| 7/9/2010 1:40:00 PM

Estudios que se pagan con trabajo

A través de un novedoso sistema, Lumni financia programas de educación superior que los beneficiarios pagan con un porcentaje del salario que reciban después de su grado.

La falta de apoyo económico y las condiciones que imponen las instituciones financieras se han convertido en dos de los principales motores de la deserción estudiantil en la mayoría de países en vías de desarrollo. Muchos estudiantes deciden dejar sus carreras universitarias ante la imposibilidad de costearlas o por la dificultad para acceder a un crédito educativo.

Ante este panorama surgió Lumni, un sistema de inversión en educación superior que financia estudiantes, sin exigirles aval, y les brinda un acompañamiento durante su carrera y en su inserción laboral. Cuando la persona termina sus estudios, paga un porcentaje de su salario durante un periodo determinado.

Creada hace ocho años por Felipe Vergara, ex consultor de McKinsey y MBA de la Universidad de Wharton, y Miguel Palacios, PhD en finanzas de la Universidad de Berkeley, la organización entrega recursos para pregrados y posgrados universitarios, a través de varios programas creados con capital privado (ver recuadro).

La selección de los estudiantes beneficiarios se realiza con base en estándares que garanticen que aprovecharán la inversión de forma adecuada. Hasta ahora, Lumni ha entregado recursos a cerca de 1.400 beneficiarios, de los cuales ya han completado sus pagos unos 300.

"Nuestros estudiantes deben conocer el potencial que tiene la educación superior para transformar sus vidas. Deben cumplir con ciertos requisitos académicos, como tener resultados en el Icfes superiores o iguales a 43 en promedio. Si ya están cursando una carrera deben tener un promedio mínimo de 3,5 y demostrar alto nivel de integridad y valores en su entrevista personal", comenta Vergara.

El proceso de selección de beneficiarios comienza desde el momento en que el interesado llena su aplicación, a través del sitio web de la organización (www.lumni.com.co). Aunque la solicitud toca diversos aspectos, desde lo familiar hasta lo económico, tiene un énfasis especial en las condiciones académicas del estudiante.

Después de evaluar las aplicaciones, los estudiantes que cumplen con los requisitos de cada programa presentan entrevistas personales en las cuales se indaga con mayor profundidad sobre sus sueños, aspiraciones y valores. Según Vergara, aunque se busca que el interesado haya tomado la decisión de carrera antes de hacer la solicitud, el equipo de Lumni puede orientarlo en la selección del programa o de la universidad, a partir de la información entregada.

Los estudiantes aprobados reciben una propuesta de patrocinio, en que se especifican las condiciones del porcentaje de su futuro salario y el número de meses que destinará para pagar sus estudios. "Una vez el estudiante aprueba la propuesta, firma un contrato de patrocinio y finaliza el proceso de selección", dice el experto.

Inversión y educación

Con sedes en Colombia, Chile, México y Estados Unidos, el trabajo de Lumni comienza con la búsqueda de inversionistas interesados en el desarrollo de capital humano. Estos se integran al sistema a través de un fondo de capital privado (Fondo Lumni), que promete retornos de entre 7% y 8% sobre el capital aportado, o como aportantes en responsabilidad social empresarial a los Programas Lumni, donde hacen donaciones a proyectos existentes.

En la actualidad, la organización cuenta con 120 inversionistas entre empresarios, ejecutivos, ex alumnos, fundaciones y bancos multilaterales de los países donde tienen operación. Entre las compañías colombianas que apoyan esta iniciativa están Bavaria, Alquería y Coltabaco.

"Nuestro principal interés es crear una plataforma para hacer responsabilidad social en todo el mundo y mostrar que es posible incentivar la educación y obtener retornos económicos y sociales", comenta Vergara. La organización recibió el apoyo del BID-Fomin que, a través de una donación de fortalecimiento institucional, entregó recursos por US$837.000.

Gracias a estos recursos, Lumni no solo selecciona a los beneficiarios de los préstamos educativos, sino que también realiza una labor de acompañamiento durante todo el proceso, en el cual buscan elevar el liderazgo y evitar la deserción de los beneficiarios. "Lumni ha trabajado de la mano de las áreas de responsabilidad social sostenible en diferentes empresas de Colombia. Cualquier compañía puede realizar un programa bajo nuestro sistema de patrocinio haciendo un pago de comisiones por administración mensuales por estudiante beneficiado", dice Vergara.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?