| 8/18/1998 12:00:00 AM

Espárragos: la última frontera

Los espárragos podrían ser un producto de exportación tan exitoso como las flores. Un proyecto de la Corporación Colombia Internacional cerca de Popayán muestra el camino.

La próxima vez que le digan que la agricultura en Colombia es un pésimo negocio y que no tiene posibilidades de competir internacionalmente puede responder con una sola palabra: "espárragos". Si además le dicen que el gobierno no sirve como promotor de inversiones porque no sabe hacer negocios, puede responder con tres: "Corporación Colombia Internacional".



La Corporación es un ente casi completamente estatal (90% de su capital es público, en tanto que el restante 10% pertenece a inversionistas privados), dedicado a desarrollar proyectos que den viabilidad al campo colombiano con productos competitivos en el ámbito internacional. Este no es un planteamiento de ciencia ficción, como lo demuestra un cultivo de 100 hectáreas de espárrago verde sembrado cerca de Popayán hace dos años por la Corporación, el cual está a punto de dar su primera cosecha. Es una prueba de que en materia de productos agrícolas, en Colombia es posible pensar en grande, con proyectos de avanzada que pueden ofrecer una muy buena rentabilidad. Los productos agrícolas exitosos no tienen por qué limitarse al banano y las flores.



El espárrago colombiano tiene un excelente potencial en Estados Unidos porque además de las buenas condiciones de clima, suelos, mano de obra y tierra baratas y cercanía al aeropuerto, ofrece óptima calidad y puede llegar al mercado durante todo el año.



En 1997 el mercado estadounidense compró 40,2 millones de toneladas de espárragos frescos, de los cuales 52,6% era procedente de México; 31,6% de Perú; y el resto provenía de Chile, Colombia y otros países.



El producto mexicano llega al mercado de Estados Unidos entre enero y abril, el peruano entre enero y febrero, el chileno de octubre a enero y el producto estadounidense es abundante entre mayo y julio. El colombiano podría estar durante todo el año, con lo cual se aprovechan todas las épocas de mejores precios. Si bien los precios fluctúan en condiciones normales entre US$18 y US$25 por caja, entre enero y abril de 1997 el espárrago de México se vendió entre US$30 y US$50 la caja de 5 kilos.



De las 700 hectáreas sembradas actualmente en Colombia, sobre todo en Antioquia, Caldas y Cauca, la mayor parte corresponde a espárrago verde y muy poco al blanco. Este último se consume más en Europa, mientras que el verde es preferido en Estados Unidos, país más exigente en cuanto a calidad y que ofrece los mejores precios.



Del papel a los hechos



A solicitud de la Corporación ­relata Juan José Perfetti, su director­, en 1993 un estudio de la Universidad de Los Andes identificó 20 productos agroalimentarios con potencial de exportación, entre los que se destaca el espárrago verde. Los estudios de factibilidad concluyeron que, dentro de los productos frescos, el espárrago tendría un excelente futuro en el mercado estadounidense por ser un artículo de alta elasticidad precio ingreso y tener una demanda insatisfecha en la mayor parte del año.



La Corporación creó la empresa Promoagro para volver realidad los pronósticos de los estudios. Para el caso concreto del espárrago, y aprovechando los beneficios de la Ley Páez, fundó en Popayán la sociedad Agrícola Palacé.



Esta compañía compró en 1996 cerca de Popayán una finca de 150 hectáreas y comenzó a adecuar 100 de ellas. En enero de 1997 llegaron de California 105 kilos de semilla UCL57F1, una de las mejores del mundo en la variedad de espárrago verde. En mayo de ese mismo año se iniciaron las siembras. Se estima que por hectárea hay 20.000 plantas, es decir, 2 millones en todo el terreno. Los estudios indican que por cada hectárea se requiere una inversión de $20 millones, es decir, en el total del cultivo se necesitan como mínimo $2.000 millones.



Durante los 18 meses que ha tomado su proceso de desarrollo se han mantenido todos los cuidados indispensables y se han cumplido todos los pronósticos, según Pedro Giraldo Aristizábal, uno de los ingenieros agrónomos que más sabe sobre espárragos en Colombia y que está al frente de la empresa.



La cosecha



Entre septiembre y octubre de 1998 se recogerá la primera cosecha de espárrago verde de Agrícola Palacé. Serán tallos tiernos de entre 20 y 28 días de edad, con una talla de 23 y 25 centímetros de largo. Para la segunda cosecha se dejará crecer la planta cuatro meses, luego se zoqueará y por 40 días se recogerán nuevamente los retoños de los mismos tamaños. Cada año se recogerán dos cosechas.



En el mercado internacional el espárrago tiene cinco tamaños: jumbo, extralargo, largo, estándar y pequeño. Cuanto más pequeño, es más apetecido.



Una vez se recolecte, la labor de maquila será realizada por la Compañía Agrícola de Espárragos S.A. (CAESA), la cual se encargará de lavarlo, desinfectarlo, seleccionarlo, cortarlo, empacarlo y mantenerlo en cuartos fríos hasta cuando se despache vía Miami a las grandes comercializadoras estadounidenses.



Uno de los mayores atractivos del negocio es que con el espárrago no se necesita salir a vender, pues representantes de las comercializadoras internacionales llegan hasta las fincas a comprarlo.



En el caso de Agrícola Palacé se recibieron las visitas y ofertas concretas de seis comercializadoras, que no sólo plantearon comprarlo sino también participar en la inversión, siempre y cuando se tuviera la seguridad del abastecimiento del producto.



Ya está definido que el espárrago salga con la marca Couture Allen International, una de las comercializadoras más grandes de Estados Unidos, que lo recibirá en cajas de 5 kilos y lo llevará directamente a las vitrinas refrigeradas de los supermercados estadounidenses.



En la etapa de producción plena, se espera que las 100 hectáreas produzcan cerca de 100.000 cajas cada año.



Después de la quinta cosecha el cultivo se estabiliza, cuenta Giraldo Aristizábal, y la planta puede llegar a tener una vida útil de 10 años. En Antioquia, algunas matas han producido hasta 17 años seguidos.



El objetivo de la Corporación Colombia es que, una vez el proyecto entre en una trayectoria de desarrollo, los inversionistas privados se interesen en la compañía y compren la parte del gobierno. Se espera que en siete u ocho años se inicie la privatización.



Para modernizar el campo, concluye Perfetti, no es posible seguir sembrando los mismos productos en las mismas condiciones. Con la apertura se constató que la agricultura debe modernizarse y que sólo es posible sobrevivir si se tienen productos con calidad y precios competitivos. Lo importante es abrir la mente y salirse de los agotados esquemas del pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?