En medio de la basura

| 9/14/2001 12:00:00 AM

En medio de la basura

Unas 2.000 empresas y cooperativas se dedican a recuperar cartones y papeles para su reciclaje por la industria papelera, que invierte en esto más de $80.000 millones anuales.

Rodrigo Ramírez ya no recorre como antes las calles de Bogotá de donde recogió el sustento diario para él y su familia durante más de 10 años. Su vida empezó a cambiar a mediados de 1997 cuando él, junto con otros 200 recicladores, asistió a una conferencia que les dio el Dancoop para incentivarlos a crear una cooperativa. Fue difícil ponerlos de acuerdo, pero al final la idea les quedó sonando a unos cuantos que hicieron el curso de capacitación y que finalmente crearon una cooperativa de trabajo asociado: Rescatar, con 18 socios. Poco a poco, ellos fueron descubriendo que estaban haciendo parte, sin saberlo, de un negocio que mueve más de $80.000 millones anuales. Esto paga la industria papelera nacional por las 355.000 toneladas de papeles y cartones que se recuperan de las basuras y que van a parar a sus molinos de reciclaje. Otra cifra importante que mueve esta industria es la venta de cajas de cartón: unos $400.000 millones al año, para cuya fabricación se utiliza en un 90% material reciclable.



Así que Ramírez y sus socios con sus carros de balineras eran apenas el comienzo de una cadena de intermediarios. Pero a lo largo de los últimos 10 años lograron escalar y formar parte de todo este engranaje. Y así como ellos, otras 2.000 empresas entre privadas, cooperativas y asociadas (grandes, medianas o pequeñas) también encontraron en la basura un importante generador de ingresos.



En Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, muchas empresas estructuraron esquemas organizados de recolección, compra, almacenamiento, separación y embalaje de material reciclable como archivos de oficina, periódicos, revistas, libros, cartones, cartulinas, retales, negativos, plásticos, acrílicos, chatarra, vidrios y retazos. Por eso, no es difícil encontrar pequeñas bodegas que les compran el material reciclable a los recuperadores de la calle y que a su vez se lo venden a intermediarios con mayor capacidad de bodegaje o a mayoristas que negocian directamente con los industriales.



Ramírez logró convertirse en uno de ellos. Ahora es el gerente de la Cooperativa de Ecoservicios Rescatar E.S.P., que cuenta en la actualidad con 340 trabajadores asociados, tres camiones, una tractomula y cinco bodegas donde se recolectan las 400 toneladas mensuales de materia prima que se recuperan de la basura de Bogotá. Sus principales clientes son Cartón de Colombia, Productos Familia, Papeles Nacionales, Peldar y la Siderúrgica de Boyacá, entre otros. Recuperar tiene vigentes varios convenios para hacer separación en la fuente y recolección selectiva en edificios de oficinas, centros comerciales, hoteles, clínicas, hospitales y el terminal de transporte de la ciudad. También dirige programas domiciliarios en Ciudad Salitre y comparte con la firma Corpoaseo Total, en una unión temporal, un contrato para la recolección del 40% de las basuras de Engativá, y los barrios Teusaquillo, Los Mártires y Ciudad Bolívar.



En días pasados, Recuperar también firmó un convenio por 10 años con Tetra Pak para recolectar, clasificar y comercializar las láminas que se obtienen con la compactación de los envases hechos con este producto. La firma Orión será la encargada de producir la lámina, que por ser tan resistente servirá para hacer muebles y pupitres para las escuelas y colegios públicos de la ciudad. La Red de Solidaridad de la Presidencia de la República aportará $88 millones para el desarrollo de este proyecto.



Otras empresas y cooperativas, como Recuperar de Medellín, también crecieron con el negocio. Para sorpresa de muchos, el 20 de octubre de 2000 el Instituto Colombiano de Normas Técnicas (Icontec) le otorgó la norma ISO 9002, con la que garantizó la calidad de la recolección de residuos sólidos, entre otros servicios. La decisión de aplicar a la ISO surgió de la necesidad de mejorar la competitividad ante el incremento de la competencia y ante la exigencia de los clientes que fueron desarrollando sus propios sistemas de calidad. A partir de entonces, Rescatar viene trabajando en el mejoramiento continuo de sus servicios lo que le ha permitido ganar una mayor fidelización de sus clientes, al mismo tiempo que ha lanzado nuevas estrategias de mercadeo y más unidades de negocios.



La historia de esta cooperativa se remonta a 1983, cuando la Alcaldía decidió cerrar el botadero de Moravia y dejó a 320 familias sin sustento.



Para reorganizar su actividad, ese mismo año, se creó la Cooperativa Recuperar, que implementó un programa de recolección de residuos en la fuente. Ahora tiene 1.400 trabajadores asociados, que el año pasado recuperaron más de 3.000 toneladas de papeles y cartones para la industria papelera.



La basura se empezó a volver negocio en Colombia en 1947, cuando Cartón de Colombia puso a funcionar el primer molino para la reutilización de la fibra de papel y cartón en nuevos productos. En 1953 inició operaciones con un segundo molino para la producción de papel kraft para sacos de papel. Posteriormente, entre 1954 y 1956, estableció las plantas de corrugado en Barranquilla, Medellín y Bogotá.



La industria comprendió que el reciclaje era la mejor manera de reducir los costos de operación, pues el papel reciclado solo requiere el 10% del agua y el 55% de la energía que se necesitan para obtener papel a partir de pasta virgen. Desde entonces, la actividad del reciclaje ha venido creciendo y cada vez se ha hecho más competida a raíz de la aparición de nuevos intermediarios. Las industrias, a su vez, han ampliado su capacidad de producción al adquirir nuevas tecnologías para la recuperación del papel y equipos más sofisticados para la fabricación de cartulinas, empaques plegables y cartones. Por eso, ahora este mercado se lo disputan varias compañías, entre las cuales figuran Productos Familia, Smurfit Cartón de Colombia, Papeles Nacionales S.A., Empaques Corrugados, Colpapel, Corrugados de Colombia, Papeles y Cartones S.A., Unibol y Empaques Corrugados S.A. En este momento, hay 13 molinos funcionando en el país: 5 en Cali, 4 en Bogotá, 2 en Medellín y otras 2 en Barranquilla.



Pero aún hace falta recuperar más papel y cartón para abastecer a la industria, pues las 355.000 toneladas que se reciclan anualmente no alcanzan. Por esta razón, las compañías se ven obligadas a importar residuos de otros países. El año pasado, estas importaciones ascendieron a 72.249 toneladas. Pero Ramírez y el resto de los empresarios del sector lo saben. Por eso, para aumentar la recolección y hacer más digno el trabajo de los recuperadores, están solicitando a los gobiernos municipales incluir la actividad del reciclaje como parte integral del servicio de aseo que se presta en las ciudades.



Para lograrlo, se requieren carros adecuados y normas que reglamenten la actividad y que obliguen a las habitantes a realizar la separación de las basuras en la fuente para hacer una recolección selectiva. El año pasado, la recuperación de papel para el reciclaje creció en un 16,5%, con respecto a 1999. Este año se espera que la tendencia se mantenga y no se descarta la aparición de nuevos jugadores en el difícil pero lucrativo --económica y ambientalmente-- negocio del reciclaje.







Los recuperadores

(15.000 en Bogotá)



La recuperación de materiales reciclables en Colombia aún se hace de forma incipiente. El 30% de esta materia prima se recolecta de manera marginal por recuperadores informales que recorren las calles a pie, en carros de balineras o en zorras.



Las bodegas



(2.000 en el país)



En ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, hay empresas asociativas, cooperativas y privadas que han consolidado esquemas organizados de recolección, compra, almacenamiento, separación y embalaje de material reciclable.



Rodrigo Ramírez pasó de las calles a gerenciar la Cooperativa Rescatar, que cuenta con 340 trabajadores asociados y 5 bodegas en diferentes barrios de Bogotá. *



La industria



(El reciclaje de papel y cartón mueve $80.000 millones al año).



Los fabricantes de papel y cartón son los que más se benefician del reciclaje. Colombia consume un millón de toneladas anuales, de las cuales recupera para la industria el 36%, unas 355.000 toneladas, que finalmente representan un mercado de $80.000 millones, anuales.











Los productos

Las empresas que más se benefician con el material reciclable son las que producen papeles, cartones, tejas, canastas de huevos y manzanas, papeles higiénicos, servilletas y cartulinas plegadizas para empaques. Otras industrias que también salen beneficiadas con los desechos son los fabricantes de botellas de vidrio y de utensilios de aluminio para la cocina.



Armando Montoya gerencia la cooperativa Recuperar, de Medellín, que el año pasado obtuvo la norma técnica ISO 9002 por parte del Icontec.John Freddy Beltrán, de Corpapeles, cambia material reciclable por productos de aseo en las diez bodegas que tiene la empresa en Bogotá.El papel reciclado solo requiere el 10% del agua y el 55% de la energía que se necesitan para obtener papel de pasta virgen.



En Colombia se está recuperando el 36% de la producción nacional, lo que obliga a la industria a importar material para reciclar
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.