| 6/26/2014 5:00:00 AM

El rey de los cascos

Un colombiano domina este competido mercado, que crece rápidamente por cuenta del boom de las motocicletas en Colombia.

Luego de por lo menos cuatro intentos fallidos por convertirse en un empresario exitoso y de probar suerte en la industria y el comercio, a Ramiro Agudelo se le prendió el bombillo de la buena suerte hace 16 años.

Su sueño era hacer empresa y empezó a trabajar en él desde que tenía 15 años. En 1998 creó la Comercializadora Inducascos, una firma que hoy produce 40.000 cascos mensuales para moto bajo la norma técnica colombiana NTC 4533.

Con su marca ICH esta firma paisa es actualmente la mayor productora de cascos en el país. Aunque inició operaciones en una pequeña sede de 100 m2 en Medellín, hoy tiene una planta de producción que alcanza los 7.000 m2 y genera 410 puestos de trabajo formales. Además de abastecer el mercado nacional, exporta sus productos a países como México y Brasil.

La visión de la empresa, que en sus inicios producía un promedio mensual de 600 cascos, ha sido garantizar la seguridad del motociclista y en este propósito la innovación e investigación han sido grandes aliados.

También el boom en la venta de motos en Colombia –que en 2013 alcanzó las 628.883 unidades, de acuerdo con cifras del Runt–, ha favorecido los planes de crecimiento de la compañía, que el año pasado alcanzó ventas por cerca de $60.000 millones y para este año proyecta un crecimiento de 40%.

El otro negocio

Pero Inducascos no solo fabrica, también es distribuidor de marcas extranjeras como Shaft, Momo, Spark, Soumy, Nexx y Bullet, entre otras. De ellas maneja, además de los cascos, los accesorios, maletas, protecciones e impermeables. En cascos provenientes del exterior la firma paisa comercializa mensualmente alrededor de 25.000 unidades, que se caracterizan por cumplir con las normas internacionales DOT y ECE2205R.

Este valor agregado les permite atender los tres nichos de mercado –bajo, medio y alto– con diferentes marcas y con precios que van desde los $60.000 hasta $2 millones. En el mercado popular su participación es de 75%, en el medio de 55% y en el alto alcanza 35%, dice el empresario.

Los cascos, además de cumplir altos estándares de seguridad, tienen detrás un trabajo en diseño al punto que la compañía lanza colecciones trimestrales con el fin de que los consumidores los puedan usar como una prenda de vestir.

Los buenos resultados se han dado a pesar de que faltan controles para que todos los cascos que se comercializan en el país cumplan con la norma técnica. Actualmente cerca de 40% son vendidos sin ningún tipo de control, poniendo en riesgo la seguridad de los usuarios.

El crecimiento en la compra de motos sigue siendo la gran oportunidad para Inducascos. Una misión que está lista para cumplir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?