Dinero.com Revista Dinero

Según el Ministerio de Comercio, que encabeza Sergio Díaz -Granados, la producción nacional de llantas radiales para autobuses y camiones ha presentado daño asociado a las importaciones de China.

| 4/5/2013 8:00:00 AM

Están en los rines

La entrada masiva de llantas de origen chino a precio de ‘huevo’ tiene frenada la industria local. En riesgo, la seguridad de los consumidores.

Un singular problema anda rodando por estos días en las carreteras del país. Tras una minuciosa investigación, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo detectó en los últimos meses la masiva y consistente importación de llantas para camión a precios incluso por debajo del costo de producción (dumping).

Buena parte de estas llantas provienen de China y no cumplen con los estándares de calidad, situación que pone en peligro a los usuarios.

“Los resultados preliminares muestran que la rama de producción nacional de llantas radiales para autobuses o camiones ha presentado daño importante en indicadores económicos y financieros, los cuales han sido asociados al comportamiento de las importaciones originarias de la República Popular China a precios de dumping”, advierte el Ministerio en una respuesta enviada a Dinero.

Las llantas chinas que fueron objeto de investigación ingresaron entre 2009 y 2012 a un precio de US$3,19 por kilo, mientras las originarias de los demás países proveedores internacionales llegaron a US$4,07 el kilo.

El problema escaló a tal punto que los transportadores de carga que se fueron a paro hace unas semanas exigieron en la mesa de negociaciones con el Ministerio de Transporte que se les permitiera usar ese tipo de llantas debido a que su menor precio les representa un alivio en momentos en que otros insumos, como el combustible y peajes, andan por las nubes.

La diferencia de precios es abismal. Carlos Araújo, gerente general de Bridgestone Colombia, explica que mientras una llanta importada de baja calidad puede costar $600.000, ellos ofrecen el mismo neumático a $1,2 millones. Así las cosas, un propietario de tractomula (con 16 llantas) invertiría en un distribuidor de marca $19,2 millones frente a los $9,6 millones en el mercado del ‘gangazo’, una diferencia nada despreciable de casi $10 millones.

Pero, casi siempre lo barato sale caro. El departamento de investigación de Cesvi Colombia, único laboratorio de pruebas de choque y seguridad en vehículos del país, explicó a Dinero que buena parte de los neumáticos que ingresan al país bajo la modalidad de dumping no tienen el sello que otorga el Department of Transportation de los Estados Unidos –DOT– y que esto pone en alto riesgo a conductores y transeúntes.

“Los cauchos de baja calidad que no tienen el agarre o la resistencia adecuada aumentan las posibilidades de trompo o volcamiento, sobretodo en esta época de invierno. Con las llantas no se juega porque es el único contacto que tiene el vehículo con la superficie”, explica Cesvi.

Las llantas de baja calidad tienen dos cinturones internos de seguridad, mientras las óptimas tienen cinco. Esta deficiencia se hace más evidente en una topografía como la colombiana, donde las exigencias son superiores.

El mercado local ya parece sentir en carne propia esta invasión oriental. Carlos Isaza, gerente nacional de llantas de Chaneme Comercial S.A., dijo que hay una clara sobreoferta de este tipo de artículos, derivada de la importación masiva a precios irrisorios. Según cifras de Legiscomex y suministradas por Chaneme, el año pasado entraron al país 1,6 millones de llantas radiales para camión, mientras que la producción nacional (Michelin y GoodYear) fue de tan solo 1,25 millones de unidades.

La industria reencauchadora del país también anda desinflada. La Asociación Nacional de Reencauchadores de Colombia (Anre) registró en los últimos dos años el ingreso de 262 marcas chinas de llantas, con un agravante y es que ni 10 de ellas se dejan reencauchar. Esto tiene graves efectos en el medio ambiente debido a que las llantas se vuelven desechables al no poder ser reutilizadas. En mercados como el brasileño o el europeo, todas las llantas se pueden reencauchar dos o tres veces, lo que genera millonarios ahorros para los transportadores.

Esta llegada masiva de marcas chinas tiene dos explicaciones directamente relacionadas entre sí. La primera es que, según Olga Lucía Lozano, exsocia de Research & Opportunities y experta en asuntos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), China es de lejos el principal país al que se le aplican medidas antidumping en el mundo y lo segundo es que la actual tasa de cambio en Colombia beneficia las importaciones masivas. Otro hecho a tener en cuenta es que –según Anre– China tiene unas 350 plantas conocidas de llantas y otras 350 de ‘garaje’, y todas ellas destinan su producción a los mercados internacionales, una presión difícil de manejar.

No se puede estigmatizar a toda la industria china de llantas, pero cuando compre uno de estos artículos, cerciórese de que cumpla con las mínimas exigencias de seguridad y diseño.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×