| 3/6/2009 12:00:00 AM

En órbita

El Ministerio de Comunicaciones está empeñado en sacar adelante un proyecto que le permitiría al país contar con satélite propio.

La banca de inversión Incorbank presentará en los próximos días al Gobierno los resultados del análisis sobre la viabilidad económica y financiera de un proyecto de 'gran altura': un satélite de telecomunicaciones propio para Colombia.

Esta ha sido una iniciativa del Ministerio de Comunicaciones, que tomó fuerza el año pasado y que le significaría al país una inversión superior a los US$250 millones. Una vez presentados los resultados de la banca de inversión, el tema se analizará en el Confis, organismo encargado de dirigir la política fiscal, y en ese momento se decidirá si pasa a Conpes o a Consejo de Ministros.

¿Por qué el Gobierno está interesado? A pesar de la expansión y penetración de servicios de telecomunicaciones fijos y móviles en los últimos años, la geografía y distancia de regiones rurales y apartadas obliga a la utilización del servicio satelital. Según cálculos del Ministerio, el 70% de estas regiones son atendidas por este servicio, mientras que el 30% restante es cubierto con otras tecnologías, como redes fijas. Esta proporción podría ir cambiando en el tiempo y pasar a 60% satelital y 40% fija, de acuerdo con las últimas licitaciones de Compartel. Sin embargo, aún quedan miles de puntos que hay que conectar.

"Este año vamos a atender cerca de 25.000 puntos en Colombia, entre escuelas, centros de salud y hospitales que tenemos que conectar vía satélite con costos recurrentes para el país cercanos a los $300.000 millones anuales", explica el viceministro de Comunicaciones, Daniel Medina.

Esta situación se complica por dos factores: uno, que la expansión de la red móvil en los primeros años estará concentrada en mercados de capitales con más de 100.000 habitantes, y dos, que los precios por la utilización de la tecnología satelital se han incrementado en 67% en los últimos años, según el Ministerio. "Necesitamos tener una inversión propia donde los precios no sigan subiendo. La cifras iniciales nos reflejan ahorros por cerca de $100.000 millones al año, pero en unos días tendremos los números concretos", agrega el viceministro.

El caso de Colombia no es el único en la región. El año pasado, Venezuela lanzó el satélite Simón Bolívar, con una vida útil de 15 años y una inversión superior a US$240 millones. Varios países de América Latina analizan con interés esta opción. Por ejemplo, C-Com Satellite Systems de Canadá anunció que al finalizar este año tendrá al menos 50 clientes en la región, para atender diferentes sectores de la economía, según el portal Bnamericas.

"Si vamos a tener un satélite de telecomunicaciones, además de llevar telefonía, acceso a internet, telemedicina y teleducación a sitios remotos, es importante involucrar en el contrato capacitación para un gran equipo de colombianos que aprendan el diseño y operación del satélite y en el futuro tengamos la posibilidad de desarrollar mayor conocimiento", dice César Ocampo, profesor del departamento de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Texas.

Tras la apuesta estatal, algunos empresarios están a la expectativa. Para Jaime Alberto Peláez, presidente de Global Crossing en Colombia, si bien el satélite va a entrar a ser una solución muy valiosa, "lo será en la medida en que sea rentable. Un satélite tiene una vida útil de 15 años. Si en ese tiempo no somos capaces de sacarle la productividad que requiere el Estado, no será competitivo y tendremos un elefante blanco en el espacio que solo nos va a servir para efectos de defensa nacional", dice.

Otros consideran que la decisión del Gobierno no está de acuerdo con su estrategia en telecomunicaciones. "Sorprende que el Estado haya tomado decisiones como la de salir de Telecom y ahora busque prestar nuevamente servicios de telecomunicaciones, que representan altas inversiones", señaló un empresario a Dinero. El debate está abierto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?