| 5/2/2014 2:00:00 PM

El señor de los andamios

Esta es la historia de un ingeniero eléctrico que en su vida ha cambiado un bombillo, pero que hoy es el zar de los andamios y enconfrados en Colombia.

Un ingeniero eléctrico nacido en Salamina, Caldas, y que por cosas del destino terminó trabajando en el negocio de la construcción, es hoy el mayor proveedor en el país de andamios y encofrados. Esta última palabra se refiere a las estructuras metálicas o de madera que soportan columnas, vigas y demás en la fase de secado del concreto. Se trata de uno de los negocios más dinámicos en el sector de la construcción y mueve no menos de US$260 millones al año.

Como buena parte de las pequeñas y medianas empresas del sector de infraestructura, Foster inició operaciones hace unas tres décadas en un sencillo y reducido garaje de Fontibón, en el occidente de Bogotá. De hecho, Jairo García Gómez, presidente y dueño de Foster, se metió al negocio por casualidad y no por convicción. “Hace unos 30 años, cuando iniciaba mi vida laboral en la empresa Sade Condisa, el ingeniero responsable de colocar el concreto en una obra de la Planta de Paz del Río se enfermó. Fue una oportunidad única, pues fui el encargado ese día para asumir esa responsabilidad por unas horas. El tema me quedó gustando y ahora no sé hacer otra cosa”, recuerda.

Hoy Foster provee materiales de este tipo para 60% de las obras de infraestructura en el país y para 15% del sector vivienda. La empresa ha participado en la construcción de megaobras como las hidroeléctricas Porce, Miel, Hidrosogamoso, Hidroituango, así como los puentes de acceso del túnel de La Línea, el puente de la calle 100 y en la Refinería de Cartagena, por intermedio del consorcio CVI.

La empresa hoy es tan grande que es reconocida en varios países de América Latina. Por ejemplo, en Panamá hizo parte del consorcio para la construcción de centrales eléctricas y en un tramo de la vía panamericana. En Venezuela y Ecuador también ha trabajado al lado de Odebrecht, el gigante de la construcción en Brasil.

Este tipo de trabajos conjuntos con grandes compañías le permitieron incursionar en mercados en donde los colombianos son poco o nada conocidos. Es así como, en una alianza con otra multinacional, la cementera suiza Holcim, los andamios y encofrados Foster fueron contratados para el levantamiento de varios pasos a desnivel en Bucarest, Rumania.

García Gómez cree que la clave de este negocio, del que poco o nada se ha hablado, está en no quedarse únicamente con la venta y alquiler de este tipo de equipos, sino en brindar soluciones integrales y ‘personalizadas’, según las complejidades y características de cada proyecto.

Al igual que otros cientos de empresarios convertidos en proveedores del sector de infraestructura, tiene las esperanzas puestas en la cuarta generación de concesiones viales. El empresario cree que este programa permitirá aumentar drásticamente las ventas de la empresa y duplicar el personal directo.

Las aspiraciones comerciales son tan grandes que en junio próximo inaugurará una planta en Barranquilla con un área de 6.000 m2. El propósito es exportar este tipo de estructuras a mercados de Centroamérica y atender la creciente demanda interna.

Foster compite con grandes proveedores mundiales de andamios y enconfrados, entre los que se destaca Peri, de Alemania, y Doka, de Austria. “El gran desafío de este tipo de insumos será estar a la altura de las necesidades, pues los túneles, puentes y viaductos que se están contratando en el desarrollo de las 4G no se han visto antes en Colombia”, puntualiza García.

Las oportunidades


A la par con el negocio de los andamios y encofrados, otros sectores resultarán beneficiados con las vías 4G. Según previsiones de la Andi, tres grandes sectores tendrán oportunidades de crecimiento: el cemento, los agregados pétreos y el asfalto. Las cementeras, un negocio muy vinculado a la actividad de Foster, responderán por el concreto que solo en túneles y viaductos demandará 5 millones de toneladas de cemento en el periodo 2015-2020.

Adicionalmente se requerirán más de 50 millones de metros cúbicos de agregados pétreos para la construcción de sub-bases, bases, mezclas asfálticas y concretos hidráulicos. También se requerirán cerca de 1,4 millones de toneladas de asfalto en el mismo periodo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?