| 8/15/2008 12:00:00 AM

El reacomodo ´gringo`

Continental se va de Cali, American de Barranquilla y Delta aplaza su vuelo Bogotá-Nueva York. Jet Blue nada que llega y Spirit va tras Medellín, Eje Cafetero y San Andrés.

Las aerolíneas estadounidenses que operan en el país están por estos días reacomodando sus rutas e itinerarios y trazando nuevos 'planes de vuelo' para seguir siendo competitivas. En eso andan Delta, Continental, American y Spirit, la compañía de bajo costo que desde hace tres meses llegó a competir en el mercado colombiano. Casi todos coinciden en que los cambios son para protegerse de los altos precios del combustible y para garantizar operaciones que sean rentables.

En el caso de Spirit Airlines, Juan Arbeláez, director de comunicaciones y de relaciones con la comunidad para América Latina, no puede ocultar su cara de satisfacción. Y el motivo es evidente: en tan poco tiempo, la ruta Cartagena - Fort Lauderdale se convirtió en la quinta más rentable para la compañía, con ocupaciones que superan el 80%. "La respuesta ha sido muy positiva. La tarifa promedio de Spirit en esta ruta, entre mayo y junio, fue 68% inferior a la tarifa promedio de la industria en el mismo periodo de 2007. Hoy no vale más de US$300. Y nuestra llegada hizo que el incremento de pasajeros desde Cartagena hacia el sur de la Florida se disparara en un 310%", señala.

Pero eso no es todo. El vuelo diario desde Bogotá hacia Fort Lauderdale, que comenzó a operar el pasado 24 de julio, ya reporta ocupaciones del 100%. "El de hoy, por ejemplo, está sobrevendido y lo más seguro es que me toque bajarme del avión. Hace un año, este vuelo costaba en el país, en temporada alta, entre US$700 y US$800. Hoy no vale más de US$400 ir de Bogotá al sur de la Florida", sostiene Arbeláez. Pero las intenciones de Spirit van mucho más allá. La idea es quedarse con las frecuencias que cancelen o no se les adjudiquen a otras aerolíneas, para expandirse a otros destinos del país como Medellín y el Eje Cafetero.

Por su parte, el director general de American Airlines para Colombia, José Giraldo, confirmó que la aerolínea suspende su operación diaria entre Barranquilla y Miami. Asegura que la decisión no tiene nada que ver con la llegada de Spirit a Cartagena. "Son medidas que se toman a nivel mundial para contrarrestar los altos costos de los combustibles y para concentrarnos en las rutas más rentables. Como parte de este mismo proceso, por ejemplo, la segunda frecuencia diaria entre Medellín y Miami se va a reducir a cuatro días a la semana, hasta el próximo 26 de noviembre", sostiene.

Giraldo señaló que se trata de medidas coyunturales y que Colombia sigue siendo un destino muy importante para American (en agosto cumplieron 18 años de haber llegado al país). "Este año hemos registrado un crecimiento en la ocupación del 8%, con más de 400.000 pasajeros movilizados hacia Miami en lo corrido del año", afirma. En torno a las tarifas, señala que estas se ajustan de acuerdo con las condiciones del mercado y que la política de la aerolínea es la de mantener unas que sean bien competitivas.

A su vez, y por las mismas razones, Continental Airlines anunció que cancelará la operación Houston-Cali a partir del próximo 3 de septiembre. Son cuatro vuelos semanales: martes, viernes, sábado y domingo. Sin embargo, anunció que desde el primero de octubre arrancará con una segunda frecuencia diaria, esta vez nocturna, desde Bogotá a Houston.

Por los lados de Delta Airlines se confirmó también el aplazamiento de su nueva ruta entre Bogotá y Nueva York. Se trata de una frecuencia diaria que debería entrar en operación el próximo 19 de agosto. Sin embargo, según explicó Ricardo Garnica, gerente comercial para Colombia, se les pidió a las autoridades aeronáuticas aplazar su lanzamiento para mayo de 2009. "Necesitamos arrancar en temporada alta. Es muy importante que para entonces ya hayamos desarrollado toda la etapa comercial previa para que el vuelo sea rentable desde un comienzo. Con la coyuntura actual de los combustibles no se pueden dar pasos en falso", señaló.

Delta maneja desde hace ocho años una frecuencia diaria entre Bogotá y Atlanta, y la idea es, a medida que el mercado lo permita, ampliar la operación en el país (Cali y Medellín) hacia Atlanta y otros destinos como Nueva York, el cual se constituye en el segundo hub de la compañía en Estados Unidos. "Por ahora, la operación es rentable y el promedio de la ocupación en nuestros vuelos a Atlanta ha sido del 80%. Desde allí se pueden hacer conexiones a más de 350 destinos en todo el mundo", sostuvo Garnica.

La que si piensa sacarle provecho a estas decisiones es Spirit, con el fin de ampliar su operación hacia Fort Lauderdale. Dada la salida de Continental de Cali, el aplazamiento de Delta para volar a Nueva York y que Jet Blue (otra aerolínea estadounidense de bajo costo) nada que se decide a ingresar a Colombia, ya pidieron dos frecuencias para Medellín, la primera de las cuales empezaría a funcionar en diciembre; y una adicional para Bogotá. Al mismo tiempo, Spirit está negociando con el Gobierno la ruta Fort Lauderdale - Armenia y, en retribución, en 2009 darían inicio a un vuelo desde el sur de Florida a San Andrés.

De esta manera, cada una de las aerolíneas estadounidenses se viene ajustando a sus propios presupuestos e intereses en el mercado colombiano. Muy seguramente, algunas como Spirit sacarán ventaja de la situación; pues, por su estructura de bajo costo, la actual coyuntura de elevados precios de los combustibles les favorece. Sin embargo, las demás están dispuestas a dar la pelea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?