| 4/13/1998 12:00:00 AM

El remezón Páez

Gracias a la Ley Páez, en el Cauca hay 62 nuevas empresas que ya están produciendo, 132 en construcción y 109 tramitan licencias ambientales.

Al Cauca le bastaron tres años para que su economía sufriera un remezón sin igual. De arena y caña pasó a producir papel, alimentos, energía y productos farmacéuticos.



Esa diversificación amplió las esperanzas de desarrollo de una región en la que habitan más de 240.000 personas, que se ganaban la vida cortando caña, sacando arena y cocinando ladrillos. La Ley 218 de 1995, más conocida como Ley Páez, les cambió todo el panorama.



Hoy los sembrados de caña a lado y lado de la Panamericana y de la variante de Cali a Santander de Quilichao están siendo reemplazados por edificios alargados con fachadas en ladrillo limpio y concreto. En cada tramo de esta carretera se ven los avisos de los 16 parques industriales que, gracias a la Ley Páez, se empezaron a consolidar desde 1996.



Caucadesa, Trocadero, Parque Industrial del Cauca, Parque Sur, El Paraíso y El Cofre son algunos de los nombres con que se han bautizado los 'Predios Páez'. Todos ellos se encuentran distribuidos en los municipios de Santander de Quilichao, Caloto, Puerto Tejada, Buenos Aires, Padilla, Timbío y, en menor medida, Popayán.



Pero el desarrollo industrial no sólo está en los parques. Varias compañías como Proinca, Jay-Color y Concrecauca prefirieron conseguir sus propios terrenos para construir sus plantas.



Aunque las exenciones tributarias de la Ley cobijan todo el departamento, los empresarios han encontrado el mayor atractivo en el norte por varias razones: su cercanía al Valle ­Cali está a menos de 30 minutos de la mayoría de los parques­, las facilidades viales, el acceso al Puerto de Buenaventura ­a tres horas de distancia­, la infraestructura de servicios públicos y la seguridad.



El valor de la tierra se multiplicó por 10, mientras en el resto del departamento se estancó. El metro cuadrado pasó de $2.000 a $20.000 pesos ­y hasta $35.000­ en tres años por la llegada de las empresas. El consumo industrial de energía creció en un 150%; la demanda la satisfacen una térmica privada, energía generada en el Valle y un convenio con las Empresas Públicas de Medellín.



Las de verdad



Los registros de las Cámaras de Comercio de la región dan cuenta de 957 sociedades constituidas bajo el amparo de la Ley Páez, pero el 50% de ellas no concretaron inversiones.



Del otro 50%, hasta ahora hay 62 empresas produciendo, 132 construidas o en proceso de construcción y 109 ya tramitan licencias ambientales ante la Corporación Regional del Cauca, CRC, pero ese proceso ha tenido muchos problemas.



Por un lado, las compañías no han cumplido todos los requisitos exigidos y, además, se enredó el mecanismo de consulta con las comunidades sobre el impacto ambiental de los proyectos. "No vamos a permitir que nos conviertan en el segundo Yumbo", advierte el secretario de Desarrollo del Cauca, José Ramón Burgos, al referirse a los problemas de contaminación que tiene este municipio del Valle por la falta de controles ambientales.



Sin embargo, hace dos semanas se logró un acuerdo con los empresarios y la Consultiva de la región, un organismo asesor que permitirá concertar con la comunidad las soluciones a los problemas de impacto ambiental. Oscar Payán, director de la Fundación para el Desarrollo Integral, FDI, dice que el gobierno del Cauca estima que una licencia tardará entre 2 y 3 meses si se cumplen los requisitos y se logran acuerdos con la comunidad.



A media marcha



El 65% de las nuevas inversiones realizadas en 1996 fueron para industria y manufactura. Friomix, una filial de Coca-Cola que se dedica a la construcción de enfriadores, invirtió US$5 millones; Colgate, US$10 millones en su planta; Colbesa, que produce la bebida energética Gatorade, otros US$8 millones; y Sanitas de España, US$3 millones.



Pero hay otras compañías listas para operar, como Sancela, que fabricará toallas femeninas; Laboratorios Gen Far; Aceros del Pacífico; Fábrica de Papeles del Cauca; e Industria Productora de Alimentos del Cauca, Ipac.



Concretos y Minerales del Cauca, Concrecauca, filial de Cementos del Valle, en vez de ubicarse en un parque industrial, optó por un terreno de 50 hectáreas en Puerto Tejada pues, a medida que se consolide el mercado, requerirá espacio para ampliaciones futuras de su planta de concreto.



Esta empresa también enfrenta problemas por las licencias, pero Miguel Meléndez, gerente de Concrecauca, considera que pronto se resolverán. La inversión inicial supera los $7.224 millones, buena parte de los cuales se destinó a la compra de tecnología de punta, que permitirá la producción de 200 m3 de concreto por hora y facilitará la diversificación de la línea de producción una vez tengan los resultados de los estudios sobre la demanda del mercado. Por esa razón, gastará unos US$7 millones adicionales, una vez se defina la viabilidad de los nuevos proyectos.



Los holandeses



De pequeña a gigante. Puracé, empresa caucana que hasta agosto de 1996 sólo aspiraba a cubrir el suroccidente del país, pasó a ser un jugador de las grandes ligas en el mercado de productos lácteos. Todo se debe a que la multinacional holandesa Friesland Dairy Foods, que llegó para aprovechar la Ley Páez, el compró 70% de sus acciones.



Para formar Friesland Colombia S.A. los holandeses invirtieron US$13,5 millones y los socios colombianos US$6,5 millones.



Según Fernando Londoño Arellano, gerente general de la compañía, la expectativa de la casa matriz es "que en tres años se tenga cubierto el territorio colombiano, se posicione la marca, se fortalezca la imagen frente al consumidor y aumenten las ventas".



Friesland está entre las 10 empresas más importantes de productos lácteos en el mundo con ventas anuales de US$4.500 millones y tiene presencia industrial en más de 100 países.



La compañía invertirá US$4 millones para modernizar y mejorar la eficiencia de la planta, fortalecer el mercadeo y penetrar nuevos mercados. También piensa estimular una mayor producción de leche en la región ayudando a los ganaderos de la zona a comprar equipos de ordeño, tanques de enfriamiento y brindándoles asistencia técnica especializada.



Agosto en los parques



Pero no sólo las industrias han aprovechado el cuarto de hora. El Ingenio La Cabaña va a construir una ciudadela industrial en 1'200.000 m2 que tenía sembrados de caña. Lo denominó Parque Industrial y Comercial del Cauca.



Más empleo local



Al gobernador del Cauca, César Negret, le preocupa que las nuevas industrias sean de bajo impacto ambiental y generen empleo para los nacidos en el departamento.



Aquí el Estado generaba el 90% de los puestos y el sector privado apenas el 10%. Esto debe cambiar radicalmente. Sin embargo, uno de los obstáculos para hacerlo es el bajo nivel educativo de la población.



Se está ampliando la capacitación en los resguardos indígenas y para los municipios del norte del departamento se construirá la Universidad Tecnológica del Cauca.



Según David Senjet, gerente del Ingenio, se invirtieron $15.000 millones en infraestructura (servicios públicos, fibra óptica y telecomunicaciones), se creó la comercializadora de energía Energizar S.A., y se va a aumentar de 7 a 30 megavatios la capacidad de generación de su planta térmica.



Está tramitando el permiso de obras civiles con la comunidad y la CRC para construir unas bodegas de 17.000 m2 que serán ofrecidas en alquiler, venta o leasing a empresas medianas. También brindará un espacio para el establecimiento de un restaurante y un banco.



Por su parte, el grupo Lloreda está montando el parque industrial Caucadesa en un terreno de 70.000 m2, predio que piensa subdividir y vender en porciones de entre 4.000 y 45.000 m2.



Al mismo tiempo prepara la segunda etapa en un lote de 220.000 m2 para industrias de gran calibre que requieran espacios superiores a los 50.000 m2.



El servicio de Caucadesa es integral pues Invermer y Corfipacífico, la constructora y la financiera del Grupo Lloreda, atienden a los clientes para financiar y ejecutar las obras que se requieran.



De acuerdo con César Solanilla, gerente de Caucadesa, la inversión en el parque superó los $7.500 millones y permitió conformar una ciudadela con el concepto de copropiedad.



En Caucadesa se adecuará un lote para centro comercial en el que se radicarán la cadena de restaurantes Punto Rojo y una fábrica de alimentos que se llamará Punto Páez.



Los parques



- Parcelación Industrial El Paraíso

- Parque Industrial Caucadesa

- Parque Industrial Parque Sur

- Zona Industrial El Cofre

- Parque Industrial El Yarí

- Parque Industrial Siglo XXI

- Parque Industrial Quinamayó

- Complejo Industrial Prodevica

- Parcelación Industrial El Silletero

- Parque Industrial y Comercial del Cauca

- Parque Industrial San Nicolás

- Parcelación Industrial La Sofía

- Parque Industrial Trocadero

- Parque Industrial San Carlos

- Parque Industrial San Isidro

- Parque Industrial Popayán
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?