Revista Dinero

Carmen Osorno, presidente de DirecTV, asegura que el nuevo esquema de la Dimayor es mucho más democrático.

| 6/23/2011 3:00:00 PM

El pulso del fútbol

Dinero revela detalles inéditos de la batalla entre la Dimayor, Telmex-UNE y DirecTV por los derechos de transmisión del fútbol colombiano. Hay más de $100.000 millones en juego.

Cuando llegó a su oficina, en la mañana del pasado lunes 2 de mayo, Mauricio Escobedo Vásquez, gerente de Telmex, encontró sobre su escritorio una carta que lo dejó perplejo. El mensaje era del presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, quien de manera inesperada le notificaba su decisión de terminar con el esquema de exclusividad que -desde 2006 y hasta el próximo 31 de diciembre- tiene la alianza Telmex-Une sobre los derechos de transmisión del fútbol profesional colombiano. "A partir del 1 de enero de 2012, la Dimayor no suscribirá contratos (...) de exclusividad con ningún operador de televisión cerrada", dice el documento.

Escobedo no terminaba de digerir lo que estaba leyendo, cuando en la misma comunicación encontró otro aparte que lo dejó aún más desconcertado. Jesurún le informaba que la Dimayor acababa de sellar un acuerdo con DirecTV para que este operador empezara a transmitir desde el 1 de enero del próximo año y hasta el 31 de diciembre de 2016, los partidos que por cerca de cinco años fueron exclusividad de Telmex-Une. Según la comunicación, la multinacional norteamericana DirectTV desembolsó $11.250 millones como anticipo a favor de la Dimayor.

El negocio era un hecho. No obstante, al final de su mensaje, Jesurún dejaba la puerta abierta e invitaba a Telmex-Une a celebrar un contrato con la Dimayor bajo las mismas condiciones en las que lo hizo con DirecTV. "Lo que estamos pidiéndoles es que participen dentro de nuestro nuevo esquema, el cual les da la posibilidad a todos los operadores del país de transmitir los partidos de fútbol", le dijo Jesurún a Dinero.

El esquema del que habla el dirigente deportivo es claro: para que un operador pueda acceder a los derechos de transmisión debe pagar mensualmente a la Dimayor $2.344 por cada uno de sus suscriptores. Y es precisamente esta condición la que más adelante se convertirá en la manzana de la discordia.

¿Quién da más?
Enterados de las nuevas reglas de juego, Escobedo, en compañía del representante legal de Une, Horacio Vélez de Bedout, le enviaron una carta el pasado 11 de mayo a Jesurún en la que hacían una contraoferta, a su juicio, bastante tentadora. "Hemos procedido a analizar la propuesta de DirecTV y encontramos que su valor es de $53.429 millones (...). Estamos dispuestos a incrementar esa oferta y proponemos la suma de $88.985 millones (...). En cuanto a la forma de pago, consideramos un anticipo por valor de $22.500 millones, lo cual supera ampliamente lo ofrecido por DirecTV. En virtud de lo anterior, entendemos renovado el contrato a partir del 1 de enero de 2012",finaliza la misiva.

Con un tono enérgico, al día siguiente Jesurum les responde que están equivocados al creer que el objetivo de la Dimayor era notificarles la existencia de la oferta de DirecTV para que fuera igualada o superada por Telmex-Une. "Nuestra carta es suficientemente clara al indicar que la Dimayor (...) ha adoptado la política de no suscribir a partir del 1 de enero de 2012 ningún contrato o licencia de exclusividad (...) con ningún operador de televisión cerrada. En vista de lo anterior, la Dimayor rechaza enfáticamente la absurda afirmación de haber entendido, sin ninguna base para ello, que existe una renovación del actual contrato".

¿Pero por qué la Dimayor no aceptó la propuesta de Telmex-Une si es superior a la que hace DirecTV? Para Jesurún, la respuesta es matemática simple: "Si Telmex-Une quiere negociar con nosotros tiene que cumplir las mismas condiciones que le estamos pidiendo a cualquier otro operador: pagar $2.344 por suscriptor. Así que en su caso particular tendrán que multiplicar esa suma por los 2,6 millones de suscriptores que tienen. Y es claro que no lo están haciendo así porque en su oferta toman como punto de partida los 370.000 suscriptores de DirecTV -explica el directivo-. En ese orden de ideas, los $88.985 millones que nos están ofreciendo es una cifra muy inferior a la que realmente deberían pagar".

Ya con el panorama más despejado, Escobedo y Vélez le hicieron llegar un comunicado a Jesurum fechado el 23 de mayo en el que, a manera de desafío, aseguran que con el nuevo esquema la Dimayor está incumpliendo el contrato de 2006 (se refieren al que les da la exclusividad hasta el próximo 31 de diciembre). El incumplimiento que mencionan tiene que ver con una cláusula según la cual Telmex y Une tienen preferencia sobre la oferta de cualquier tercero al momento de renovar el contrato, esto siempre y cuando su desempeño haya sido satisfactorio durante los cinco años de operación.

Para acabar de enredar las cosas, según la Dimayor, el manejo de Telmex-Une no ha sido adecuado si se tiene en cuenta que cedieron a Canal Capital la transmisión de los partidos de fútbol jugados en Bogotá entre los equipos Academia F.C y Bogotá F.C sin tener los derechos. "Lo sucedido habilita a la Dimayor para dar por terminado el contrato y hacer efectiva la cláusula penal allí contemplada", se lee en una carta enviada por Jesurún el 1 de junio al gerente de Negocios de Telmex y al director de contenidos de Une.

Dinero hizo una teleconferencia con David Londoño y John Jairo Marín, vicepresidentes de Telmex y Une respectivamente. Al preguntarles sobre la acusación de la Dimayor, dijeron que no era del todo exacta. "Si no hubiéramos cumplido con el contrato este no se estaría ejecutando. La prueba es que en este tiempo hemos transmitido más de 500 partidos y Colombia ha sido testigo de nuestro buen manejo. En cuanto a la supuesta cesión de derechos de transmisión a Canal Capital lo único que hicimos fue consultarle a la Dimayor si era posible hacerlo, pero nunca lo llevamos a cabo", explican los ejecutivos.

La temperatura de la controversia llegó a su punto de ebullición el 23 de mayo, día en el que Escobedo y Vélez le pidieron por escrito a Jesurún explicar con mayores detalles sus afirmaciones, si no quería que el tema llegara a instancias externas. Y, por si eso fuera poco, ocho días después hicieron llegar otra comunicación a la oficina principal de DirecTV en Nueva York, redactada en inglés, en la que le advierten a esa compañía que de no reversar el acuerdo con la Dimayor antes del 10 de junio procederán a demandarla por competencia desleal y por algo que en el argot legal es conocido como inducción a ruptura contractual.

Los apoderados de DirecTV en Nueva York respondieron el mensaje de Telmex-Une antes de lo esperado. "Básicamente lo que dicen en Estados Unidos es que este tipo de casos se deben resolver en Colombia, con las leyes que rigen nuestro país", señala Carmen Lucila Osorno, presidente de DirecTV.

La pelea apenas comienza. Así que los equipos jurídicos de las partes en conflicto tendrán que ir preparando su artillería más pesada para defender un pleito que probablemente terminará en tribunales de arbitramento internacionales y podría involucrar reclamos cercanos a los $100.000 millones. Todavía habrá mucha tela de donde cortar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×