| 4/27/2006 12:00:00 AM

¿En la cresta de la ola?

Tras la entrada de Telefónica como socio estratégico de Telecom, los retos para EPM y ETB aumentaron y de lo que hagan con Ola depende -más que su futuro- la viabilidad actual de las empresas.

Quedaban 52 segundos para que los representantes de Cantv, de propiedad de Carlos Slim, depositaran su oferta en la urna. De repente, la puerta del salón se abrió y cuando todos los presentes esperaban un nuevo round en la puja por Telecom -quedaban 23 segundos-, el equipo venezolano siguió de largo y anunció que no iba más. Así, a las 10:40 de la mañana del 7 de abril pasado, Telefónica se convirtió en el nuevo accionista mayoritario de Telecom por alrededor de US$369 millones. La sonrisa de Sergio Regueros, presidente de Telefónica Móviles Colombia, dejó muy en claro la trascendencia del negocio que se acababa de cerrar en la Cámara de Comercio de Bogotá. Pero la alegría no fue generalizada; sobre todo porque César Alierta, presidente de Telefónica, anunció pocos días después que no compraría más empresas. Más allá de la posible amargura del perdedor, la venezolana Cantv, filial de la mexicana Telmex, el resultado de la puja -en opinión de varios analistas- puso en jaque a los competidores directos de Telecom, es decir, a EPM y ETB. ¿La razón? Acababan de perder su mejor y más probable aliado estratégico para Ola y al mismo tiempo, su competencia había ganado las sinergias de un operador celular mucho más grande que el suyo.

De ahí la importancia del proceso que comienza ahora para conseguirle un socio estratégico a Ola. Aunque la compañía atraviesa un buen momento y maneja un volumen de usuarios nada despreciable (2,3 millones), es mucho lo que está en juego y ahora, con las cartas sobre la mesa, el margen de maniobra para las estatales EPM y ETB tiende a reducirse. ¿Qué es lo más conveniente para Ola en este momento? La polémica está abierta. Aunque algunos opinan que EPM y ETB deben vender y salir definitivamente de la telefonía celular, es claro que sería su peor decisión estratégica. Perder la movilidad es impensable hoy. Por otro lado, la tesis de no buscar aliado y seguir igual contrasta con la realidad del negocio, pues competir ahora requiere inversiones demasiado elevadas para la capacidad actual de las empresas nacionales del sector, con respecto a la de los gigantes que le compiten. La discusión entonces es si darle o no la mayoría accionaria al nuevo socio y si es mejor conseguirlo ahora que después.

Panorama El mercado colombiano está en un momento crucial de su historia. "Con la renovada Telecom debe pasar algo similar a lo que ocurrió con la entrada de Telefónica (MoviStar) al mercado móvil. Esto es, una fuerte guerra de precios en segmentos como banda ancha y larga distancia, entre otros, para ganar penetración", asegura un analista. Las características actuales del mercado nacional hacen prever grandes y rápidos desarrollos, tendientes a compensar el tiempo perdido en el sector. Por un lado, porque la convergencia de servicios está a medio camino y hoy los operadores de telefonía fija y móvil, y de televisión por suscripción, no operan de manera conjunta, contrario a la tendencia tecnológica hacia la convergencia de redes y servicios. Y por otro, debido a la alta participación que aún conserva el capital público en las empresas nacionales de telecomunicaciones, lo cual les resta agilidad, así como poder inversor para desarrollar redes, servicios e implementar agresivas estrategias comerciales. Aunque lo de Telecom es el primer paso en esa dirección, aún falta más y el proceso debe implicar nuevas alianzas, compras y fusiones.

En ese escenario, lo más conveniente para Ola en este momento es buscarle mayor músculo financiero (¿y de paso a EPM y ETB?). "Estamos buscando un tercer socio estratégico que aporte en recursos y en tecnología. Esperamos que los socios actuales, con el apoyo de la administración, lo definan hacia julio. Queremos crecer. pero no a cualquier precio, sino contar con una masa importante de clientes rentables, consolidar la excelencia en el servicio, ofrecer servicios y productos diferenciados, aprovechando las posibilidades tecnológicas con nuestros accionistas, y culminar con éxito el ingreso a la Bolsa de Valores", dice León Darío Osorio, presidente de Colombia Móvil (Ola).

El momento es clave. A favor juegan las promisorias perspectivas, gran cantidad de abonados y amplia infraestructura que hoy tiene Ola y la actitud abierta de las cabezas de EPM y ETB hacia buscar capital privado y encontrar formas para trabajar de manera conjunta y coordinada entre ambos. "Estamos abiertos a cualquier propuesta, porque la pelea es peleando", afirma Rafael Orduz, presidente de ETB. En contra juega que ya no estará Telefónica en la puja -según ellos mismos lo anunciaron-, pues en opinión de varios analistas era el comprador más estratégico entre los posibles candidatos; y que las presiones políticas seguirán afectando, al menos por ahora, las decisiones empresariales de las compañías paisa y bogotana. ¿Valdrá más Ola después, y no ahora? Difícil preverlo. La puja será para que todo salga bien.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?