque se alejaría de los planteamientos del Alcalde.

A esta discusión se suma la coyuntura: ¿es el momento para hacer la operación? La situación pasa por la desaceleración de la economía en el mundo y la crisis de los mercados financieros. Sin embargo, si bien desde hace un par de años las compañías multinacionales están en una fase de crecimiento orgánico, nadie quisiera dejar pasar una oportunidad como la de convertirse en socio estratégico o propietario de ETB. "No solo por las posibilidades que presenta ETB, sino porque sería entregarle al competidor un activo valioso", agrega un empresario.

Sin duda, en la partida estarían tanto Telefónica como Telmex. Sin embargo, de darse la movida con cualquiera de ellas, el debate surgiría alrededor de una eventual posición dominante en el negocio de telecomunicaciones, lo que se convertiría en un una 'papa caliente' para las autoridades regulatorias.

Otros jugadores que podrían aterrizar son el conglomerado que se formó en Brasil el año pasado, conformado por Oi Participaçoes y Brasil Telecom, y se especula con la posibilidad de un jugador chino. Sin embargo, en este último caso, los empresarios ven a las empresas asiáticas más como proveedores de servicios que como operadores. El futuro de una de las joyas de la corona del Distrito está por definirse. Y el mercado y los accionistas están atentos a la suerte de la ETB.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?