| 4/30/2009 12:00:00 AM

EPM se alista para salir de compras

Casi al cumplir un año al frente de EPM, Federico Restrepo, su gerente, tiene listo el plan de ruta para aprovechar las oportunidades que genera la crisis y expandir la compañía en el exterior.

Ante un grupo de inversionistas en Bogotá, a finales de abril, Federico Restrepo, gerente de Empresas Públicas de Medellín, EPM, dio la línea de lo que será el crecimiento de la compañía en los próximos años.

Ratificó la meta que tiene el grupo EPM -que incluye negocios de energía, agua y telecomunicaciones- de alcanzar, en 2015, ingresos por US$5.000 millones, de los cuales el 60% provendrá de Colombia y el 40% restante se originará en el exterior.

Para cumplir la meta prevista en seis años, los mercados internacionales se convierten en eje estratégico de su crecimiento, toda vez que las restricciones en regulación en Colombia no les permite crecer más allá del 25% en distribución de energía y 30% en generación, y hoy está muy cerca de esos límites. De hecho, en distribución acaba de comprar las electrificadoras de Santander y Norte de Santander por más de $500.000 millones y está a la espera de que terminen unos contratos con el mercado no regulado para poder ajustar el porcentaje a la regulación. En generación, por su parte, avanza en los proyectos de Porce III, Porce IV y Pescadero Ituango, en una empresa en conjunto con el Instituto de Desarrollo de Antioquia, Idea, entre otros.

El año pasado fue estelar para el grupo EPM, al facturar $6,3 billones, un 47% de crecimiento frente a 2007, que representa cerca de US$3.000 millones de ingresos, con utilidades que bordean los $1,3 billones.

Una de las críticas a EPM, cuyo dueño es el municipio de Medellín, ha sido la demora y falta de velocidad en sus decisiones a la hora de abordar negocios en el exterior, dada su estructura de empresa pública, pues trata de minimizar los riesgos de esas operaciones. De hecho, sus planes de internacionalización llevan años, pero solo tiene un proyecto: la construcción de la planta de generación de Bonyic, en Panamá, con una inversión superior a los US$100 millones y que entrará en operación en 2011.

Pero para Restrepo, hoy las oportunidades son mayores. "Hace apenas un año, se hablaba con dificultad de uno o dos proyectos en la región. En la actualidad las posibilidades son más altas", señala.

¿Por qué? El mercado de energía en América Latina ha sido atractivo en los últimos años para las empresas multinacionales que vieron en él un espacio para crecer y diversificarse. Pero muchos de estos procesos se dieron con altos niveles de endeudamiento y hoy varias de esas empresas están en proceso de repliegue hacia sus mercados naturales o concentrándose en focos estratégicos más definidos, como el caso de HydroQuebéc que salió de Chile.

"Muchas compañías internacionales del sector expandieron sus negocios con apalancamientos muy altos e hicieron parte del juego financiero que colapsó. Entonces, varias de ellas se están viendo obligadas a deshacerse de sus activos a costos de oportunidad", dice Restrepo.

En ese escenario, aunque no se conocen los nombres, sí se pueden establecer tamaños de los negocios tras los cuales está EPM. Esta empresa, en el caso de energía, bien en generación, transmisión o distribución, busca para 2015 convertirse en el jugador más importante de este sector en Latinoamérica, sin descartar tener presencia en Estados Unidos.

Para ello, EPM ya identificó los países y la dimensión de lo que está en juego en cada uno de ellos en energía. Brasil, México, Panamá, Perú y El Salvador son los más atractivos donde, en total, hay oportunidades por 221 empresas generadoras, con una capacidad de más de 115.000 megavatios; casi 140 empresas distribuidoras y 22 transmisoras de energía.

Otros mercados medianamente atractivos son Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Uruguay, Paraguay y el sur de Estados Unidos.

Por su parte, en aguas, donde su meta también es consolidarse como el jugador latinoamericano más importante, los países objetivo son México y Perú, en los que se viene desarrollando intensivos programas de tratamiento de aguas residuales. En este campo, EPM está adquiriendo experiencia con el montaje de la planta de tratamiento de aguas residuales de Bello, por más de US$580 millones, la cual entrará en operación en 2012. En México, por ejemplo, se están tramitando 142 proyectos de tratamiento de aguas.

Los proyectos de inversión de EPM en el exterior tienen dos características. Una, que la empresa no está cerrada a la participación de aliados estratégicos en los proyectos que se adelanten en el exterior, pero siempre bajo el control de EPM. "No somos inversionistas de portafolio", dice enfáticamente Restrepo. Y dos, que queda poco tiempo para cumplir la meta que se trazó la compañía para 2015, lo que la obliga a buscar plantas y desarrollos establecidos, y dejar de lado la estrategia de green field.

Los recursos? Para sus proyectos de corto plazo, como la planta de tratamiento de aguas y Porce III, entre otras, EPM ya alcanzó su financiación, en medio de una profunda crisis financiera mundial.

Ahora, el reto es empezar a buscar nuevos recursos de apalancamiento para su expansión. La junta directiva ya le autorizó, a la fecha, inversiones por $5 billones en los próximos cuatro años y, este año, es de $1,3 billones, casi 54% más que el año pasado. Tiene dentro del margen de maniobra autorizaciones de la Dirección de Crédito Público para emisión de bonos por $1 billón, en moneda local, y en extranjera de US$500 millones.

Luego de dos emisiones exitosas, EPM analiza su próxima decisión. "Estamos pensando en que sea en dólares. Lo que nos preocupa, si es en pesos, es que el gobierno nacional o un jugador muy grande salga con una emisión de bonos de gran tamaño en moneda colombiana que seque el mercado", dice Restrepo.

Por ahora, todos están pendientes de la movida de EPM, que la guíe hacia los mercados internacionales y le permita aprovechar la coyuntura y convertirse en el mediano plazo, junto con ISA -que ya es el transmisor de energía más grande de la región- y de la EEB -que está dando sus primeros pasos-, en modelos de internacionalización del negocio de energía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?