Dinero.com Revista Dinero

Alfredo Higuera, gerente para Bogotá y los Llanos Orientales de Subway.

| 6/14/2013 10:30:00 AM

Emerge el submarino

La cadena Subway está a punto de convertirse en la mayor empresa de comidas rápidas del país, medida por número de locales. ¿Cuál es la fórmula?

Bogotá no tiene metro, pero tiene Subway. “Hace unos años no pegó porque esas cosas no les gustan a los colombianos”, afirmaban algunas personas a mediados de la década pasada, cuando la cadena Subway desapareció del mapa de comidas rápidas del país. Unos años más tarde vuelve para ser la sensación del sector, con ventas y número de nuevos locales asombrosos.

Para este año estaba prevista la apertura de 70 locales, meta que ya se cumplió cuando todavía falta el segundo semestre. “Desde hace dos años vivimos una explosión de desarrollo bastante grande, pasamos de 20 locales a 121 en la actualidad”, dijo Alfredo Higuera, gerente para Bogotá y los Llanos Orientales de Subway.

El éxito es tal que hoy ya es, por puntos de venta, la segunda cadena de restaurantes en Colombia y a finales de 2013 espera superar a Hamburguesas El Corral, la primera del escalafón, con más de 170 locales.

Aunque Bogotá concentra buena parte de la operación, 66 puntos, en otras ciudades del país el crecimiento apenas inicia. En Villavicencio ya hay locales y le seguirán en el segundo semestre Yopal y Florencia.

Con este aumento en el número de franquicias y locales, Colombia es el tercer jugador de la compañía y solo es superado por Brasil y México.

Subway vende en 92 países y tiene unos 38.000 restaurantes, superando a McDonald’s en la escala mundial.

¿Y cuál es el toque secreto? Desde hace seis años no se incrementa el precio de los sánduches, cuyo valor base es de $7.000, manteniendo la calidad en los ingredientes. Así mismo en el menú incorporaron mayor variedad en pollo, cerdo y pescado. Los clientes mayores prefieren el pollo, mientras que las nuevas generaciones piden variedad de ingredientes.

Para acceder a una franquicia de Subway hay que girar un cheque de US$100.000 que incluye el equipamiento básico. Eso no ha sido un obstáculo. Cada mes la compañía recibe unas 500 solicitudes de pequeños empresarios, pensionados y hasta amas de casa en busca de independencia económica.

“Llegan todo tipo de profesionales y comerciantes. Lo bueno de todo esto es que no pedimos experiencia en el manejo de comidas rápidas, lo que sí hacemos es una breve investigación financiera de las personas”, explicó el gerente.

El producto más consumido es el sánduche italiano con pan de orégano. “La clave de nuestro éxito es que el cliente puede personalizar su pedido con los ingredientes que quiera”, dijo Higuera.

El tiempo es dinero y por eso cada vez más colombianos optan por este tipo de comidas donde se puede almorzar o cenar en 20 minutos. Es un cambio cultural que algunas empresas empiezan a capitalizar muy bien.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×