| 7/24/2009 12:00:00 AM

El renacer de Barranca

Con desarrollo en infraestructura, Barrancabermeja está creando las condiciones para atraer inversionistas y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

"Hace 15 años se proyectó por última vez una película en un cine de Barrancabermeja. Fue en el Teatro Los Fundadores, antes de que las parabólicas y el VHS lo obligaran a convertirse primero en sala pornográfica y luego en una iglesia cristiana". Andrés Schmalbach, un diseñador gráfico barranqueño, recuerda en voz alta esta historia mientras observa las obras de Iwaná (Iguana, en dialecto indígena), el primer centro comercial que tendrá la capital petrolera.

En sus cuatro pisos, el edificio albergará marcas reconocidas que debutan en este mercado, entre las que se encuentran Hamburguesas El Corral, Pat-Primo, El Sándwich Cubano, Mimos y almacenes Éxito, que operará el primer hipermercado de esta población. A esto se suman tres modernas salas de cine y un salón de juegos. La inversión asciende a $13.500 millones.

El centro se constituye en un símbolo de progreso y del mejoramiento en la calidad de vida de estos habitantes del puerto sobre el río Magdalena. "Hasta ahora, si los barranqueños querían ir a un centro comercial para realizar compras o ver una película en cine debían viajar dos horas hasta Bucaramanga", comenta Rodrigo Quijano, gerente comercial de Ricam, la constructora del proyecto.

Ahora bien, la construcción de Iwaná es solo una muestra de las inversiones en infraestructura que se adelantan en la ciudad, como parte de un proceso de transformación que está cambiando su imagen de violencia heredada las décadas pasadas. "Le estamos apostando a la vida y a la superación, al generar obras que contribuyen con el desarrollo del país", comenta Carlos Contreras López, alcalde de Barrancabermeja.

Según el Dane, Barrancabermeja tiene unos 190.000 habitantes. Sin embargo, las autoridades locales consideran que esta cifra es mucho más alta debido a la llegada frecuente de desplazados por la violencia y a la afluencia de trabajadores que buscan oportunidades en el sector petrolero.

Cuestión de infraestructura

Durante los últimos 90 años, Barrancabermeja se ha constituido en uno de los centros petroleros más grandes de Colombia. Solamente el año pasado, la ciudad recibió más de $40.800 millones por regalías de producción de crudo y otros $6.750 millones por la utilización de su puerto en la actividad petrolera.

Como su economía depende totalmente de la explotación petrolera, las autoridades están empeñadas en crear las condiciones necesarias para atraer inversionistas en otros sectores. "Menos del 5% de los productos que consumen los habitantes de la ciudad procede del trabajo interno. Esto nos plantea muchas oportunidades para desarrollar nuevas industrias", dice el alcalde.

De otro lado, la ciudad adelanta la construcción de obras de infraestructura. Así, por ejemplo, la administración está comprometida con el desarrollo del Río Magdalena como una alternativa al transporte por carretera. La primera etapa de este plan se concretó en febrero con la puesta en funcionamiento del Terminal fluvial de pasajeros, un puerto desde el cual parten botes y lanchas hacía poblaciones cercanas que están en la ribera del río.

"El Terminal ya moviliza unas 500 personas diariamente, pero el número sigue creciendo. Esto, sin contar a los empleados de Ecopetrol, que utilizan el puerto para movilizarse diariamente hacia algunos de sus campos de explotación", comenta Jorge Alberto Cortés, profesional especializado de Cormagdalena, organización encargada de operar la obra.

La iniciativa se complementará con la puesta en funcionamiento del puerto multimodal de carga Galán, que aprovechará que el Magdalena permite el tránsito de buques de gran calado a la altura de Barrancabermeja para movilizar cerca de 120.000 toneladas en su primer año de operación. Esta obra lleva más de cuatro años en construcción, con una inversión cercana a $17.000 millones.

A esto se une la adecuación de una zona franca que servirá como punto logístico del puerto, al contar con bodegas de alta capacidad. En este proyecto participan Ecopetrol, Cormagdalena, la Sociedad Portuaria de Barrancabermeja y la Cámara de Comercio de la población. "Nuestra idea es crear un cluster petrolero que reúna todas las empresas relacionadas con esta actividad", comenta Contreras López.

Otro de los proyectos es la conexión con la troncal del Magdalena Medio, a través del puente Barrancabermeja - Yondó. Con una inversión cercana a $160.000 millones, esta obra dejará a Medellín a cerca de cuatro horas.

La adecuación de infraestructura también llega hasta Ecopetrol, que adelanta los trabajos de construcción de una nueva planta de hidrotratamiento de combustibles dentro de su refinería. Esta obra mejorará la calidad de la gasolina y el diesel que produce la refinería, al reducir sus cantidades de azufre, y permitirá el tratamiento de crudos más pesados.

Según Orlando Díaz, gerente de la refinería de Barrancabermeja, este es uno de los proyectos más ambiciosos que tiene la compañía y representa una inversión de US$700 millones. "De cada barril se recupera entre 70% y 80% de materiales útiles. Nuestro objetivo es lograr la recuperación de hasta 95% en productos blandos", argumenta.

Tras varias décadas de violencia, la ciudad, que en un momento se llamó 'la Texas colombiana', comienza a mostrar una imagen más optimista y progresista que, no obstante, aún requiere que las obras comiencen a funcionar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?