| 7/1/1995 12:00:00 AM

En sus marcas

Los avances en materia de doctrina legal apuntan hacia una mejora sustancial en el sistema de registro de marcas en Colombia.

Durante un largo tiempo, la protección de las marcas en Colombia fue bastante precaria y sólo realizar el intento de efectuar el trámite del registro resultaba ser toda una proeza. La maraña de trámites inútiles, los altísimos niveles de corrupción y una de las peores desidias administrativas rodeaban el sistema de registro de marcas y patentes.

El anterior gobierno, consciente de la importancia que para un proceso de apertura económica tiene el contar con un adecuado sistema de protección a las marcas y patentes, impulsó una gran reforma administrativa y técnica dentro de la Superintendencia de Industria y Comercio, gracias a la cual hoy el país cuenta con un sistema de registro de marcas más ágil, sin corrupción y más seguro.

El esfuerzo se orientó a realizar una depuración en el personal, buscando mejorar la calidad técnica. En el área técnica se llevaron a cabo importantes avances en materia de sistematización del registro de marcas, y en lo relacionado con los trámites del registro los esfuerzos se dedicaron a actualizar la publicación de las solicitudes de marcas en la gaceta correspondiente, pues éste es un requisito indispensable para poder culminar el registro.

Por fortuna, el cambio de administración no fue un obstáculo para continuar avanzando en el mejoramiento del registro de marcas y patentes. Es notable el esfuerzo que el actual superintendente de Industria y Comercio, Marco Aurelio Zuluaga, está realizando para continuar con el fortalecimiento del registro de propiedad industrial.

Si bien es cierto que se lograron grandes avances, la situación actual muestra un total de 25.000 expedientes en los que se plantean asuntos pendientes de resolver en su totalidad. De los 450.000 expedientes que han sido revisados físicamente por la entidad, más de 200 se hallan extraviados. Dentro del primer grupo la gran mayoría de expedientes contienen oposiciones a los registros y si éstas no se resuelven, los registros nunca podrán realizarse.

Con el ánimo de superar los problemas que se están presentando, la Superintendencia ha iniciado un plan de contingencia, con el cual se busca salir del atraso en que se encuentran los 25.000 expedientes, en especial en lo relacionado con la resolución de las oposiciones.

Una de las principales acciones en que la Superintendencia está trabajando se orienta a implementar procesos de conciliación, como instrumento para resolver los conflictos que se generan con las oposiciones. Por medio de este mecanismo, la Superintendencia busca que se solucione un alto número de procesos, en especial aquellos que llevan una mayor cantidad de tiempo. Si se logra esta medida, muchas de las oposiciones a registros podrán solucionarse en el corto plazo y se estaría dando así el primer paso en la descongestión definitiva del registro marcario.

Desde otro ángulo, la Superintendencia está iniciando una agresiva política de divulgación de las tesis jurídicas que aplica en sus casos, con lo cual se busca darle a los usuarios de la entidad una guía clara y constante, para que sobre estas tesis jurídicas se muevan los abogados. Se trata en últimas de una sana política de derecho preventivo, con la cual si bien no se resuelven todos los litigios, por lo menos pueden evitarse algunos.

La tercera estrategia se dirige a realizar una apertura en información de marcas y patentes, pues de acuerdo con el superintendente, entre más exista información disponible a los usuarios de las marcas, se va a presentar una menor cantidad de solicitudes que sólo buscan registrar marcas ya existentes. Esta estrategia tiene la doble importancia de prevenir problemas como el doble registro y además, por fin, el registro de marcas será un verdadero registro público.

Si bien es cierto que hoy ya existe un mayor acceso a la información de la Superintendencia, también lo es la necesidad de ampliar mucho más los canales para que todos los usuarios puedan tener acceso al registro de marcas. La Superintendencia debe tener en cuenta el factor de costos en el acceso a la información, pues en la actualidad las altas tarifas impuestas por la Superintendencia para realizar las consultas pueden acabar con la idea de la apertura de información.

Por último y teniendo en cuenta que la mayor parte del atraso hace referencia a situaciones legales por resolver, la Superintendencia está acudiendo a la celebración de convenios con diferentes universidades,

para realizar unos operativos especiales para solucionar el atraso, con estudiantes de las facultades de derecho recién egresados y bajo la dirección de profesionales de la Superintendencia.

las reformas administrativas es necesario sumarle algunos avances legales que han fortalecido el sistema de protección a la propiedad industrial, y han permitido darle un duro golpe a quienes se dedicaban a registrar marcas con el único fin de negociar posteriormente el registro efectuado.

En este sentido, uno de los principales avances legales lo constituye el desarrollo de la tesis acerca de las llamadas "Marcas Notorias", la cual fue aceptada hace algún tiempo por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, y en reciente sentencia el Consejo de Estado la ratifica y desarrolla algunos de sus principales elementos.

En términos generales, toda marca que requiera estar protegida legalmente debe estar registrada en los diferentes países en donde vaya a ser utilizada. Sin embargo, el fenómeno de la internacionalización de la economía y la mayor cobertura de los sistemas de publicidad han generado un mayor conocimiento de algunas marcas en muchas partes el mundo. Este fenómeno ha llevado a desarrollar figuras como la marca notoria, según la cual una marca conocida y usada de manera evidente goza de protección legal, así no esté registrada en un país determinado.

De acuerdo con la determinación del Consejo de Estado, una marca puede ser considerada como notoria cuando un grupo de consumidores al cual va dirigido el producto, pertenecientes al lugar en donde se controvierte el registro de la marca, "tenga conocimiento de su existencia y dicho conocimiento se relacione, entre otros aspectos, con la calidad del mismo, su precio, su procedencia, publicidad, etc.."

La fuerza de los hechos ha obligado a reconocer el fenómeno de la marca notoria en los ordenamientos legales. En Colombia la norma básica que contempla este fenómeno está consagrada en el artículo 58 de la decisión 85 del Acuerdo de Cartagena, en la cual se determina que "las marcas que sean confundibles con otras notoriamente conocidas y registradas en el país o en el exterior...." no podrán ser objeto de registro.

A manera de ejemplo podemos citar el caso de la marca Benetton, sobre el cual se produjo la sentencia del Consejo de Estado. En este caso, un tercero intentó registrar la marca, sin ser el titular internacional, pero la Superintendencia de Industria y Comercio y el Consejo de Estado, aplicando el principio de la marca notoria, echaron para atrás la solicitud y protegieron los derechos del verdadero dueño internacional de la marca Benetton.

Los esfuerzos realizados por la Superintendencia de Industria y Comercio y los avances en materia de doctrina legal apuntan hacia una mejora sustancial en el sistema de registro de marcas en Colombia. Por fin, después de medio siglo de atraso ya se empieza a ver una luz en el camino de la adecuada protección a las marcas nacionales y extranjeras en el país.

DINERO presenta las marcas más conocidas, registradas en el país, nacionales y extranjeras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?