| 11/9/2007 12:00:00 AM

Enfocados en lo suyo

Los rumores de una posible venta de tres unidades de negocio de Procter & Gamble han generado una gran cantidad de teorías sobre los planes futuros de esta empresa. Focalizarse parecería ser una de sus metas más claras.

Si los rumores son ciertos, en algunos meses Procter & Gamble, P&G, anunciaría la venta de tres de sus negocios más conocidos. El trío estaría compuesto por el de papas Pringles, el de café Folgers y el de pilas Duracell. Hasta ahora la compañía norteamericana no ha confirmado ni desmentido los comentarios sobre esa posibilidad, pero el rumor ha servido para generar una serie de especulaciones y teorías sobre cuál es la estrategia que tiene en mente esta multinacional para el futuro cercano.

El comentario de la venta empezó a moverse después de que se publicaron los informes de ganancias del último trimestre de año fiscal 06 - 07, y del primer trimestre del presente año fiscal que se divulgó el 30 de octubre. Los reportes muestran que el desempeño de la empresa ha sido satisfactorio ya que las ganancias por acción para el primer trimestre aumentaron en un 16%, llegando a US$0,92 por acción.

Sin embargo, a la par con esos buenos resultados, como lo reportó el diario en internet, Manufacturing.net, el presidente mundial de P&G, Alan G. Lafley, envió una carta a sus accionistas, en la que comentaba que después de haber revisado su portafolio de empresas habían puesto como candidatas a desinversión, a todas aquellas que mostraran una tasa de crecimiento anual promedio inferior a 4% que querían para toda la corporación. "Tenemos mucho que hacer para fortalecer nuestra mezcla de negocios, y lo haremos", afirmó Lafley.

Además, como se comenta en una publicación de octubre en Bloomberg, la comida y las bebidas nunca han sido una unidad de negocio clave de P&G. Por eso la salida de Pringles parecería natural. En el caso del café Folgers, los costos de las materias primas y de energía han aumentado a tal punto que se espera un impacto en el margen bruto entre 75 y 100 puntos base para el año fiscal 2008, comenta Clayt Daley gerente financiero de P&G. "El precio del café tendrá un aumento entre el 4% y 8% desde este mes", añade. Finalmente, para Duracell, el problema es producto de una feroz competencia con Energizer y del aumento del precio del cobre que ha subido un 28% este año en la bolsa de metales de Londres.

Por otro lado, se comenta que la multinacional estadounidense estaría tentada a adoptar la tendencia mundial que se observa en las grandes compañías, consistente en focalizarse en las competencias en las que son fuertes. Un ejemplo drástico de este comportamiento es la venta que hiciera Dupont en 2003 de su unidad de negocios de textiles y fibras (DTI), a pesar de que era la unidad que más dinero facturaba en la compañía. La razón de la desinversión estuvo en que había dejado de tener márgenes de ganancias interesantes por la liberación en Estados Unidos de las cuotas de importación de textiles desde China.

Otro caso es el de Danone, que le vendió este año a Kraft su unidad productora de galletas por una suma de US$7.200 millones que dejó al comprador con una participación en el mercado mundial superior al 25%.

"Hay una tendencia, debida al cambio global y del entorno de los negocios, que ha convocado a que haya una especialización y una concentración en lo que se sabe hacer como negocio principal", dice Gustavo López, gerente de la unidad de servicios de consejería de transacción de la compañía Ernst & Young. "Al mirar los principales grupos económicos mundiales se ve esa migración. Se ha pasado de una gran cantidad de líneas de negocios, hacia la concentración de los negocios en la actividad principal", añade.

Si finalmente P&G, que se concentra en productos para cuidado oral, del cabello y aseo personal, decidiera vender, la utilidad sería jugosa. Se calcula que las tres unidades de negocio le reportarían US$13.500 millones: US$3.500 millones de Pringles, US$3.000 millones de Folgers y US$7.000 millones de Duracell. El dinero de esa eventual operación, comentan algunos analistas, se usaría para recomprar acciones de la compañía.

Los analistas del tema ya tienen compradores listos. Mencionan a Phillips y General Electric para Duracell, a Starbucks para comprar Folgers y visualizan al gigante de Pepsi, Frito Lay, para Pringles.

Cierto o no, lo que es un hecho es que si la decisión de escisión o venta se demora y el crecimiento de rentabilidad de la empresa afloja, no tardará en llegar la presión para desinvertir desde los mismos accionistas de P&G, que por ahora quizás deben estar muy divertidos y haciendo incluso algunas utilidades inesperadas, por cuenta de haberse convertido en comidilla de los chismosos del mercado.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?