| 2/2/2017 12:00:00 AM

Los 4 clubes de fútbol colombiano que siguen en reorganización

Hoy cuatro equipos del fútbol profesional colombiano se encuentran en proceso de reorganización. Se trata del Once Caldas, Real Cartagena, Cúcuta Deportivo y América de Cali, todos monitoreados por la Superintendencia de Sociedades.

En medio de su buena racha deportiva, el América también muestra resultados positivos en lo económico. Uno de los primeros pasos fue su salida de la Lista Clinton en el año 2013, luego de lo cual se acogió a la Ley 1116, a la que ingresó con un pasivo reestructurable por un monto superior a los $13.000 millones. Gracias a su desempeño y a las capitalizaciones realizadas por sus socios, hoy su deuda reestructurable apenas alcanza los $256 millones.

A septiembre de 2016, el América tenía activos por $7.700 millones, pasivos de $5.372 millones y un patrimonio superior a $2.300 millones. El Once Caldas, por su parte, ingresó en 2014 a un término de 30 años y hoy se encuentra, según la Supersociedades, cumpliendo con lo pactado.

Lo invitamos a leer: Lo que gasta un hincha de fútbol en Bogotá

La información allegada por la empresa al ente de control a 30 de septiembre de 2016 indica que sus activos ascienden a $4.500 millones, los pasivos alcanzan $26.000 millones y tiene un patrimonio negativo de $21.000 millones; es decir, que si bien la sociedad está desarrollando bien su objeto social los gastos de administración y ventas absorben los ingresos y por lo tanto le generan pérdidas netas. Cúcuta Deportivo, por su parte, ha enfrentado audiencias de incumplimiento por gastos posacuerdo y por las obligaciones del acuerdo. A diciembre de 2015 el pasivo reestructurable de la organización sumaba $8.837 millones.

El Real Cartagena fue admitido en reorganización en junio de 2013 a un periodo de 10 años, con un pasivo reestructurable de $8.133 millones. De acuerdo con los datos reportados a la Supersociedades, sus activos a junio 30 de 2016 sumaban $12.600 millones y sus ganancias netas $1.429 millones. Diferente es la situación del Pereira, que no es una sociedad anónima, por lo que no se encuentra bajo la vigilancia de la Superintendencia de Sociedades. El equipo ha estado en varias oportunidades al borde de la liquidación; sin embargo, aún se mantiene a flote, a pesar de una decisión judicial que ordenó su liquidación.

Tal vez le podría interesar: Los magnates también invierten en equipos de fútbol

Una nueva reforma

Coldeportes y la Supersociedades trabajan con el objetivo de reformar nuevamente la ley del deporte para flexibilizar la conformación de sociedades deportivas. Según el Superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, el objetivo de la reforma es crear las Sociedades por Acciones Simplificadas Deportivas (SAS Deportivas), para facilitar los trámites y dar mayor transparencia a este tipo de organizaciones. La norma implicaría la obligatoriedad para que toda corporación deportiva se convirtiera a esta forma de sociedad, explicó Reyes.

La propuesta va a generar debate. Según el presidente de Acolfutpro, Carlos González Puche, la norma no resolvería el problema central del fútbol y del deporte en general, que es estimular la llegada de inversión a estas actividades y que haya más apertura accionaria en este tipo de sociedades.“El Estado no tiene capacidad de inversión en el deporte. Lo que hace falta es generar mecanismos como en Francia y los Estados Unidos para invertir en la actividad deportiva. El asunto es que llegue capital real al deporte. Lo de los beneficios de las SAS es una mala copia del sistema que se emplea en España”, explicó. Para él, el proyecto no termina de resolver el problema del fútbol que es haber mantenido empresas abiertas al público, que tengan salida para que se democraticen y coticen en bolsa.

También le podría interesar: El fútbol sigue siendo el rey de las ventas de televisores

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.