| 7/24/2014 3:20:00 PM

¡Tan calladitas!

Algunas empresas de ingeniería civil se están convirtiendo en los nuevos pesos pesados del sector. El bajo perfil, su fuerte y común denominador.

Son expertas en la construcción de vías, pero nadie las conoce en las calles. Debido a su naturaleza y ADN empresarial se les podría denominar las ‘James Rodríguez’ del sector infraestructura: son fuertes, relativamente jóvenes, pero con experiencia y un gran potencial de expansión. También registran crecimientos económicos importantes en los últimos años y al mismo tiempo les cuesta mucho hablar con los medios de comunicación.

Se trata de un conjunto de empresas que escogieron hace años el camino difícil, el que implica crecer de a poco pero con paso seguro. A pesar de que su tamaño patrimonial ya es grande, no les gusta salir en los medios porque consideran que mucha exposición puede afectar el negocio y despertar envidias no deseadas.

En sus libros de contabilidad el rubro de ventas ha rondado en los últimos años los $200.000 millones, por lo que siempre están en el Top 20 de las empresas de ingeniería del país. Tienen maquinaria de última generación y –en algunos casos– muy buenos contactos con la clase política.

Esta ‘clase media emergente’ de la ingeniería nacional podría dar el salto a las grandes ligas con programas multimillonarios como la Cuarta Generación de Concesiones. Estos son los casos:

Pavimentos de Colombia- Pavcol

Esta empresa facturó el año pasado $211.000 millones y en 2012 cerca de $197.000 millones. Es dueña de una de las plantas de asfalto más modernas de América Latina, ubicada en el sur de Bogotá. Su sede natural es la Capital y ha construido y rehabilitado más de 1.200 kilómetros, una distancia similar a la que hay entre Bogotá y la Región Caribe.

Pavcol es un negocio familiar liderado por la comunicadora Luz María Jaramillo. Empezó hace unos 30 años con la construcción y mantenimiento de pistas aéreas (Villavicencio, Base Aérea de Palanquero y El Dorado, entre otras) y poco a poco fueron migrando a negocios más grandes. Dentro de los principales proyectos que ha desarrollado están la concesión de la malla vial del Valle del Cauca y Cauca, la concesión Sabana de Occidente (Bogotá - Villeta), la concesión de la Malla Vial de la Guajira, concesión San Simón (Norte de Santander), rehabilitación de la Autopista Norte entre calles 180 a 192, repavimentación de las pistas y plataformas de El Dorado, mantenimiento de la malla vial secundaria y terciaria de Bogotá, el túnel falso de El Cune (Villeta), el portal del 20 de Julio y hasta una concesión en Perú, entre otros contratos. “Sin prisa, pero sin pausa. Así hemos hecho esta empresa desde el comienzo”, le dijo Jaramillo a Dinero en su primera salida a los medios.

Para la empresaria, la clave de su éxito y crecimiento está en contar con tecnología de última generación en sus equipos, personal altamente calificado y protección al medio ambiente como política transversal en la compañía. A través de su empresa Superficies de Colombia, Jaramillo y sus socios incursionaron hace seis años en el negocio inmobiliario y planea abrir una nueva división de generación eléctrica.

KMA

Dedicada en un principio a los negocios de acueductos y vías en el Atlántico y Bolívar, la constructora ha venido ampliando su espectro de negocios, siendo las concesiones viales el principal detonante de su éxito. Dirigida por el empresario Menzel Amín, KMA ha logrado un crecimiento importante en los últimos años. En 2012 las ventas eran de $192.000 millones y el año pasado subieron a $222.000 millones. “Para este año prevemos una cifra cercana a los $260.000 millones, sin precedentes para nosotros”, dijo el empresario a este medio.

KMA está presente en las concesiones Ruta Caribe (comunica Cartagena con Barranquilla) y Córdoba - Sucre, dos contratos que se acercan a los $1,3 billones. También están en carrera por la concesión de cuarta generación “Perimetral de Oriente” que se adjudicará este 23 de julio. Allí las inversiones superan el billón de pesos.

Con el propósito de diversificar el portafolio y crecer más, decidieron este año reactivar su unidad inmobiliaria, negocio que habían desactivado luego de la catástrofe de 1999.

También le están apostando muy fuertemente al nicho de la cimentación o pilotajes de obras. “Nos dimos cuenta de un déficit en este campo y estamos creciendo rápidamente allí”, dijo Amín.

Tecnicontrol

Quién iba a creer que el negocio de inspección técnica, aseguramiento y control de calidad era tan bueno. El ingeniero Mario Bolívar se dio cuenta de ello en 1973, razón por la cual fundó Tecnicontrol. Revisar e inspeccionar que un tanque de petróleo cumpla con los estándares de calidad o verificar que los materiales de una vía o puente resistan lo que tienen que resistir requiere de mucha técnica y neurona.

En términos de ventas, la empresa crece a buen ritmo. En 2011, los ingresos operacionales eran de $135.000 millones y el año pasado ya superaban los $169.000 millones. Para no entrar en un largo listado de obras, la empresa ha participado en la construcción de buena parte de la red de oleoductos y gasoductos del país, así como en el complejo carbonífero de El Cerrejón.

Una plantilla de 1.300 ingenieros y técnicos especialistas ha soportado buena parte del crecimiento y éxito de la empresa. Este desarrollo de los últimos años despertó el interés de la multinacional Bureau Veritas y en mayo de 2012 se materializó la venta de la compañía a esa empresa, incluyendo las operaciones internacionales en Perú y México.

Otras ‘emergentes’

SP Explanaciones es una empresa con sede principal en Medellín dedicada a ‘raspar’ y preparar los terrenos para cualquier tipo de obra.

En 2011 sus ventas eran de $175.000 millones y el año pasado superaron los $241.000 millones. Están en infraestructura vial, petrolera, rellenos sanitarios y hasta en la rehabilitación de una línea férrea de la minera Drummond.

Otra compañía con importante crecimiento es Ingeniería de Vías, liderada por los empresarios Pedro y Julio Contecha.

Empezaron con contratos pequeños del Invías y fueron creciendo poco a poco. Su especialidad está en subcontratar las obras con los concesionarios que se ganan las grandes licitaciones. Son ejecutores. En 2011 las ventas de esta empresa estaban por los $137.000 millones, en 2012 subieron a $171.000 millones y el año pasado llegaron a los $229.000 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?