| 6/13/2014 3:26:00 PM

Oiga, mire, vea

Emcali cumple un año de haber vuelto al control de la administración de la capital del Valle, tras años de intervención por parte del Gobierno. Ya está tomando un nuevo aire y los planes son ambiciosos.

Los resultados financieros de Emcali –la empresa de servicios públicos de la capital del Valle del Cauca–fueron muy interesantes en 2013, pues superó la cifra de $1,5 billones en ingresos, con un incremento de casi 6%. Pero lo que realmente sorprendió fueron las utilidades netas y el Ebitda que crecieron 39,7% y 25%, respectivamente.

Con más de 2,1 millones de clientes, el panorama empieza a pintar mucho mejor para esta compañía –la única integrada en el país con los tres servicios: agua, energía y telecomunicaciones–que hace apenas una década parecía inviable y tenía su futuro en entredicho. Luego de un proceso que duró casi 13 años, en la que fue intervenida por el Gobierno, el próximo 3 de julio Emcali cumple un año de haber regresado a manos de la administración de la ciudad y avanza en un proceso de cambio y transformación que le permita además soportar a la ciudad, que se quiere posicionar como la capital de la Alianza del Pacífico, junto con Buenaventura.

Los resultados en las utilidades netas y el Ebitda se dieron gracias a los procesos de reducción de pérdidas de energía y agua y a una mayor productividad en la operación de la compañía. Precisamente el negocio de energía es el más importante con ingresos por $878.694 millones el año pasado y una proyección de $916.514 millones para este año. A su vez, en acueducto y alcantarillado las ventas alcanzaron los $436.932 millones en 2013 y la expectativa para 2014 es aumentar a $473.666 millones. En telecomunicaciones los ingresos, que el año pasado fueron de $185.115 millones, deben ascender a $252.451 millones.

Su objetivo de corto plazo es llevar sus ventas en 2017 a $1,85 billones y que el margen Ebitda –que en 2013 fue de 19%– alcance 28,5% también en 2017. Para lograrlo, la estrategia en el futuro se basa en un trípode: innovación, consolidación y alianzas.

Con la primera de sus bases, Emcali busca desarrollar innovación en productos y servicios, pero también en management, en procesos y procedimientos. El cálculo es que esta gran apuesta represente cerca de 30% de los ingresos, asegura su gerente, Óscar Pardo. Hoy Emcali es una de las diez empresas escogidas por Innpulsa –entidad del Gobierno en el apoyo a la innovación–, entre 85, para gestar innovación abierta.

Por el lado de la consolidación, la tarea es muy grande pues será la columna vertebral que servirá de soporte a las empresas de los países miembros de la Alianza del Pacífico que vean a Cali y Buenaventura como plataforma de expansión regional.

El Banco Mundial y la IFC escogieron a Cali como una de las 20 zonas más importantes de transformación en el mundo y se esperan recursos que podrían ascender a US$800 millones para apalancar, en toda la región, temas tan diversos como energías renovables, manejo de residuos, conectividad y aguas. “Como lo dijo el CEO de la IFC en Washington, sería la primera vez que invertirían en una empresa pública”, dice Pardo. Emcali arranca consolidando su plaza, Cali, pero también los diez municipios alrededor de esta capital. “Para luego seguir con el Valle y la Alianza del Pacífico. Estamos seguros de que una empresa que venga al Valle y vea nuestros servicios y plataformas nos va a decir que les prestemos ese servicio en su lugar de origen”, agrega.

Y, por último, están las alianzas. “Estamos haciendo –afirma– todo un esquema de expansión sustentado en atractivos modelos de asociaciones público-privadas”.

¿La plata de dónde saldrá? Por un lado, las alianzas permitirán apalancar recursos privados; pero por otro, también esperan, por ejemplo, que se cumpla la promesa del Gobierno de devolverles un billón de pesos en deuda, en renovación de infraestructura para aguas y alcantarillado.

En los otros negocios, Emcali también se está moviendo. En telecomunicaciones la estrategia es aprovechar la integración que hoy tiene la empresa para desarrollar redes de telefonía con las de energía, en un concepto de Smartgrid. Para hacerlo es clave el tema de las alianzas. “Estamos construyendo la alianza en este sector porque se necesita de alta tecnología y recursos. La idea es que en un año o año y medio el aliado de innovación que comulgue con una filosofía de ciudad inteligente estará con nosotros”, anuncia Pardo.

En el tema de energía, la idea es ir construyendo un portafolio de generación que le sirva de colchón para su servicio y tenga una capacidad mínima de 150 megas.

Para lograr estos planes, la empresa tendrá una transformación interna que tomará unos años, en la que se mejorará la estructura, el esquema de cargos y salarios y que significará un proceso de ajuste cultural. Ahora mismo se está definiendo un código de buen gobierno, de ética y relacionamiento entre Emcali y el municipio. Unas reglas claras que seguramente permitirán blindar la empresa hacia el futuro para que no se repitan los tiempos de los malos manejos y no tenga que retornar a las épocas de la intervención.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?