| 10/18/2013 7:46:00 AM

El que pega primero

En 2005, cuando nadie hablaba en Colombia de computación en la nube, Avanxo comenzó con este negocio. Hoy la empresa está entre las 100 mejores del sector.

Dicen que a veces no importa tanto ser el primero sino el mejor. Pero cuando se juntan estos dos requisitos, los resultados empresariales son para mostrar. Así lo confirma Diego Maldonado, un colombiano que en 2005 decidió apostarle a la computación en la nube cuando nadie en el país hablaba del tema, y pocos en el mundo invertían para hacerlo realidad.

Maldonado acababa de llegar de Estados Unidos donde había desempeñado un alto cargo en Compaq, como responsable de un área para América Latina. Había tomado la decisión de crear su propia empresa y se propuso ‘reclutar’ a cinco profesionales que, como él, venían de reconocidas compañías de tecnología tradicional y también buscaban cambiar el paradigma en el modelo de negocios de tecnología.

Así creó en 2005 Avanxo, una empresa que acaba de ser incluida este año en el ranking mundial de las 100 firmas más destacadas de cloud computing, al lado de gigantes como SalesForce, Microsoft, Google o Amazon, por mencionar solo algunas. La empresa colombiana apareció en el puesto 43 del ranking de Talkin’ Cloud –una plataforma especializada en computación en la nube–, convirtiéndose en la única de América Latina en el listado de este año.

Pero esta no es la única razón para celebrar. La firma acaba de comprar en Brasil a Orizonta, una empresa de consultoría en la nube, con la cual busca consolidar su presencia en ese gigantesco mercado; planea cerrar 2013 con 400 clientes y alcanzar una generación de ingresos superior a los US$23 millones. ¿Cómo lo hizo?

El comienzo no fue fácil. “Cuando arranqué me sentía como el loquito de las esquinas”, dice Maldonado evocando los inicios. En ese momento algunos decían que esta tecnología no se iba a usar porque para las empresas, sus datos y el manejo de la seguridad eran críticos y por eso la gente prefería tener sus propios equipos e invertir millones en este tipo de activos. “Pero se comprobó que no, que muchas empresas están montando soluciones en la nube porque les resulta igual de confiable, pueden manejar mejor su presupuesto de gastos y optimizan tiempo y dinero”, explica Maldonado.

La empresa comenzó con una decena de clientes que conocían la calidad profesional de los integrantes del equipo y decidieron apostarle a un modelo que no había sido probado antes en el país, pero que ha demostrado su éxito. Entre las claves de la nube están la agilidad de su uso y la versatilidad para adaptar la tecnología. Esto implica que, en vez de que las empresas inviertan millones de pesos en robustos equipos para guardar sus datos –que muchas veces quedan obsoletos rápidamente–, pueden adquirir a demanda los programas y la capacidad que requieren para desarrollar sus negocios, y pagan solo por lo que usan cada mes.

El primer año representó para Avanxo ventas por US$135.000 en el mercado local. Al año siguiente los ingresos alcanzaron los US$730.000 y en 2007 superaron el millón de dólares. En 2009 el ingreso del Grupo Sanford, uno de los principales conglomerados empresariales del país que desde 2008 redefinió su enfoque hacia negocios con alto potencial en el mediano y largo plazo, le permitió dar el gran salto para traspasar las fronteras.

Avanxo es hoy la única empresa de tecnología en la nube con cubrimiento local y regional en América Latina, asegura Maldonado. En los últimos cinco años, la compañía se ha multiplicado casi por diez en materia de ventas: mientras en 2009 los ingresos alcanzaban los US$2,8 millones, para 2013 se estima que podrían llegar a US$23 millones.

Su planta de personal también ha crecido a un ritmo geométrico, así como el número de clientes, provocando una completa transformación. Cuando arrancó, en 2005, la compañía tenía 8 empleados y diez clientes, y para 2011 ya alcanzaban los 260 clientes y su nómina estaba integrada por 120 personas. Para el cierre de este año, habrá alcanzado los 400 clientes y empleará a unas 210 personas.

Para Maldonado, la clave del éxito estuvo en la “visión temprana” del emprendimiento, conjugada con la inversión en capacidad consultiva de los colaboradores que hacen parte de este grupo, y que son los encargados de identificar las soluciones y adaptarlas a las necesidades de las empresas locales.

La expansión de la compañía arrancó con fuerza en los últimos tres años. En 2010 la llegada a México le permitió dar el gran salto en materia de ingresos, clientes y generación de empleo. Ese año las cifras prácticamente se duplicaron en estos tres indicadores. El siguiente paso en el proceso de expansión se dio en 2012, cuando la compañía ingresó –a comienzos de año– a Brasil y unos meses después incursionó en Perú. Además de tener presencia directa en estos tres países, atiende clientes en siete mercados más.

“Desde el punto de vista de territorio, nos vemos en América Latina y nuestro foco seguirá siendo este mercado porque todavía hay mucho espacio de crecimiento en los países en donde estamos. En Colombia somos muy relevantes, en la mayoría de empresas grandes tenemos alguna relación con algún tipo de producto”, explica Maldonado.

En Colombia, Avanxo está presente en algunos de los principales proyectos de tecnología, entre ellos la plataforma Cupa, de la agencia gubernamental Colombia Compra Eficiente. Allí están montando un sistema transparente y efectivo que les permitirá a las entidades del Estado identificar las empresas que venden los suministros para su operación, establecer fácilmente los costos y realizar las transacciones de manera ágil. Este esquema elimina trabas burocráticas y elimina los riesgos de operaciones poco transparentes. También han diseñado soluciones tecnológicas para compañías como Ecopetrol, Nutresa, Sura y Liberty Seguros.

En Ciudad de México montaron un portal con tecnología de Salesforce para que los ciudadanos puedan interactuar con la Secretaría de Transporte y comentar sus problemas en temas como el tráfico, huecos en las calles o quejas. Esto ha permitido que la ciudadanía se contacte directamente con la entidad y tenga retroalimentación a sus inquietudes.

El campo de acción luce inmenso para el presidente de Avanxo. Por eso cita un reciente estudio según el cual los servicios de computación en la nube ofrecidos su compañía están en el 60% de las empresas más grandes del país por número de empleados. El desafío de ser pioneros y estar en los rankings internacionales son un enorme reto para esta empresa, que desde la nube está dando de qué hablar en el país y el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?