| 9/2/2005 12:00:00 AM

El siguiente paso

La oferta reciente de productos de Google deja entrever las aspiraciones del gigante de la búsqueda en internet.

A finales de agosto, Google, una de las firmas mimadas de Silicon Valley, cuyo motor de búsqueda se ha vuelto sinónimo del verbo 'buscar', anunció su interés de colocar una nueva emisión de acciones por US$4.000 millones, exactamente un año después de realizar su primera oferta pública. Ahora, los observadores de esta industria se preguntan qué hará la empresa con estos nuevos recursos.

Pocos días después del anuncio, Google introdujo GoogleTalk, una tecnología de mensajería instantánea que permite a sus usuarios comunicarse entre computadores por medio de texto o voz. La tecnología no es necesariamente revolucionaria. Voz sobre internet no es nada nuevo y las más grandes comunidades de mensajería instantánea -Microsoft, Yahoo! y AOL-, sus rivales en el negocio de la búsqueda, la tienen. En todo caso, sí ayuda a vislumbrar las aspiraciones del competidor más reciente en este segmento del mundo de la tecnología.

El mandato de Google es "organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil". Para eso desarrolla tecnología de búsqueda, gracias a la cual ha creado un lucrativo negocio de publicidad asociada a los resultados de esas búsquedas. Para muchos, GoogleTalk es un paso más para cumplir este propósito al permitirle al usuario, por ejemplo, comunicar los resultados de su búsqueda. Para otros, este servicio evidencia que sus horizontes están más allá.

Porque para Google la mensajería instantánea es apenas la más reciente adición a un nutrido portafolio de productos y servicios que incluyen correo electrónico, manejo de fotos, ubicación geográfica y biblioteca. La firma ha flirteado con otros productos como la creación de redes inalámbricas, teléfonos inteligentes y hasta computadores. Y al mismo tiempo con GoogleTalk, lanzó la segunda versión de Google DeskTop, un motor de búsqueda que encuentra información en el PC. Esto la consolidaría también como desarrolladora de software. Google DeskTop ofrece mucho más que servicios de búsqueda, pues también extrae información en tiempo real de internet, muestra los más recientes correos electrónicos y hasta ofrece un espacio para escribir notas personales. Así, Google sigue sustancialmente adelante de las aspiraciones de Microsoft de construir un mejor motor de búsqueda que el que incluye Windows.

Si bien Google domina en las consultas de búsqueda, construir una comunidad de mensajería instantánea no será fácil. ¡El Messenger de Microsoft cuenta con 170 millones de usuarios, el de Yahoo! 80 millones y AOL tiene 90 millones. La otra gran apuesta de Google, una de las más claras, está aquí. Estas tecnologías de mensajería son propietarias, solo se pueden comunicar entre sí y no entre ellas. GoogleTalk es un servicio abierto compatible con otros servicios de mensajería, aunque no lo hace con los propietarios.

En términos más ambiciosos, Google ha llevado este ambiente de apertura a sus demás aplicaciones, incluyendo Google DeskTop. La idea no solo es que cualquier usuario de cualquier servicio pueda comunicarse con cualquier otro. Con tecnología abierta, Google está invitando a la comunidad de desarrolladores de software independientes a crear aplicaciones que corran sobre su tecnología. De hecho, Google estaría construyendo su propia plataforma, de la misma manera que Microsoft y otros tienen las suyas, salvo que no es propietaria. La propuesta es interesante dado que muchas de las más innovadoras tecnologías, como es la búsqueda de video y audio y no solo de texto, pueden emanar de desarrolladores pequeños que buscarían hacer compatible sus aplicaciones con sistemas de búsqueda populares. Esto es muy similar a la manera en que el dominio mundial de Windows atrae a los desarrolladores a construir aplicaciones que corran sobre él. Es posible que la historia se repita.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?