Eslabón fundamental

| 11/29/2002 12:00:00 AM

Eslabón fundamental

Para tener éxito en la internacionalización de la economía, las empresas deben contar, entre otros factores, con financiación.

Una cadena se rompe por su eslabón más débil. Y en muchos sectores como el textil y las confecciones, la debilidad se origina en su pobre estructura financiera, en su falta de capital de trabajo o en sus altos niveles de endeudamiento. Por tanto, si hay un flujo de recursos de crédito adecuado para fortalecer la cadena, el sector encontraría el impulso que necesita.



Esto es todavía más importante con miras a los beneficios arancelarios del Acuerdo de Preferencias Andinas, ATPA, que Estados Unidos acaba de ampliar hasta 6.326 partidas procedentes de Colombia, y cuyos beneficiarios a corto plazo precisamente serían textiles y confecciones. Ante un eventual aumento de pedidos, las empresas del sector no podrían atenderlos a pesar de tener la capacidad instalada para hacerlo porque enfrentan serias dificultades financieras. Por un lado, las grandes empresas de textiles están en ley 550 o están altamente endeudadas y, por tanto, no son sujetos de crédito debido a su alto riesgo crediticio. Y, por otro lado, las empresas de confecciones son muy pequeñas, por lo cual por sus capacidades financieras y falta de garantías líquidas no son objeto del crédito bancario tradicional.



Para salvar estos obstáculos, el sector financiero está ideando, o mejor "recordando" al mercado, la existencia de mecanismos alternativos de financiación como el leasing y la fiducia. Es claro que ante el bajo crecimiento del crédito bancario tradicional el sector financiero se ha vuelto muy proactivo y está buscando intensamente nichos de empresas con altas expectativas de crecimiento para prestarles. Por esto, estratégicamente, los establecimientos de crédito y las fiduciarias les han prestado gran atención al tema del ATPA y al crédito para las pequeñas y medianas empresas, pyme.



Por ejemplo, para dar un "estartazo" inicial a empresas que estén en una cadena exportadora (exporten o sean proveedores directos de una empresa que lo haga) y puedan beneficiarse con el ATPA, Bancoldex abrió una línea de crédito para financiar capital de trabajo a un año por $100.000 millones a unas tasas preferenciales.



Además, su filial Fiducoldex, la Fiduciaria de Comercio Exterior, junto con otras instituciones como Fiducolombia, la Fiduciaria del Bancolombia, están fomentando la creación de patrimonios autónomos con los derechos económicos de los contratos que tenga una empresa en el marco del ATPA. De este modo, esta empresa que tiene pedidos de clientes en el exterior con excelente capacidad de pago puede acceder a recursos de crédito, pues estos entes jurídicos independientes podrían recibir recursos de crédito al no arrastrar la misma calificación de riesgo de crédito de la empresa que lo constituyó.



Otro programa ideado por Bancoldex, con un cupo inicial de $50.000 millones para facilitar un mayor acceso a crédito para las pyme exportadoras, es el convenio con el Fondo Nacional de Garantías para ampliar el respaldo de los avales hasta por el 70% del crédito, con una cobertura de hasta US$200.000 por empresa. Por último, el paquete de apoyo de Bancoldex también incluye, por intermedio de la Aseguradora de Crédito y Comercio Exterior, Segurexpo, el ofrecimiento de pólizas de cumplimiento y otros productos para facilitar la penetración en el mercado estadounidense.



Además de estas iniciativas de la banca estatal, la banca privada también ha estado muy activa en apoyar al sector empresarial. Son muchos los sectores de la economía que requerirán novedosos sistemas de financiamiento para poder exportar. El sector financiero es un eslabón que interviene en todas las cadenas productivas y, por eso, de su buen comportamiento y de la reactivación del crédito depende buena parte del éxito que tenga Colombia para insertarse en la economía mundial.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.