| 4/30/2015 5:00:00 AM

Destino USA

Después de la operación para quedarse con Aguas de Antofagasta, EPM no descarta la posibilidad de entrar al mercado de Estados Unidos.

Para 2022, EPM tiene como objetivo alcanzar ingresos por más de US$16.000 millones. Para lograrlo, avanza en una agresiva estrategia de adquisiciones que le permitan complementar y hacer más equilibrado su portafolio.

En la penúltima semana de abril anunció una de las adquisiciones individuales de mayor tamaño que ha hecho empresa alguna colombiana en el exterior: pagó más de US$960 millones por Aguas de Antofagasta en Chile, uno de los mercados estratégicos de la compañía. ¿Qué sigue? Dinero entrevistó a Juan Esteban Calle, gerente de EPM.

Después de Aguas de Antofagasta, ¿qué viene?

Generación y distribución de energía representan 85% de nuestros ingresos. Por eso nos gusta tanto el crecimiento que estamos teniendo en aguas, pues nos ayuda a balancear el portafolio de negocios, no solo por la presencia en Chile, sino porque contribuye a aumentar de una manera muy importante nuestra presencia en el negocio del agua.

¿Cómo queda el negocio de aguas?

Con esta operación el negocio de aguas crece aproximadamente un punto. Sigue siendo un negocio que no alcanza a representar 6% del total de los negocios del grupo.

Entonces, ¿vamos a ver mucha más actividad en términos de agua que de energía?

Hemos reconocido que, para balancear el portafolio, tenemos que crecer en transmisión de energía y en agua y saneamiento. Y en eso estamos. Pero igualmente vemos oportunidades en otros negocios.

¿Cuáles son sus mercados estratégicos?

Los territorios que hemos definido como mercados objetivo del grupo empresarial son México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Colombia y Chile –donde tenemos operación– y en donde no tenemos presencia y queremos estar son Costa Rica, Brasil y Perú.

¿Qué han visto en Brasil?

Informamos la semana pasada que habíamos llegado a un acuerdo preliminar para adquirir un paquete de una empresa de transmisión en Brasil. Pero es apenas un acuerdo preliminar y falta muchísimo. No obstante, nuestro interés de ingresar a Brasil está más vigente que nunca.

¿A pesar de la compleja situación?

Creemos muchísimo en el futuro de Brasil. Cuando las economías pasan por momentos complicados, presentan buenas oportunidades para entrar.

Y, ¿Estados Unidos?

El sur de Estados Unidos también lo consideramos un mercado estratégico. Con la presencia nuestra en México (tiene 80% de Ticsa, holding de plantas de tratamiento de aguas) llegará ese momento. Es más, a través de Ticsa hemos incursionado en un proyecto de tratamiento de aguas para industria en esa región. Hay oportunidades porque la infraestructura en algunas zonas de esa región de Estados Unidos está obsoleta.

¿Qué se puede esperar en lo que resta de este año?

Este año nos queda capacidad para contemplar otra adquisición importante, no necesariamente del tamaño de la que acabamos de hacer en Chile.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?